Destacado TV

“Si una mujer está dispuesta a conseguir objetivos, lo puede hacer”: Nelly Simón

La primera directora deportiva de un equipo de futbol profesional en México habla en exclusiva con Publimetro, en el Día Internacional de la Mujer

Por Cesar Huerta

Nelly Simón es un ejemplo de perseverancia y convicción. Eso le ha permitido destacar en dos terrenos que hasta hace poco eran vistos como “de hombres”. En el periodismo de futbol se desarrolló con éxito durante 21 años y ahora es la primera directora deportiva de un equipo profesional en México. Al frente de Chivas, persigue sus sueños e inspira a otras mujeres a buscar los propios.

En su oficina, la directiva rojiblanca recibe a Publimetro para una charla exclusiva. No duda en afirmar que las oportunidades están ahí, pero para tomarlas hay que trabajar mucho. “Si uno realmente está dispuesto a conseguir los objetivos como mujer, en el campo que sea, lo puede hacer”, asegura Nelly Simón. Hace dos años perdió su casa en un terremoto. Es directora técnica. Es madre. Es dirigente. Y su ejemplo contagia.

 

¿Cómo ha ayudado la Liga MX Femenil para cambiar las forma en que la mujer era vista en un terreno históricamente de hombres?

— Yo siempre he creído que más allá de esta Liga, el futbol femenil hace que el deporte femenil crezca en nuestro país, más allá del futbol. Obviamente, cuando se da a conocer el tema de la Liga, hay un estruendo de que habrá una Liga Femenil. Aquí ya se habían intentado hacer una Liga amateur y no se había podido, por diferentes causas. Creo que es una gran oportunidad y creo que es un muy buen momento para que la sociedad apoye mucho más el deporte femenil, no hablo sólo del futbol. Para las jugadoras, las jóvenes que se están formando dentro y fuera de la cancha, es una gran oportunidad y una gran herramienta para formarse. Va más allá del tema de género porque no podemos estar peleados. Esto es un temas que si nos ponemos a hablar a fondo es mucho más complejo. Siempre he creído que las mujeres también tenemos oportunidades, que si las mujeres si nos preparamos y tocamos la puerta, a lo mejor hay determinados campos en los que es menor el número de oportunidades, pero están ahí. Yo me dediqué 21 años a los medios de comunicación, fui comentarista, analista, siempre estuve en las mesas de debate, el 99 por ciento con hombres y nunca tuve un solo problema. Me preparé, me enfoqué desde hace mucho tiempo y logré mis objetivos. Creo que la Liga hoy es una gran oportunidad para que crezca la sociedad en ese tema y tener mucha más apertura sobre esto

 

¿Pasaste 21 años en el periodismo deportivo, que también es históricamente visto como terreno mayormente de hombres, qué tan difícil fue abrirte campo?

— Fíjate que no es tanto abrirse campo. Creo que lo más complicado, por lo menos desde mi punto de vista, es la credibilidad como mujer para hablar de futbol. En México ha costado un poco de trabajo el creer que la mujer tiene argumentos, que también puede hacer un análisis táctico, que puede opinar de la misma forma. Eso es lo más complejo, pero también al final creo que si uno se prepara, si uno no desiste y si uno realmente está dispuesto a conseguir los objetivos como mujer, en el campo que sea, lo puede hacer. Nuestra generación y hablo de varias compañeras, colegas que fueron conmigo periodistas, somos una generación importante porque estamos abriendo puertas que antes a lo mejor no existían. Eso le está dando oportunidad a las jóvenes que se quieran dedicar a lo mismo de darse cuenta que se puede. Qué tal vez las oportunidades sí son menos en cantidad, pero puedes estar ahí. Va por esa línea y la verdad ¿a qué me enfrente? Bueno, pues a qué tal vez al principio costaba trabajo que yo tuviera credibilidad. Me titulé como directora técnica hace cuatro años, ahí hubo un antes y un después porque ya tienes mucho más argumentos en el tema de preparación. Siempre he estado muy enfocada y la verdad es que me he caído muchas veces, pero me he levantado. Hoy me siento muy contenta y con mucha humildad de estar aquí en Chivas.

 

Si ya estabas en un terreno donde había pocas mujeres, pasaste a a uno igual o peor. ¿Cómo fue esa transición?

