logo

Una empleada doméstica de nacionalidad peruana, fue acusada de ocultar la muerte de su empleadora y posteriormente, quedarse con la casa en donde laboraba; tras el fallecimiento de Pilar, de 75 años, la trabajadora de nombre Rosa, ordenó incinerar el cuerpo sin consultar a los familiares directos de la anciana.

Según denuncian las hijas de la adulto mayor, su madre falleció el pasado mes de marzo y la mujer peruana  no contactó a ningún familiar directo para informar de la situación, además se encargó de cambiar las pólizas de seguro a su nombre. Una de las descendientes de nombre Rosana, comentó que había sido internada por tener coronavirus y le informaron de la muerte de su madre una vez que el cuerpo ya había sido cremado, según información de El Mundo.

OPPO presenta en México tres interesantes apuestas para ser líder del mercado móvil

Rosana sospecha que la muerte de su madre no fue natural, pues según los vecinos, vieron a la mujer mayor varios días antes de morir y no presentaba ninguna dificultad de salud, pese a que la causa de muerte se le asume al Covid-19.

Tras presiones legales, la implicada abandona el lugar.

Tras varios meses de confrontaciones legales y negociaciones, El Mundo confirmó que Rosa, decidió abandonar por cuenta propia el inmueble, así mismo firmó un escrito en donde indica que renuncia al inmueble y a cualquier pertenencia del mismo; tras lo anterior, las cerraduras del lugar fueron cambiadas.

Pese a recuperar la casa, las hijas de Pilar, afirmaron que continuarán el proceso judicial contra la funeraria  por la incineración del cadáver y las causas que llevaron a la muerte de la mujer mayor.

Te recomendamos en video

Ciclista denuncian invasión de tianguistas en ciclovía Dr. Velasco

Te invitamos a consultar lo más visto en Publimetro: