Destacado TV

Empresarios dejan de vivir en México por inseguridad

Las ventas de automóviles de lujo han caído hasta 28%; en tanto, la solicitud de blindaje de vehículos subió 30%

Por Aabye Vargas

Empresarios han dejado de vivir en el país por la fuerte inseguridad que se vive actualmente en la mayoría del territorio nacional, lo que ha ocasionado desde una baja importante en la contratación de servicios de guardaespaldas, hasta un decrecimiento en las ventas de autos de lujo.

En entrevista con Publimetro, el presidente de la Sociedad Mexicana de Guardaespaldas (SMG), Julio César García, aseguró que empresarios han tenido que desembolsar hasta cinco millones de pesos al mes para contratar servicios de seguridad privada, lo cual hace que sus ganancias se reduzcan significativamente.

“En la Sociedad vemos una baja en la contratación de servicios de escoltas, y esto no es porque mejoró la seguridad, sino porque muchos empresarios y sus familias ya no viven en el país, tienen sus negocios aquí porque todavía es rentable, pero ellos ya están en Canadá o Estados Unidos.

“Es comprensible que salgan del país. Si tú eres empresario y tienes una nómina de cinco escoltas al mes te estás gastando, en promedio, –entre patrullas sueldos y lo que se necesite– 250 mil pesos mensuales, pero con el riesgo latente, no nada más de un robo, secuestro u homicidio, sino de hasta extorsiones a tu empresa, o a que los carros de la compañía a cada rato sean asaltados. Hay dueños que estaban pagando hasta cinco millones de pesos al mes en seguridad, con eso vives como rey en cualquier país y tu familia está segura”, señaló.

Además, el representante de la SMG indicó que en los 90 la contratación de escoltas fue una ‘aspirina’ para calmar la inseguridad, por lo que delincuentes voltearon y empezaron a secuestrar a gente de todos los niveles económicos. Pero hoy, “con escoltas, sin escoltas, político, empresario, líder religioso o deportista, te levantan; ya sea de día o de noche”, precisó.

Sube el número de autos blindados

De enero a abril de este año incrementó en 30% –con respecto al año pasado– la cifra de vehículos que fueron blindados en el país, de acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de Blindadores Automotores (AMBA).

Éste es el porcentaje más alto de blindajes que ha registrado el organismo desde 2014 en el mismo periodo de tiempo.

Según la asociación, en los primeros meses del año 568 unidades fueron blindadas, de las cuales a 425 se les implementó el nivel tres de seguridad (que pueden soportar un calibre 44), y sólo 42 cuentan con nivel cinco, que es el más alto y que resiste hasta granadas.

El director comercial de WBA Blindajes, Mauricio Garibaldi, reconoció en entrevista el incremento en los trabajos de blindaje y subrayó que ahora el mercado ya está muy diversificado, por lo que no sólo empresarios de alto perfil piden este tipo de servicios.

“El repunte definitivamente va ligado a la inseguridad que se vive actualmente. Es evidente y real que ya hay clientes que antes no se blindaban. Ahora ya no nada más hay un tipo de perfil, sino que hay de todas las posiciones económicas, desde empresarios hasta comerciantes”, indicó.

Garibaldi mencionó que la diferencia en costo para blindar una camioneta o automóvil es casi el mismo; por ejemplo, en promedio, un nivel tres, dijo, cuesta alrededor de 33 mil 500 dólares.

“El nivel tres contempla una resistencia de calibre 44; el nivel cuatro soporta el Ak-47 y hasta granadas; el nivel cinco ya resiste R15 y 308, que son las armas más agresivas.

“Lo más importante es que no sean engañados, que les vendan algo que no tenga la resistencia balística que debe de tener. Hay muchos clientes que están más preocupados por cómo se ven los acabados que cómo está el blindaje, que es lo que no se ve”, resaltó.

Caen ventas de vehículos de lujo

La inseguridad en general –además de propulsar el éxodo de empresarios– ha impactado en diversas industrias. De acuerdo con cifras de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), las ventas de automóviles de lujo, por ejemplo, han caído entre 6% y 28% durante el primer semestre de este año.

Al respecto, Guillermo Rosales Zárate, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), señaló que se debe principalmente a la violencia y a la incertidumbre, tanto política como económica.

¿A qué se debe la baja en la venta de vehículos de lujo?

— Es principalmente a una situación de incertidumbre que hay en el país. Mucha de la gente que estaba pensando en adquirir un vehículo está posponiendo su decisión de compra en función de cómo marche la economía y el entorno político.

Además, en algunas zonas del país hemos tenido un incremento de violencia, el cual crea un entorno adverso para la comercialización de vehículos de alta gama; sin embargo, no creo que esta situación tenga mayor profundidad, debe de haber una recuperación en el sector en cuanto exista más certeza de cómo va el país.

¿La incertidumbre económica, el entorno político y la violencia son las principales causas de las ventas bajas?

— Sin duda estos factores complementan el entorno adverso. En algunas ciudades hay la presencia de los tres, en otras no tenemos una situación de violencia exacerbada, pero esto no es lo más favorable para la promoción de negocios o compras de bienes duraderos, como lo son los vehículos de lujo.

¿Evitar la compra de estos autos es para tener un bajo perfil?

— En determinadas zonas del pías –no en todas– se han incrementado las extorsiones, secuestros, asaltos, crímenes y demás, como en el sur de Veracruz o Tabasco que, aunado a la desaceleración económica, ha inhibido la compra de automóviles de lujo como parte de una forma de precaución de los consumidores, con el fin de tener un bajo perfil.

¿Cómo esperan el panorama para 2020?

— Vemos que todavía prevalecerán las condiciones adversas en cuanto al lento desempeño de la economía. Esperamos que al siguiente año exista una ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que también tendrá que ser un factor de impulso para la creación de nuevas inversiones y que a su vez genere mayor empleo.

Es imposible prender los motores para mover la economía dentro del país si no hay crecimiento económico, no hay inversión ni generación de empleo. El 2020 será un año todavía difícil, pero esperamos que el T-MEC sea un motor y que haya una reconsideración política económica del gobierno federal para generar certidumbre y así promover mayor inversión.

 

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo