Festival de Jazz en Canadá cierra con sabor latino

El Festival de Jazz en Montreal, Canadá, tuvo su cierre con mucho sabor latino, presentando a artistas como los Afro Cuban All Stars y Magos Herrera

El cielo de Montreal se pintó de colores con miles de fuegos artificiales, la calles en la Plaza de las Artes se atiborró con miles de personas de distintas nacionalidades que no se quisieron perder la fiesta masiva cubana de los Afro Cuban All Stars, comandados por Juan de Marcos y Los Van Van; el concierto del estadounidense Ben Harper y también, el dulce recital de la mexicana Magos Herrera. Todo, para decir adiós a la edición 30 del Festival de Jazz en Montreal, Canadá.

Parecían hormigas caminando a su hogar Y cómo se iban a perder la clausura de la fiesta más importante de la ciudad, que prometía ser una tarde llena de baile, candela, percusiones y ritmos afrocaribeños, pues en el cartel, lo más atractivo era la “Fiesta Cubana”.

Pero el primer turno fue para la jazzista mexicana Magos Herrera, quien se presentó en punto de las 6 de la tarde en el escenario CBC de Radio Canadá, en compañía de sus músicos y dos coristas gemelas. Juntos llamaron la atención de los que habían llegado y de los que pasaban por enfrente de la escena en forma de kiosko.

Herrera tomaba los lienzos de la caída de su vestido, se enmarcó en el micrófono y comenzó a deleitar a los fans del jazz con su melodiosa voz, interpretando de entrada temas como “Reencuentro”, “Tus Ojos”, “Delirio” y “Retrato Em”. Los presentes aplaudieron de inmediato y no dejaban de ovacionar el acompañamiento de Ingrid y Jeniffer Beujean, coristas de Magos.

En la batería se montó Alex Kaut, en el contrabajo estuvo Peter Slavov y el piano lo tocó Elio Alvez. Con estos tres músicos, los cuales la gente comentó que sonaron espléndidos, y la voz de Herrera la tarde se tornó suave y  esto fue como una gran antesala para la fiesta que se venía.

Después de cerrar su actuación con canciones como “Lua soberana” y “Veracruz”, Magos dijo a Publimetro que quedó encantada con la respuesta de “un público conocedor pues es mi primera vez en un festival tan maravilloso y no pensé que la sesión fuera a ser tan agradable, espero repetir el próximo año”

En cuanto terminó, los mares de gente rumbo a uno de los dos escenarios más grandes del festival, el “Rio Tinto Alcan”, ya se desbordaban por todas partes. La Explosión estaba cerca.

De Cuba para todo el planeta

La mirada no daba para definir en dónde terminaba la cantidad de gente reunida en la calle de Saint Catharine. Pero se habló de 230 mil personas en la Plaza para que el carnaval se desatara sin control y así fue. Los Afro Cuban All Stars. Salieron al escenario y el rugido del público fue impresionante, las banderas de Cuba se hondearon por hasta adelante del escenario y el baile comenzó por todas partes.

Con Juan de Marcos a la cabeza, creador de este colectivo de artistas, los músicos deleitaron por más de dos horas a todo el público que hasta atrás del escenario estaba tratando de ver algo y en su defecto, sólo bailaban con su pareja, o a solas.

Chan Chan fue una de las primeras piezas que hicieron que los ánimos se calentaran, para que después vinieran sones de los legendarios “A toda Cuba le gusta”, Distinto, diferente” y Step Forward”.

Juan de Marcos, también miembro del Buena Vista Socia Club, no dejó de dedicar canciones al festival y no paró de invitar, junto son sus músicos, a que muchos cubanos que se encontraban hasta adelante, se subieran al escenario a bailar un poco con la magna orquesta.

Las canciones desfilaban, el ambiente ya estaba caliente, pero el tiempo se estaba terminando, pues aún faltaba una gran orquesta por pisar el templete.

Broche de oro con Los Van Van

Y el bailé no terminó. Después de que Afro Cuban All Stars culminaran con su acto. Vino un grupo de bailarines, mujeres y hombres a calentar la pista, para que enseguida aparecieran Juan Formell y Los Van Van, una banda que se fundó el 4 de diciembre de 1969 y que va desde el son, hasta la salsa, el merengue y la rumba.

Los cubanos seguían de fiesta por todo el lugar, sin embargo, podían ser canadienses, estadounidenses o de otra nación, pero todo el mundo movía los pies, las piernas y las cabezas al ritmo de la llamada “candela”.

En total fueron más de 4 horas de música cubana las que se vivieron en el escenario que da mucha vida a esta fiesta en Montreal. El reloj ya marcaba las 9:30 de la noche y la edición 30 se estaba escapando de Montreal. Nadie quería irse, pero era inminente. Los acordes de Los Van Van seguían y la gente pedía más, bebían cerveza y comían lo que fuera, pero el asunto era no despegarse de ahí.

El momento llegó y el combo se despidió con una ovación que seguro quedo marcada en los edificios aledaños de la Plaza de la Artes.

Ben Harper iluminó el cielo

Ben Harper  cerró ante 15 mil personas la edición 30 del Festival de Jazz en Montreal y el cover de Under Pressure, fue la canción que retumbó más en la Plaza de las Artes.

La responsabilidad de echarle el cerrojo a la edición de este año en Montreal fue de Harper  y lo hizo frente al escenario GM en una hora y media de soul, folk, blues, r&b, reggae, hip hop, jazz y country.

Considerado como uno de los guitarristas más particulares del mundo, de pronto acuesta el instrumento sobre sus piernas para tocarlo con un slide (implemento que resbala sobre las cuerdas y da un sonido muy particular).

Con sus marcadas influencias como Led Zeppelin, Pink Floyd, Pearl Jam y Jeff Buckley, Harper hizo roquear a todos los que corrieron a verlo para despedir a la gran fiesta de la forma más emotiva, pues después del encore, el músico regresó al escenario y cuando la última canción en el festival se extinguía, miles de fuegos artificiales iluminaron el cielo de Montreal.

La gente comenzó a aplaudir, algunos lloraron y no dejaban de mi mirar hacia arriba. La fiesta se había terminado. El año que viene, el arte de la música en Canadá promete nuevas sorpresas. Todos dijeron: Avoir.

Loading...
Revisa el siguiente artículo