'Hay pacto de impunidad entre la Benito Juárez y el GCDMX': Akabani

El aspirante de Morena acusó que “un grupo de jóvenes ambiciosos” se apoderó de la demarcación y que impera la corrupción inmobiliaria

Por Israel Zamarrón

En la delegación Benito Juárez domina la corrupción inmobiliaria, lo que se traduce en falta de servicio; ese es uno de los principales diagnósticos que tiene el aspirante del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), Fadlala Akabani, sobre el territorio al que aspira a administrar.

En entrevista con Publimetro habló sobre su ex militancia en el Partido Acción Nacional (PAN), su postura frente al desafuero de Andrés Manuel López Obrador, su acercamiento a Morena y sobre lo que llama “un grupo de jóvenes ambiciosos” que se ha apoderado de la Benito Juárez.

Para Akabani, en la delegación Benito Juárez impera un pacto de corrupción e impunidad entre el Gobierno de la Ciudad de México y el actual gobierno delegacional, en manos del grupo encabezado por el actual diputado local y ex delegado Jorge Romero.

¿Por qué este cambio a la izquierda?

–Yo fui militante de otro partido que llegó al poder en el año 2000, que encabezó la Presidencia con Vicente Fox y posteriormente con Felipe Calderón. En esos años yo recibía recriminaciones en la calle '¿dónde está el cambio que prometieron Akabani?'.

Me fui del PAN haciendo una reflexión que me llevó a la conclusión de que ni Fox ni Calderón cumplieron la misión histórica que tuvo el partido al que pertenecen y traicionaron a México.

Es decir, en lugar de desmontar las estructuras de poder y de corrupción del viejo régimen, terminaron revolcándose con lo más retrógrada del viejo régimen e hicieron que ese momento, que la ciudadanía pedía enormemente, lo terminaron por ahogar.

Hoy, en el proyecto de nación de Morena coincido plenamente porque buscan precisamente la transformación real de México, creo que es la opción y estoy convencido de que este Movimiento de Regeneración Nacional no va a traicionar a México como lo hicieron Fox y Calderón.

 ¿Cómo fue el acercamiento con Morena?

–Este acercamiento se deriva desde mi posición de jefe delegacional (2003-2006), el entonces jefe de gobierno era Andrés Manuel López Obrador. Yo tuve un acercamiento importante con todo el gabinete en su momento y también recordar mi postura frente al desafuero. A principios de mi gestión me pidieron sumarme a la andanada en contra del jefe de gobierno, porque ya venían arrastrando tres años de enfrentamiento; yo entro en el segundo trienio, me piden desde el inicio sumarme a la andanada, yo me negué y terminé por declarar en contra del desafuero como una canallada, no solamente al jefe de Gobierno, sino a toda la Ciudad de México.

Esto permitió que tuviéramos un reencuentro de tal manera que ha sido muy natural mi introducción a Morena. Yo lo busqué a (Andrés Manuel); platicamos brevemente sobre lo que el desea para México y yo tengo mucho respeto y mucha fe en él.

¿Cómo fue el gobernar en paralelo con AMLO?

–El gobierno de la Ciudad en el periodo que a mí me correspondió jamás me bloqueó ningún tipo de recurso, por el contrario, siempre fueron muy atentos en torno a las necesidades de los vecinos de Benito Juárez.

Siempre le preocupaba al jefe de gobierno la situación de los vecinos de Benito Juárez, no había distingos. Tuve una concordancia con todo el gabinete que me permitió atender las necesidades y demandas de los vecinos de la demarcación.

¿Cuál es el escenario que ve en Benito Juárez?

–Es lamentable, la delegación está abandonada, porque la relación entre el Gobierno de la Ciudad y la delegación Benito Juárez es perversa, de intereses, que tiene dos expresiones que los ciudadanos notan claramente: una es el frente inmobiliario y la otra es el frente político que conformaron.