— Mira, primero te hablo de la parte personal. Me costó trabajo la parte personal, fueron 20 años en los medios, en donde empezaba tal vez a cosechar lo que había sembrado con mucho trabajo, con mucha humildad y con mucha honestidad. Cuando arranca la Liga Femenil, estuve muy inmersa en la Liga desde el torneo de Copa, apoyando a todos los equipos indistintamente del color de la playera. Tenía mucha cercanía con las jugadoras en la parte humana, me pedían consejos en la parte humana. Platicaba con algunas directivas, les daba pláticas a a algunos equipos. Entonces, mi cercanía siempre fue muy grande. Me ofrecieron dirigir en algunos equipos, en ese momento sentía que no estaba preparada, más por el tema de mis hijos, de dejarlos. Perdí mi casa con el temblor hace dos años… no estaba lista en la parte personal. Cuando Chivas se acerca a mí, imagínate lo qué pasó por mi cabeza: ser la primera directora deportiva en el país, ya trasciendes de alguna forma. Ahora, la responsabilidad que conlleva el tener en tus manos el ser la primera mujer, después una institución como lo es Chivas y construir un proyecto de esta magnitud. Cuando vengo, platico con Amaury, estuvimos sobre la misma línea hablando sobre valores, hablando de lo que se quiere construir aquí. Cuando salí, lo primero que hice fue hablar con mis hijos, hablé con mi hija y te lo digo con palabras textuales: “¿Hija, te enojas si me voy por esta razón a Guadalajara?”. Y me dijo: “Mamá, me enojo más si no vas por tu sueño”. Ahí entendí que mi hija estaba lista, que yo le había enseñado a ser independiente y que uno tiene que luchar por lo que quiere. Me vine, dejé a mis hijos, dejé la ciudad, dejé mi carrera de 20 años y te puedo decir con el corazón en la mano: lo único que he encontrado en Chivas es apoyo al 100 por ciento, empezando por nuestro presidente Amaury Vergara, que está no sacado, está más que comprometido con este proyecto. Quiere que seamos un proyecto completo, que pongamos los cimientos, darle las herramientas a las jugadoras para que puedan ser profesionales, formarlas fuera de la cancha, que al final es lo más importante. Tal vez esta generación no pueda ver los frutos que en 15 años tendrán las jugadoras que hoy son pequeñas, porque todo tiene que ir progresando poco a poco. Lo único que he encontrado aquí es apoyo, respeto incondicional y sí te puedo decir que toda la directiva vamos hacia el mismo lado. No he encontrado una sola queja en ninguno de los aspectos.

 

"Chivas aporta su granito de arena"

 

¿El futbol también padece el machismo como reflejo de la sociedad o está exento?

— Es que eso no lo podemos ejemplificar con el futbol, no es parte del futbol. Nuestra sociedad tiene que seguir avanzando, estamos pasando por un momento social muy complicado a nivel mundial. Obviamente hablo de lo que veo en mi país, que es lo que tengo más a la mano. Creo que esto no es un tema de futbol, es un tema social en el que tenemos que primero educar a nuestros hijos, las mamás también formamos a los hijos hombres. Partiendo de la casa, partiendo de los valores que nosotros les demos, tenemos que hacerles entender que somos una sociedad en la que los dos géneros se necesitan y que tenemos que luchar hacia adelante con los mismos objetivos. Parte de ahí y después en el tema del futbol, habrá gente como en todos lados. No podemos hablar nada más del futbol, ahí falta mucha educación al respecto. Tenemos que avanzar, estamos en un momento importante y creo que desde donde estamos, Chivas está aportando su granito de arena, con este tema, con la equidad de género, con el trato que tienen las jugadoras y con el apoyo que tenemos.

 

Chivas se une este lunes al paro nacional, ¿cómo beneficia este mensaje que da el equipo a la sociedad?

— Nosotros, lo digo con mucho orgullo, fuimos el primer equipo que subió un comunicado, que levantó la mano y dijo tenemos que sumar, tenemos que hacer entender que tampoco estamos de acuerdo con muchas cosas que están pasando en nuestro país. El futbol tú sabes la dimensión que tiene en México y Chivas es una gran institución que permea en todos los estados. Creo que es un gran mensaje, creo que estamos muy de la mano con los valores que maneja esta institución, así que eso es lo que nos corresponde y es lo que podemos hacer desde nuestra trinchera.

 

¿En el periodismo o en el futbol, has sufrido algún tipo de acoso?

— Fíjate que no y me lo han preguntado. Mira, mi mamá falleció cuando yo era muy pequeña, tenía 12 años. Viví con mi papá y con mis hermanos. Al final, sí estás inmerso en un rol en donde yo estaba rodeada de puros hombres. Y ellos me enseñaron siempre a defenderme, a levantarme, a darme a respetar. Claro que muchas veces no depende de ti que sufras un acoso, pero yo siempre me conduje con el objetivo muy claro. En todos los trabajos va a haber cosas que no te gustan. No es acoso, a lo que me enfrenté yo en este medio fue a la falta de credibilidad que siento que tenía, pero me lo gané con estudio, me lo gané con trabajo, con honestidad. Al final, volteo hacia atrás y me siento muy contenta y muy tranquila por el camino que he labrado.

 

Hoy es un ejemplo

 

¿Qué te hace sentir el que hoy puedas ser un ejemplo para otras mujeres de que sí es posible desarrollarse en un medio que es visto como de hombres?

