Por qué Sean Penn "es más chingón" que el del "El Padrino"

El actor es uno de los personajes más polémicos de Hollywood, que desde los 80 "hace de las suyas" con artistas, directores, políticos y ahora hasta narcotraficantes

Por Carlos Carrasco


(function(d, s, id) { var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0]; if (d.getElementById(id)) return; js = d.createElement(s); js.id = id; js.src = “//connect.facebook.net/es_LA/sdk.js#xfbml=1&version=v2.3”; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);}(document, ‘script’, ‘facebook-jssdk’));

El nombre de Sean Penn abre puertas en Hollywood, pues no solo es amigo cercano de los poderosos del entretenimiento en ese barrio, sino que su influencia trasciende las barreras el mundo del espectáculo.

El actor fue mencionado por uno de los abogados de Joaquín Guzmán en los chats filtrados que Milenio publicó la noche del martes: “Dice la dama que es más chingón que el que hizo la de El Padrino“.

La dama a la que se refieren en el chat es Kate del Castillo, la actriz que se supone reunió al actor Sean Penn con El Chapo con el fin de producir una película sobre la vida del narcotraficante. Y el gobierno federal dijo que ello fue vital para recapturar al narcotraficante.

Pero Penn tiene su propia estela de actos polémicos, que a lo largo de los años lo han colocado como miembro destacado en la vida política de su país.

En los 80, cuando recién iniciaba su carrera como actor en el cine, su relación con Madonna atrajo los reflectores de las revistas del corazón y durante años, disfrutaron del estatus de “power couple” en Hollywood. No obstante, hubo rumores de que él se comportaba de manera violenta con la cantante, y que incluso hubo golpes de por medio.

La pareja se separó a finales de los 80, y poco después, Penn comenzó una relación con la actriz Robin Wright que duró casi 20 años, aunque intermitentes.

Pero fue hasta la década pasada cuando su lado activista saltó a los reflectores. Cuando buscó al director de campaña y al hijo del Presidente de Irán, Ali Akbar Hashemi Rafsanjani, en 2005, tuvo una reunión acerca de su libertad de prensa, así como las relaciones entre ese país y Estados Unidos, y el resultado fue vertido en un texto que publicó el diario San Francisco Chronicle.

Ahí, Penn relató su primer viaje a Teherán durante una festividad musulmana y en el que dijo encontró un gran interés por parte de los más jóvenes en la cultura occidental. El diario le dedicó cinco días de publicaciones a su experiencia. 

Ese mismo año, Penn viajó a Cuba con su familia, para lo que consiguió un permiso auspiciado bajo el argumento de turismo religioso. “Mi esposa, mis hijos y yo fuimos recibidos en una cita nocturna por el entonces presidente Fidel Castro y el gran escritor Gabriel García Márquez”, escribió el actor en otra pieza publicada en 2008, pero ahora en The Huffington Post.

En ese relato, Penn presume haberse sentado a hablar de política con Castro, e incluso compartió que el mandatario cubano propuso que él y Barack Obama, recién electo presidente en Estados Unidos, deberían reunirse en Guantánamo para discutir el futuro de las relaciones entre ambas naciones. 

En 2013, el actor hizo otra incursión a la arena política, pero esa vez más emotiva. Cuando murió el presidente de Venezuela, Hugo ChávezPenn aseveró que “Estados Unidos ha perdido un amigo que nunca supo tenía”.

El actor conoció a Chávez en 2007 y desde entonces presumían una relación de amistad. Incluso, Sean le pidió interceder con el entonces presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad, a favor de dos alpinistas estadounidenses apresados en ese país. 

Y como muchos otros personajes públicos, Penn se involucró en las actividades posteriores al huracán Katrina que devastó diana enteras en el sur de Estados Unidos, en 2005.

No obstante, muchos de los rescatistas se quejaron porque el actor no acudió solo a ayudar a los damnificados, sino acompañado de su equipo personal de fotografía y video. 

También es parte activa en al reconstrucción de Haití después del terremoto que en 2012 dejo a miles de personas afectada en la isla caribeña.

Incluso, el sábado pasado, el mismo día en que Rolling Stone publicó el texto de su autoría contando su reunión con El Chapo, Penn ofreció una gala en la que se recabaron fondos para una fundación que ayuda a ese propósito. Muchos famosos se dieron cita, incluida Madonna, quien a partir de entonces ha despertado el interés de la prensa rosa acerca de una posible reconciliación con su exmarido.

Sean Penn estuvo casado legalmente hasta 2010 con Robin Wright, y en 2012 salió brevemente con Scarlett Johansson. En 2013 se supo que salía con Charlize Theron y un año después anunciaron su compromiso. La actriz sudafricana confirmó seis meses después que dejaba de ver sentimentalmente al actor sin explicación aparente.

Y actoralmente hablando, es más que reconocido. En 2004 ganó el Oscar por Mystic River, y otro más en 2009 por su papel del activista gay en Milk. Además, se ha llevado 67 de los 93 premios a los que ha estado nominado según su perfil en IMDB.

Y como cereza del pastel, el año pasado le entregó el Oscar a Mejor Director a Alejandro González Iñárritu, con quien trabajó en la cinta 21 gramos.

“¿Quien le dio la green cara a este hijo de perra?”, exclamó antes de llamar al director mexicano al escenario del Teatro Kodak en Los Ángeles para que recibiera su premio.

Por eso, tal vez, Kate del Castillo se refirió a él como “más chingón que el que hizo El Padrino”, comparándolo así con Francis Ford Coppola, quien llevó al cine la historia de Mario Puzzo en 1972.

Loading...
Revisa el siguiente artículo