True Blood llega a su última temporada

Después de altibajos en sus capítulos, la serie de Alan Ball retoma las ideas que la colocaron en el gusto del público para reconquistar a los seguidores con su final

Por:

Después de altibajos en sus capítulos, la serie True Blood retoma las ideas que la colocaron en el gusto del público

La serie de Alan Ball retoma las ideas que la colocaron entre los favoritoa del público para reconquistar a los seguidores con su final.

¿En qué temporada se perdió la magia que caracterizó a este adictivo serial? No es noticia para nadie que True blood habría descuidado ese característico sentido íntimo y esas líneas argumentales perfectamente amalgamadas que la convirtieron en una cita obligatoria cada domingo durante sus primeras temporadas. El programa de Alan Ball nunca se habría destacado por su buen gusto y consistencia dramática; sin embargo, la serie había llamado la atención por su original mezcla de elementos sobrenaturales, un cáustico sentido del humor y sus explícitas secuencias de sexo protagonizadas por un vistoso elenco. Ahora llega la séptima y última temporada de True blood y para esto sus creativos han apostado a la prescripción que funcionó durante años: la convulsiva relación entre vampiros y humanos, esos vínculos retorcidos entre espectros y mortales. 

Podríamos debatir sobre si las deficiencias en el serial sucedieron con la aparición de otros personajes de carácter fantástico como hombres lobo y las criticadas hadas.

¿Qué sucedió exactamente con Eric (Alexander Skarsgard)? ¿Por quién se decidirá finalmente Sookie? ¿Qué pasa con Bill (Stephen Moyer)? Éstos son algunos de los cuestionamientos que se pretenden responder en este nuevo bloque de capítulos que han comenzado a estrenarse por la cadena HBO. 

El primer episodio de esta temporada final empieza con una masacre provocada por esos vampiros infectados de hepatitis B y con la muerte de un consentido personaje (fuera de cámara), finalmente los escritores parecen estar regresando a las ideas iniciales en la concepción de la historia: los vampiros necesitan de los humanos y viceversa. Ahora, hay que reconocer que ese bizarro revoltijo de sexo, muerte, tramas melodramáticas, elementos fantásticos y mal gusto funcionó por bastante tiempo; Ball ensayó hasta los límites incluso alejándose de la serie de novelas base para probar con los caracteres inconsistentes de sus personajes (Sookie ahora en brazos de Alcide), certificando la fidelidad de una legión de fans que semana a semana sintonizaban True blood con la finalidad de describir las cambiantes resoluciones de sus protagonistas. 

Ahora para la conclusión, el creativo vuelve a tomar el mando de la historia, por lo que esperamos que la mitología sensual y excéntrica de esos vampiros y humanos que habitan ese pequeño pueblo de la Luisiana, llamado Bon Temps, llegue a buen fin.

Loading...
Revisa el siguiente artículo