Recomendaciones culturales para celebrar Halloween

Aquí les dejamos un poco de cine, música y literatura para una noche realmente terrorífica...esperamos puedan dormir tranquilos

El origen: las costumbres celtas, ya que sus sacerdotes creían que esta noche el señor de la muerte provocaba la salida de los más malvados espíritus. Prendían a modo de defensa hogueras que los rechazaran. De ahí proviene la celebración de esta siniestra y a su vez festiva y juerguista víspera, bautizada por los católicos como Noche de Brujas y Halloween por los anglosajones. Una noche siniestra en su origen católico, ya que se suponía que la dedicaban a ayudar a sus muertos a cruzar las terribles puertas del purgatorio.

Hoy el asunto ha variado bastante y la que era una tétrica noche de ayuda a los muertos peor situados se ha convertido en motivo de fiesta y disfraz o de quedarse en casa a sufrir y a disfrutar a un mismo tiempo —ya que en esta fecha se han inspirado algunas de las mejores creaciones—,  gracias a la música, la literatura y el cine.

Y, aunque parezca mentira, resulta, a la luz de un estudio de la británica Universidad  de Westminster publicado en el Daily Telegraph, que ver cine de terror adelgaza: se pueden perder hasta 113 calorías (igual que con una caminata de media hora) con una cinta que dure hora y media. Incluso han llegado a precisar cuál es la que más peso hace perder: El resplandor, de Kubrick. Al terminar de verla, y siempre según este estudio, tendremos 184 calorías menos. En segundo lugar estaría Tiburón, y en el tercero El exorcista

Calorías aparte, y por si acaso resulta que es verdad que esta noche los difuntos andan merodeando por allá fuera, aquí dejamos algunas buenas, aunque terroríficas propuestas artísticas, para quedarnos en casa arropados de la mejor de las maneras.

Películas

  • Déjame entrar. Esta película sueca, estrenada en 2008, supo darle una vuelta de tuerca al cine de vampiros para narrar la trágica historia de amor de una niña eterna y un niño maltratado. Poética, original y, sobre todo, de lo más inquietante.
  • La semilla del diablo. Polanski hizo una de sus mejores obras al adaptar una novela de Ira Levin sobre una embarazada rodeada de seres de lo más siniestros.
  • La noche del cazador. Amor en una mano. Odio en la otra. En el medio, un Robert Mitchum desatado, provocando el pánico en sus dos pequeños hijastros. Genial.
  • Psicosis. Han pasado 52 años, pero el cine de Hitchcock aún provoca escalofríos. La bella Janet Leigh, el inquietante Anthony Perkins, el lúgubre Motel Bates y, claro, la escena de la ducha son iconos absolutos.


Cómics

  • Los muertos vivientes. Con los zombis en pleno auge, qué mejor momento que Halloween para acudir al origen del éxito de The Walking Dead con el cómic en el que se inspiró la serie, premio Eisner (el Oscar de los cómics).
  • Maldito viernes. Paco Plaza ([REC]) tira esta vez del mito vampírico para plantear imágenes de pesadilla, por el dibujante Joseph Díaz. La vida de una chica corriente de Barcelona cambiará con la mordedura de un mendigo…
  • La Guarida del Horror. El gran maestro del cómic de terror, Richard Corben (Creepy, Eerie), ofrece su visión de los clásicos escritos por el genial escritor Edgar Allan Poe. Adaptación cuidadosamente dibujada en blanco y negro.
  • La sonrisa del vampiro. Impactante manga de terror de Suehiro Maruo que él mismo define como “la visión artística de un mal sueño”: vampiros adolescentes en un ambiente de violencia extrema y perversión sexual.

Discos

  • The Cramps, Off the Bone. En toda fiesta de la Noche de Difuntos deberían sonar The Cramps. Aunaron la estética del cine de serie B, el rockabilly y el desparpajo del punk. Terroríficamente divertidos.
  • Mayhem, Dawn of the black hearts. De los líderes del black metal noruego, esconde una historia truculenta: el muerto de la portada es el vocalista, que se suicidó. El guitarrista lo fotografió.
  • Shackleton, Three Eps. Uno de los discos recientes de electrónica más oscuros, tenebrosos y sobrecogedores. Shackelton crea una atmósfera hipnótica combinando techno, dubstep y sonidos étnicos.
  • Sinfonía fantástica, de Berlioz. El último movimiento, que representa un aquelarre, es tan inquietante que algunos fragmentos fueron utilizados para el tema central de El resplandor, de Stanley Kubrick.

Libros

  • Otra vuelta de tuerca. Probablemente este sea el más aterrador libro de Henry James, una historia muy parecida a la cinta de Amenábar Los otros. No obstante, la mejor película basada en esta obra es Suspense (1961).
  • Demonio de libro. Conocido sobre todo por sus Libros de Sangre y porque sus relatos siguen siendo el futuro del horror, no hay que olvidar esta novela de Clive Barker en la que un demonio medieval nos hará temblar.
  • Drácula. Bram Stoker, que fue un niño enfermizo, escribió (en el poco tiempo que le dejaba su trabajo) la gran novela de terror, la madre de todos los vampiros, que en la edición de Valdemar resulta especialmente terrorífica.
  • El devorador. Escalofriante primera novela de la italiana Lorenza Ghinelli sobre los traumas de la infancia y la venganza. Todo ello a través de un niño capaz de crear un insaciable monstruo: el devorador de almas.
Loading...
Revisa el siguiente artículo