— Primero una responsabilidad enorme porque tratas de hacer siempre las cosas bien, tratas de ser congruente y creo que es uno de los valores que menos hay en el ser humano, el ser congruente: pensar, decir y actuar. Cuando he tenido la oportunidad de dar conferencias en universidad ad, en equipos de futbol, se me acerca una joven y me dice ‘me gustaría ser como tú’, son palabras que te llevas en el corazón, que te hacen tener doble sentimiento de responsabilidad y de alguna forma sentirme en paz conmigo misma. Me puedo equivocar como cualquier ser humano, pero saber en mi interior que estoy haciendo las cosas bien y que estoy ayudando a la juventud de México, así sea una persona, o dos o tres, al transmitirles esta garra, esta fuerza, estas ganas de ser, de cumplir objetivos, de estudiar, de prepararme.Me he caído muchas veces, he tenido que enfrentar cosas fuertes en mi vida personal, pero gracias a todas esas soy quien soy hoy. Ese es mi mensaje para las jóvenes, que a pesar de lo que pueda pasar, si tienen el objetivo claro puede conseguir las cosas siendo honestas, no necesitan hacer otro tipo de cosas para conseguir sus objetivos.

 

¿Cuáles consideras que son tus principales fortalezas, no como mujer, sino como ser humano?

— Ay, no me habían preguntado y mira que me han hecho muchas entrevistas últimamente. Yo creo que soy una mujer con decisión, soy una mujer con mucha convicción y muy persistente. Me considero una mujer honesta, me considero una mujer congruente, como ser humano te puedes equivocar, pero trato de serlo todos los días. Soy muy agradecida, creo que soy una mujer que trata de manejar la humildad todos los días y también tengo muchos defectos, muchos, nos tardamos más si me lo preguntas. Creo que soy convincente, tengo carácter, creo que soy una mujer mentalmente fuerte. Eso me lo dio el deporte, el haber sido atleta también. Entonces creo que va por ahí la determinación que tengo.

 

La mujer en México vive un momento sumamente complicado. ¿Qué sientes al ver cosas tan aberrantes como las que últimamente vemos en las noticias?

— Mira, yo creo que la injusticia, por decirlo así, a nivel social también está en los hombres y también está en las mujeres. Entiendo por qué me lo preguntas, ¿qué siento? Frustración, puedo sentir coraje a la vez. De la misma forma que puedo sentir cuando pasa algo con un niño o con un ser humano que se decía a trabajar, más allá del género. Es frustración, es coraje y es ganas de preguntar por qué hemos llegado a ese punto como sociedad. Qué está pasando en el ser humano que llegamos a ese extremo. Creo que pasa por ahí e insisto, más allá de que podamos hacer que cambie el mundo radicalmente rápido, desde la trinchera de cada quien uno tiene que trabajar para. Yo al tener a un grupo de jóvenes en etapa formativa de su vida, darles el mensaje con la mayor honestidad que puedo, aconsejarlas lo mejor que puedo fuera de la cancha, porque la vida realmente está fuera, no está dentro de la cancha. Esos son los adjetivos que yo pondría a lo que siento cuando me entero de alguna cosa qué pasa.

 

"Pueden llegar donde ellas quieran"

 

¿Cuál cree que sea el mayor aporte del futbol femenil profesional para la sociedad mexicana?

— Pues tal vez el tema de la inclusión, el tema de darnos cuenta que estamos un poco atrasados. El ir a apoyar al futbol femenil, que se ha quedado rezagado y hoy todo mundo lo sabe. Por eso insisto que no es sólo el tema futbolístico, para mí es un gran acierto la Liga para hacer crecer el deporte femenil en este país. Enseñar a la gente y reeducarla tal vez, hacerlos entender que también es espectáculo y que también dejan el alma en la cancha, que quieren llegar a cumplir todos sus sueños. El aporte es ahorita desde las niñas que también ya tienen ídolos, también esa parte es muy importante. Eso conlleva que las jugadoras lleven una gran responsabilidad y un gran comportamiento dentro y fuera de la cancha. Ese puede ser un gran aporte, que las niñas y adolescentes vean y en su casa digan mamá, quiero ser como tal. Que estén creciendo y estén luchando por llegar hasta allá.

 

¿Qué consejo le puedes dejar a las jóvenes que te siguen como ejemplo y que, como tú lo has hecho, buscan triunfar en terrenos que son vistos como de hombres?

— Primero que busquen su pasión. Una vez que la encuentren, que no la suelten. ¿Qué conlleva el no soltarla? No dejar para mañana lo que puedes empezar a sembrar hoy. Trabajar todos los días por un objetivo que debe estar muy claro, bien plantado. Entender que les van a cerrar muchas puertas, pero la que les abran la tienen que aprovechar al máximo. Que intenten llegar a la cima sin pisotear a nadie. Nuestra sociedad necesita sumar, tener objetivos claros y entender que necesitamos de todos para llegar. Que sean honestas, que trabajen siempre con lo que les haga sentir bien y que nunca se queden calladas. Que siempre hablen con inteligencia si algo no les gusta, pero que no se lo guarden porque es la forma de nosotras expresarnos, siempre con inteligencia. Creo que es la forma en que ellas pueden conseguir sus sueños. De verdad te lo digo y a lo mejor suena muy trillado, pero se puede llegar a donde ellas quieran. Créemelo que se puede llegar, hay que luchar mucho, hay que tener mucho carácter, hay que forjarse todos los días, hay que tener mucha fuerza interna y no desistir. Lo malo hay que desecharlo y lo bueno hay que tenerlo cerca.

Loading...
Revisa el siguiente artículo