Destacado TV

Exdictador Ríos Montt sepultado entre vítores y la indignación de las víctimas

La despedida de los restos del exdictador fue íntima y con la participación de los más allegados.

Por EFE

El general retirado José Efraín Ríos Montt falleció a causa de un infarto y fue sepultado horas después en medio de vítores de compañeros de armas y la indignación de las víctimas del férreo régimen de facto que dirigió entre 1982 y 1983, dejando impune uno de los casos de genocidio más cruentos de Guatemala.

El exdictador, de 91 años falleció en su casa. Por allí pasaron, entre otros, su hermano, el obispo católico Mario Ríos Montt, quien no hizo ningún pronunciamiento y su médico particular y ministro de Salud en el gobierno de Alfonso Portillo (2000-2004) Mario Bolaños, quien dijo que la senilidad causó su fallecimiento a causa de un infarto.

Los restos fueron trasladados por una funeraria al cementerio privado La Villa de Guadalupe, donde fueron inhumados, después de su velatorio en su residencia.

Mientras sus restos eran inhumados, miembros de la organización "Hijos" hacían una pintada en la Plaza de la Constitución que decía: "Ríos Montt, los pueblos no olvidan ni perdonan".

También exigieron justicia por el genocidio que se le atribuye cuando estuvo en la jefatura de Estado.

Uno de ellos era el juicio por el asesinato de 1.171 indígenas de la etnia maya ixil, por el que enfrentaba en la actualidad a la justicia por segunda vez en un proceso especial debido a que había sido declarado con demencia en 2015.

Por este caso Ríos Montt fue declarado culpable de genocidio y deberes contra la humanidad, como se tipifica en Guatemala el delito de lesa humanidad, y fue condenado a 80 años de prisión.

No obstante, la Corte de Constitucionalidad (CC), la máxima instancia jurídica de Guatemala, anuló esa sentencia por errores en el proceso y ordenó un nuevo juicio.

Loading...
Revisa el siguiente artículo