La columna de GBMhomebroker: mercado bursátil vs ahorro informal

Tres cuartas partes de los mexicanos entre 18 y 70 años, ahorra, según una encuesta

Por:

El mercado bursátil debe verse no como un fin, sino como un medio para potencializar y acumular nuestro patrimonio, y con ello aterrizar nuestros objetivos, ya sean necesidades, experiencias o bien un retiro tranquilo, y forjar un patrimonio para nuestros seres queridos.

En México, según la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015, tres cuartas partes de los mexicanos entre 18 y 70 años, ahorra.

De esta fracción, sólo el 44% lo hace a través de medios formales, el resto lo hace en la informalidad a través de ahorro en casa (dos terceras partes) o en tandas (un 30 por cierto).

La gente que ahorra en casa enfrenta un riesgo grande: la inseguridad. Si alguien tomase el ahorro físico que tienen, la pérdida de su patrimonio será total, a menos que estuvieran asegurados. Adicionalmente, el costo de oportunidad de tener un ahorro en casa es perder la oportunidad de ganar, aunque sea, una tasa nominal, además de que perderían poder adquisitivo contra la inflación.

Por último, si decidieran comprar metales preciosos, al momento de querer venderlos incurrirían en el riesgo de transportación o incluso de liquidez, es decir, que el comprador privado quiera pagar un precio inferior al del mercado.

En cuanto a las tandas, además de correr el riesgo de que los participantes no cubran sus mensualidades, esto podría verse como dos productos distintos. Un crédito tasa cero para el que cobra primero, o una “inversión” con tasa de inflación negativa y con riesgo de contraparte para el último.

Para las personas que prefieren invertir en inmuebles, suelen requerirse montos elevados y se incurre en el riesgo de concentración (mucho dinero en un activo), de ejecución (si no logra rentarse o el inquilino no paga), de liquidez (en caso de necesitar deshacerse del mismo) y altos costos transaccionales.

La gente que decide emprender un negocio, incurriría en varios riesgos, como lograr que dicho negocio se vuelva rentable y existirían restricciones de liquidez, así como concentración. Es cierto, si éste logra subsistir, el retorno podría corresponder al riesgo incurrido.

El mercado bursátil puede, en mayor o menor medida, eliminar parte de estos riesgos: el de liquidez, ya que existe una gama de instrumentos financieros (acciones, fondos) que poseen alta bursatilidad, facilitando la entrada y salida de los inversionistas. El de concentración, ya que a través de sociedades de inversión o incluso ETFs (fondos indizados) un inversionista puede participar en una estrategia diversificada. Hoy en día participar en el mercado es cada vez más accesible con costos competitivos

Actualmente, a través de un intermediario, existen instrumentos para los diferentes perfiles y horizontes de inversión. Desde los más conservadores hasta los que corresponden a los estrategas más sofisticados, y muchos de estos, a sólo un clic de distancia.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo