Destacado TV

Damnificados reconstruyen sus casas entre denuncias de fallas en reparto de ayudas

Muchos damnificados advierten que no llegó la prometida ayuda de parte del estado, que había de apuntalar los recursos entregados a nivel federal.

Por EFE

Ladrillo a ladrillo, los damnificados avanzan en la reconstrucción de sus casas cuatro meses después del terremoto, con el miedo de dejar su vivienda a medias por falta de recursos y la polémica por el supuesto desvío de dinero en el reparto de ayudas.

En la mayoría de pueblos del centro y sur de México, los más afectados por los sismos del 7 y 19 de septiembre pasado, las labores de reparación son evidentes en muchas viviendas por parte de sus propietarios o albañiles contratados para tal fin.

En Jojutla, el municipio más cercano al epicentro del sismo del 19 de septiembre, se mezclan obreros, varillas y cemento con casas con graves grietas y terrenos baldíos y ya despojados de las ruinas que antes fueron hogares.

El paisaje se repite en otros pueblos como Atenango del Río, en Guerrero, o en Joquicingo, en el Estado de México, cuyo centro quedó destrozado por el temblor y, si bien el campanario sigue al borde del colapso, muchos vecinos han dedicado sus ahorros y la ayuda recibida a reparar sus viviendas, a menudo desde cero.

El titular de Bansefi, Virgilio Andrade, reconoció esta semana que hubo errores que ya se remendaron, y negó el desvío asegurando que las repeticiones en el censo de beneficiarios – y las tarjetas con idéntico nombre- se eliminaron antes de que se emitieran los recursos.

Pese a que las condiciones de vida han mejorado para muchos, volver a la normalidad es todavía una epopeya para millones. Y la sensación de desamparo prevalece incluso para autoridades locales.

Loading...
Revisa el siguiente artículo