Hay un pacto de impunidad mutua entre el Gobierno de la Ciudad y el Gobierno de la delegación Benito Juárez.

El gobierno de la Ciudad no actúa en contra de la corrupción rampante y claramente señalada de la delegación Benito Juárez y el partido al que pertenecen los gobernantes de la delegación Benito Juárez, desde sus diferentes posiciones en la Asamblea, no juzga, no critica, no recomienda, no señala al Gobierno de la Ciudad en todas sus deficiencias.

Hay que recordar la respuesta que dio Jorge Romero al jefe de gobierno en su quinto informe, casi le compone un himno a la glorificación del jefe de gobierno.

Es decir, llevan una relación en la que abandonan al ciudadano y lo único que les interesa es el contubernio que tienen tanto inmobiliario, de negocios y de impunidad.

Se ha dicho que la Benito Juárez está secuestrada…

–Es un grupo de jóvenes ambiciosos, inexpertos e inescrupulosos. Eso son este grupo que viene con tres administraciones para acá y que se han apoderado de su partido y de la delegación, pero los ciudadanos se van a encargar de ponerle fin a esto.

Los ha llamado los “baby panistas” en Twitter…

–El término no lo acuñé yo, es de los vecinos, muy generoso, por cierto, porque es muy poco para describir lo perversos y corruptos que son.

¿Ese enojo vecinal, cómo canalizarlo?

–Tanto la corrupción rampante inmobiliaria, como la inseguridad y la extorsión a empresarios que han desarrollado estos últimos tres gobiernos, sobre todo los dos últimos que corresponden a los tiempos del actual gobierno de la Ciudad, es producto de este pacto de impunidad.

Jorge Romero perdió la delegación Benito Juárez con Lety Varela y hubo una negociación de 'no atacamos al gobierno de la Ciudad, pero danos el gobierno de la demarcación'.

Ese es el trato y viven una luna de miel política y de negocios donde el ciudadano es lo último ¿cuál es la consecuencia? Pues la falta de servicios, no solo de agua, no hay luminarias, no hay reestructura en la infraestructura hidráulica.

¿Hay un pacto inmobiliario?

–Un dato importante: la única delegación en la que se cayeron edificios nuevos fue Benito Juárez y es una expresión de la brutal corrupción que hay en la delegación, encabezada por el delegado y el director de obras y el director de Jurídico y de Gobierno.

Entre ellos se maneja toda la corrupción que hay en la delegación Benito Juárez. Esto ocasionó la muerte de tres mujeres, esto debe ser castigado por la ley, no se van a salvar, si no es ahorita, será después.

Esta corrupción es parte de este pacto de impunidad que hay entre el gobierno de la Ciudad y el de la delegación Benito Juárez.

En materia de corrupción inmobiliaria la delegación Benito Juárez ha hecho y deshecho y no les pasa nada. Las denuncias penales contra los funcionarios y el delegado están presentadas en la Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México y no los llaman a comparecer. Otro efecto más de este pacto de impunidad.

Es algo que no vamos a permitir, pero les quedan seis meses.

¿Esto sería un punto prioritario a investigar?

–La revisión es por ley, no cae en una promesa, es algo obligado, no hay más. Se hará, vamos a hacer lo que la ley dice, hay investigaciones en curso y se tienen que cumplimentar.

¿Hay un riesgo en que un partido se mantenga en Benito Juárez?

–Sería catastrófico que este grupo de jóvenes inexpertos ambiciosos, inescrupulosos y criminales, siga gobernando la delegación Benito Juárez. Hay encuestas que señalan que 80% de la delegación ya no los quieren. Esta ciudad está de cabeza, es vergonzoso lo que está pasando.

 ¿Con toda esta crítica, qué tanto le afecta su pasado partidario?

–Eso va a jugar a favor, yo sigo siendo el mismo (que en 2003 gobernó en Benito Juárez), los que traicionaron a México fueron otros.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo