Jennifer Aniston no está embarazada, está harta de los chismes

Así lo escribió en un ensayo publicado en internet sobre su sentir acerca del trato que recibe de los tabloides

Por Lucía Hernández

“Nunca me ha gustado hablar de los rumores, no me gusta ponerle energía al negocio de las mentiras”, empieza Jennifer Aniston una carta para repudiar el manejo que se hace de las mujeres en los tabloides y medios de comunicación que fomentan chismes y fotos de paparazzi. 

“Para que conste, no estoy embarazada, lo que estoy es harta. Harta del escrutinio y juicio del cuerpo que ocurre todos los días bajo el disfraz del “periodismo” o “noticias de celebridades”, comenta la actriz en una carta publicada dentro del portal Hufftington Post

La protagonista inolvidable de la serie “Friends” alega que todos los días tiene que batallar con un ejército de paparazzi apostados fuera de su casa invadiendo su privacidad y atentando contra su propia seguridad y la de la gente que esté pasando alrededor suyo. 

Pero más allá de eso, lo que a Aniston le molesta es el juicio que se hace sobre la figura femenina, “La objetualización y escrutinio a la que sometemos a las mujeres es absurda y preocupante”, escribe pues dice que todos los días la personifican en los medios como un reflejo de la percepción que se tiene de las mujeres en general quienes son medidas frente a un estándar universal de belleza impuesto en donde una niña solo es bella si es increíblemente delgada. 

Jennifer se manifiesta en contra de las “noticias” que están basadas en la especulación del aspecto de las personas y la manipulación de imágenes para contar historias que no siempre son ciertas. 

Y para ejemplo, la actriz menciona que en el último mes, las portadas de tabloides se han llenado de noticias acerca de su supuesto embarazo , siendo lo que más le molesta a la actriz que se asuma que una mujer no es plena ni no es madre, esposa o está con alguien, “Estamos completas con o sin pareja, con o sin hijos. Nosotras decidimos por nosotras mismas qué es hermoso cuando se trata de nuestros cuerpos”. 

Por lo que finalmente invita a los lectores a no nutrirse del tipo de periodismo que juzga o especula sobre la vida de las mujeres ni menos aún que las objetivice, “Y quizá, algún día, los tabloides verán el mundo desde una perspectiva diferente, más humanizada porque los consumidores dejarán de comprar su basura”, concluye la actriz. 

Lee el ensayo completo aquí

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo