Destacado TV

China y Corea del Norte descongelan sus lazos con la visita secreta de Kim Jong-un

China y Corea del Norte son históricos aliados desde la guerra de Corea, en la que Pekín apoyó el régimen norcoreano

Por EFE

Kim Jong-un, en el que es su primer viaje al exterior desde su ascenso al poder en diciembre de 2011, fue recibido en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín por el presidente chino Xi Jinping, un encuentro que teniendo en cuenta el amplio dispositivo de seguridad que hubo en la contigua Plaza de Tiananmen el lunes, se debió de producir en esa jornada.

En dicho encuentro Kim afirmó que Corea del Norte "está comprometida a la desnuclearización de la península, de acuerdo con los deseos del fallecido presidente Kim Il-sung (su abuelo) y el fallecido secretario general Kim Jong-il (su padre)".

También reiteró que su régimen desea dialogar con Estados Unidos y celebrar una cumbre entre los dos países, y destacó que "la desnuclearización en la península puede resolverse si Corea del Sur y EEUU responden a nuestros esfuerzos con buena voluntad".

Xi por su parte recalcó el aprecio de Pekín por los importantes esfuerzos hechos por Corea del Norte en los últimos meses para avanzar en la distensión y reiteró que China tendrá una actitud "constructiva" y trabajará con todas las partes, a las que pidió que apoyen la actual mejora de relaciones entre las dos Coreas.

En las reuniones también participaron el nuevo vicepresidente chino, Wang Qishan, y el miembro del Comité Permanente Wang Huning, rector ideológico del régimen.

China y Corea del Norte son históricos aliados desde la guerra de Corea (1950-53), en la que Pekín apoyó el régimen norcoreano y fue vital en su supervivencia, pero los lazos entre los dos regímenes comunistas se habían paralizado en los últimos años, coincidiendo con el ascenso de Kim Jong-un al poder en 2011.

El apoyo de China a las sanciones de las Naciones Unidas contra Corea del Norte por sus pruebas nucleares y de misiles -vital para el éxito de esas presiones, ya que el 90 por ciento de las transacciones comerciales del régimen de Kim eran con este vecino- exacerbó las tensiones entre los dos aliados, hasta el punto de que Pyongyang acusó a Pekín de traicionarla.

La visita de Kim parece haber marcado un deshielo, algo que puede haber sido causado por "el creciente miedo de China a ser olvidada en las negociaciones directas entre Norte y Sur y especialmente entre Washington y Pyongyang"

Loading...
Revisa el siguiente artículo