Salarios raquíticos e informalidad invaden al mercado laboral

Numeros. Seis de cada 10 personas están al servicio de la economía subterránea. Se abren más de 863 mil empleos que pagan menos de dos salarios mínimos y se cancelan cerca de un millón que ofecían más de tres

Por Mario Mendoza Rojas

Por cada puesto de trabajo que se crea en México, hay dos personas –en su mayoría jóvenes– que se integran al mercado de trabajo, de las cuales una está condenada al desempleo y a la carencia de ingresos. 

Por si fuera poco, las nuevas plazas ofrecen sueldos precarios, la mayoría de ello por abajo de dos salarios mínimos y, en este contexto, la informalidad ya se apoderó del 57.6% de la planta laboral del país.

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) evidenció que entre el primer trimestre de 2014 y el mismo de este año, la población ocupada creció sólo en 725 mil 117 personas, cifra que –a todas luces– resulta insuficiente ante la demanda de nuevos empleos.

Lo anterior, apuntó, debido a que en el mismo periodo, el número de mexicanos en edad de trabajar aumentó un millón 603 mil 179, situación que demuestra que la demanda laboral duplica la oferta real de empleos.

Aunado a ello, apuntó el organismo de investigación de la IP, la precarización del ingreso de los empleados continúa, debido a que la creación de puestos sigue concentrándose en los niveles salariales más bajos.

Prueba de lo anterior, señaló, es que –entre el cierre de marzo del año pasado y el mismo de 2015– se generaron 863 mil 737 plazas con ingresos de menos de uno hasta dos salarios mínimos, mientras que en el rango de dos a tres mínimos, se perdieron 928 mil 667 puestos.

A través de la más reciente publicación del reporte Análisis Económico Ejecutivo, el CEESP subrayó que, si bien, el número de personas que ganan más de tres mínimos aumentó en 294 mil 823 personas, ello no implica que haya una mejora importante en el mercado laboral.

Informalidad reina entre la población ocupada  

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), explicó que los puestos ofertados en la informalidad son otro facto que ataca al mercado laboral de nuestro país son

Debido a que más de la tercera parte de las oportunidades de trabajo fueron abiertas en este último sector, donde reina el ambulante, la piratería, las empresas no registradas ante el fisco y los puestos que –a pesar de ser ofertados por alguna dependencia u organización formal– no están dados de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Lo cual significa, refirió, que todas las personas ocupadas en dichas actividades carecen de un contrato, un salario competitivo y no tienen las prestaciones marcadas por la ley, como la seguridad social y la atención médica.  

Entre el primer trimestre de 2014 y el mismo de este año, se crearon 500 mil 225 empleos, de los cuales, 45.7% —228 mil 784— tenían carácter informal.

De tal suerte, explicó De la Cruz, que la tasa de informalidad laboral alcanzó 57.6% de la población ocupada, porcentaje que involucra a 28.7 millones de trabajadores en dichas condiciones.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo