Destacado TV

Cuando un tatuaje te regresa la seguridad en ti mismo

El quitar un tatuaje de la piel suele ser una práctica muy común actualmente; sin embargo, muchos desconocen lo doloroso y los daños irreversibles que esto ocasiona

Por Publimetro México

Las cicatrices por cáncer de mama, cesáreas, estrías o cualquier tipo de operación puede afectar el ánimo de las personas y hasta causar estados depresivos, mal humor y cambios de personalidad, según expertos.

Por esto, algunas personas optan por realizarse un tatuaje en las zonas dañadas; sin embargo, muchas veces desconocen las características que tiene que tener la cicatriz y el lugar adecuado para dicha intervención.

Lula Ramírez, dueña de Fortuna Tatto, un estudio de tatuajes ubicado en Satélite especializado en cubrir cicatrices, precisó que las heridas tienen que cumplir con ciertas características para que pueda realizarse la intervención, como que ésta tenga más de un año y que no sea de tipo queloide (crecimiento desmedido del tejido).

Detalló que no se puede hacer un tatuaje sobre cicatriz si la piel es muy sensible o duele demasiado, ya que puede resultar peor. Por esto, aseguró que siempre se consulta con médicos especializados para saber si es viable que la herida pueda ser tatuada.

“Al momento de tapar el tatuaje vuelven a la vida, se sienten sexys y tienen buena relación con la pareja; en sí recobran muchas cosas lindas”, precisó en entrevista con Publimetro.

Relató que Fortuna Tatto cuenta con tres tatuadores especializados en cicatrices, pues “no todos hacen el mismo tipo de trabajo”, ya que unos intervienen heridas de operación y otros lesiones por cortaduras. Además, indicó cuentan con todos los permisos requeridos por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Dicho establecimiento regala cada año tatuajes a mujeres con cicatrices por cáncer de mama. Pero esto no es una regla, ya que también los han obsequiado a personas que tengan una historia relevante.

Daños irreversibles que deja remover un tatuaje

El quitar un tatuaje de la piel suele ser una práctica muy común actualmente; sin embargo, muchos desconocen lo doloroso y los daños irreversibles que esto ocasiona.

En entrevista con Publimetro, Fernanda Cuadra, una joven de 22 años originaría de Michoacán, relató lo doloroso y las cicatrices que le dejó un tratamiento con nitrógeno para remover el tatuaje que tenía en su tobillo de la pierna derecha.

Señaló que se sometió a este proceso porque no la contrataban como modelo debido que el dibujo “afectaba su imagen", pero éste resultó igual, ya que el procedimiento con nitrógeno le dejó una cicatriz profunda.

“Fui hacerme varias sesiones con nitrógeno, el cual te quema la piel. Me dijeron que iba a ser muy fácil, que con tres sesiones se me iba a quitar, pero al final me quedó la cicatriz y me quedó todavía tinta porque no quise seguir con las sesiones por lo doloroso que fue y porque vi que mi piel no iba a quedar lisa. Los videos que parecen magia para remover el tatuaje no (son reales); no hay una tecnología que te lo pueda quitar realmente así”, precisó.

Por esto, la joven de 22 años decidió volverse a tatuar para cubrir el daño en su piel. Ella eligió realizarse unas flores con Rudo, uno de los tres tatuadores especializados en cubrir cicatrices en Fortuna Tatto.

“El procedimiento es el mismo, igual que los colores utilizados, sólo que éste suele ser más doloroso debido al daño en la piel; por esto, aplicamos lidocaína para reducir el dolor. (…) Los cuidados también suelen ser los mismos, lubricar la piel con crema especial y evitar la exposición al sol”, indicó Rudo.

Fortuna Tatto se encuentra en Avenida Fuentes de Satélite número 34, en Ciudad Satélite, Estado de México, en donde los precios pueden variar según el tamaño y el diseño a realizar.

 

Información Aabye Vargas | Imágenes Cecilia Borja

Loading...
Revisa el siguiente artículo