Banxico advierte sobre clima adverso para la economía mexicana en 2016

De acuerdo con Banxico la economía mexicana cerrará el año con un dólar más caro respecto al peso y en medio de un ambiente menos propicio para los negocios y las inversiones

Por:

La economía mexicana va a crecer menos de lo esperado en 2016 y 2017, con expectativas de inflación más altas que las previstas originalmente, con un dólar más caro respecto al peso y en medio de un ambiente menos propicio para los negocios y las inversiones, reveló la más reciente encuesta del Banco de México (Banxico).

 

De acuerdo con el reporte sobre las expectativas de los especialistas en economía del sector privado de septiembre, las proyecciones del PIB se redujeron de 2.20% a 2.10% para 2016, y de 2.60% a 2.40% en 2017.

 

Lejos quedaron los pronósticos que hace un año previeron una expansión económica de 2.80% para este año y de 3.30% para el próximo. Este menor dinamismo económico se combina con una percepción menos favorable para los empresarios y para las perspectivas de los negocios.

 

Frente a un crecimiento económico mundial más lento y la perspectiva de turbulencia en el largo plazo, México debe ser juicioso y cauto en el uso de reservas monetarias. “Tenemos que administrar nuestro parque racionalmente”, afirmó el gobernador del Banxico, Agustín Carstens.

 

En entrevista con Carlos Marín para El Asalto a la Razón, Agustín Carstens, ante esta situación, hizo un llamado a usar los instrumentos que se tienen a disposición como lo es el paquete fiscal mismo y el aumento en tasas de interés.

 

Carstens dijo que será fundamental la implementación de reformas estructurales y una mayor competitividad. “Que las reformas estructurales cambien la composición de los mercados para que seamos más productivos, para apropiarnos de una rebanada más grande de un pastel que se está encogiendo”.

 

El gobernador de Banxico afirmó que las reservas monetarias internacionales son cercanas a 176 mil millones de dólares, además, se tiene una línea de crédito contratada con el FMI flexible por 88 mil millones de dólares adicionales.

 

 

Carstens dijo que una parte de la “estabilidad es mantener la inflación baja y estable, ahora tenemos una inflación de 2.88 por ciento. Sabemos que inflaciones mucho más altas son superperjudiciales.

 

Junto con las tasas de inflación bajas, también tenemos tasas de interés históricamente bajas a pesar de que las subimos 50 puntos base la semana pasada. Entonces la estabilidad es una condición necesaria, aunque no suficiente para tener mayor crecimiento”. Agregó que hay que preservar la estabilidad.

 

A un mes del proceso electoral en EU, reiteró la metáfora de que el arribo del candidato Donald Trump sería como un huracán para la economía mexicana por su intención de revisar las condiciones del TLCAN.

TE RECOMENDAMOS

Libra se hunde a su peor nivel frente al dólar en 31 años

Loading...
Revisa el siguiente artículo