Cobro de predial por piso edificado plantea Constitución de CDMX

Hoy, el pago de tal impuesto corresponde a la superficie de terreno ocupada; pero el proyecto de carta magna para capital busca cobrar por cada piso de construcción

Por Mario Mendoza Rojas
Cobro de predial por piso edificado plantea Constitución de CDMX

El proyecto de Constitución para la Ciudad de México plantea cambios y cobros más estrictos en el impuesto predial, cuya finalidad es que los edificios, empresas y propietarios de inmuebles paguen este gravamen por cada piso construido y no sólo por la superficie o terreno que ocupan.

Lo anterior, señalan los redactores del documento, busca incrementar los ingresos de la capital, acabar con la tributación mínima que hacen inmuebles altos, corporativos y empresas muy importantes por tal concepto y revertir las pérdidas que ello ocasiona a la metrópoli. 

Se trata, apuntaron, de crear un nuevo sistema tributario que haga posible nuevas fuentes de recaudación en la ciudad, como sucede en Londres, Nueva York, Chicago, Sao Paulo y Bogotá, entre otras urbes.

Ricardo Becerra Laguna, subsecretario de Desarrollo Económico y Sustentabilidad de la Ciudad de México, informó que con esta propuesta se acaba con la idea de que la capital del país es “chaparra y alargada”, con un impuesto predial lineal que sólo se aplica a la superficie del terreno.

Indicó que con tal lineamiento, la ciudad de México iniciará la creación de un nuevo sistema fiscal redistributivo, que a través dicho gravamen ayudaría a incrementar la plusvalía –o aumento gradual del valor de cada propiedad– en función a los servicios, su infraestructura y ubicación.  

Propuestas centrales

Al participar en el Conversatorio sobre el Capítulo Económico de la Constitución de la Ciudad de México, organizado por la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), perteneciente a la ONU, el funcionario apuntó que la Constitución capitalina hace seis aportaciones de avanzada en dicha materia:     

1. Un mayor ingreso monetario de los ciudadanos, a través de un nuevo salario mínimo que se rija por el bienestar de los ciudadanos, la igualdad, los derechos económicos y el combate a la pobreza. 

2. Que la Ciudad de México habilite su propia banca de desarrollo, cuyo objetivo será impulsar nuevos proyectos económicos, negocios y polos de desarrollo, con la consecuente creación de empleos. Se trata de un sistema bancario local que tendría acceso a dos mil o tres mil millones de pesos al inicio. 

3. Un plan de de infraestructura para 20 años. El cual dotaría a la capital de la obra pública, transporte, servicios, escuelas y hospitales de mayor nivel, así como un diseño urbano moderno, el cual se anticipe y presente soluciones a los problemas que enfrenta la ciudad en dichas materias.

4. Un padrón único de beneficiarios económicos, apoyados por el Gobierno local, que permita asistir a los grupos más vulnerables sin caer en el clientelismo político; además de impulsar el desarrollo económico, combatir la desigualdad y revertir la pobreza.

5. La creación y determinación de una política económica propia, mediante lo cual se diseñen las medidas y programas públicos del Gobierno de la capital para impulsar el crecimiento, el cobro de impuestos y la redistribución de los ingresos tributarios.

6. Un nuevo pacto fiscal con la federación, que asegure partidas como el fondo de capitalidad y las aportaciones federales necesarias para el rubro de infraestructura, servicios y desarrollo social, que –según las autoridades de la urbe– fueron castigados con los recortes al gasto público previstos para 2017. 

TAMBIÉN TE RECOMENDAMOS LEER: 

• ¡Ponte alerta! Fraudes bancarios aumentan hasta 175%: Condusef

• Ser mamá joven y cuidar a sus hijos, sinónimo de ‘Ninis’ para OCDE

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo