Destacado TV

El Carnaval de Río cede el sambódromo a los "sintecho" por el coronavirus

Este conjunto arquitectónico, con capacidad para recibir a más de 72 mil 500 espectadores, está compuesto por una pasarela que se extiende a lo largo de 700 metros y que termina con un área conocida como la Plaza del Apoteósis

Por EFE

El sambódromo de Río de Janeiro, el icónico escenario que cada año se viste de música y color con los desfiles del carnaval, deja atrás la fantasía y abandona la majestuosidad para acoger a los habitantes de calle que no tienen cómo resguardarse de la pandemia del coronavirus.

La torre Eiffel rinde homenaje a los héroes que luchan contra el COVID-19

A partir de las 20:00 horas el emblemático monumento mostró un "Gracias" durante 30 minutos, en recuerdo a los diferentes profesionales que apoyan en el combate contra el COVID-19

A partir de este lunes, la monumental estructura de cemento brindará resguardo y atención para unos 400 "sin techo", que por vivir en las calles, sin higiene y con mala alimentación, son una población considerada de alto riesgo para el contagio de la COVID-19.

El Carnaval de Río cede el sambódromo a los "sin techo" por el coronavirus Un aula con camas fue registrado este lunes en el sambódromo de Río de Janeiro / EFE

La "Pasarela Profesor Darcy Ribeiro" fue construida por el arquitecto brasileño Oscar Niemeyer en 1984, en un tiempo récord de 120 días, y desde entonces el sambódromo es el primer espacio diseñado exclusivamente para los desfiles del carnaval más famoso del mundo, aunque también se usa para conciertos de estrellas tan reconocidas como The Rolling Stones o Black Sabath.

¡Te mandaba a ti un ramito de violetas! Mexicanos al sonido de #RamitoDeVioletas

"Salgamos a ventanas, azoteas y balcones", así decía la convocatoria lanzada en redes sociales

Este conjunto arquitectónico, con capacidad para recibir a más de 72 mil 500 espectadores, está compuesto por una pasarela que se extiende a lo largo de 700 metros y que termina con un área conocida como la Plaza del Apoteósis.

Sin embargo, bajo las graderías de esa mole de cemento, que solo se viste de color con las luces y el colorido que llevan las escuelas de samba durante el carnaval, funcionan durante el resto del año escuelas municipales que ahora cambiaron los pupitres de sus salones por camas, para brindar un techo digno a quienes no lo tienen.

TE RECOMENDAMOS:

Un ‘Mundial de Escritura’ como catarsis literaria ante el coronavirus

En tiempos de coronavirus se apuntaron cerca de 2 mil 800 personas de todo el mundo al Mundial de Escritura, iniciativa que surge en Argentina

Loading...
Revisa el siguiente artículo