Mariana García Luna; Entre Vivos y Muertos

Después de publicar dos libros de manera independiente, la escritora regiomontana lanza su tercera novela, ahora con el respaldo de Alfaguara Juvenil

Por DANIELA PÉREZ

Simeón es el protagonista de Memorias del más allá, para vivir en el más acá, un anciano convencido de que algo falta en su vida, así que viaja a Tijuana para buscar las respuestas que necesita y darle un sentido a su existencia. Decide consultar a quienes ya vivieron: los muertos. A partir de ahí logra reconciliarse con la vida y encontrar la felicidad. Mariana García Luna platicó con Publimetro acerca de ésta, su tercera novela.

¿Qué te inspiró a escribir esta historia? ¿Conoces realmente un Simeón? ¿Hay una persona así en tu vida?
—No, claro que no. Simeón es totalmente ficción, pero él se pregunta las cosas que yo me he preguntado toda mi vida. Simeón tiene bastante de mí, pero es un personaje inventado. Esta historia surge de esas preguntas, desde chiquita me he preguntado ¿qué hacemos aquí?, ¿a qué venimos?, ¿por qué llega la muerte?, ¿qué hay después de la muerte?, ¿por qué no podemos ser felices?, ¿por qué nos complicamos tanto la existencia? Fue un ejercicio de 37 años, a esa edad escribí el libro (actualmente tengo 42) y llegué a esas conclusiones. Es una propuesta que yo hago, de que viví esas experiencias y creo que esta es una manera para ser feliz.

¿Cuál es el mensaje o la reflexión que le quieres dejar a la gente que lea esta novela?
—¡Este libro está lleno de mensajes! Y aunque es una historia muy sencilla que se lee muy fácilmente, creo que es un libro que tiene varias relecturas. Yo misma lo he leído varias veces, ahora lo volví a leer para prepararme para la presentación, para las entrevistas, y le voy encontrando cosas nuevas, que al principio no me quedaban muy claras.
Para mí, el mensaje más importante es que tú eres el responsable de tu vida y de tu propia felicidad. No tienes que estar esperando a que venga nadie a darte la felicidad, porque la felicidad ya está en ti, simplemente tienes que encontrarla.

¿Cuánto tiempo tardaste en escribir este libro?
—Ha sido uno de los libros con los que mayor facilidad salió, en total fue como un año y tres meses. La novela anterior tardé 10 años en terminarla, para que te des una idea.

¿Hubo alguna parte difícil en el proceso? ¿Obstáculos o retos a superar?
—Lo más difícil fue encontrar la voz de Simeón, porque para empezar es hombre, entonces ya es totalmente distinto a mí. Es una persona mucho mayor que yo y vive en una situación diferente a la mía. Entonces, encontrar esa voz sin caer en el cliché de lo que tiene que ser una mecánico, Simeón es mecánico, yo no quería un personaje vulgar. Tenía que crear mi propio mundo, mi propio personaje, con un lenguaje coloquial, pero sin caer en lo vulgar. En el libro hay sólo dos o tres palabras altisonantes y porque se necesitan, tampoco iba a censurar. Es parte también de mi propuesta, no caer en el humor fácil ni en la risa fácil.

Por otro lado, ¿cuál fue el mayor aprendizaje que te dejó el escribir esta historia? ¿Descubriste algo que ti que no conocías?
—¡Qué bonita pregunta! ¡Sí, por supuesto! A mí este libro me sorprendió, yo no esperaba que iba a escribir algo de este tipo. Mi línea era un poco diferente. Desde que estamos hablando de muertos y fantasmas, hay un realismo mágico, y mi línea era más poética, mis cuentos eran de otro estilo. Pero se me presenta esta historia con esta temática, tocando conceptos hasta cierto punto espirituales y me sorprende que cambié y me atreví a contar cosas de mis vivencias y mis experiencias. Me abrí a otra forma de escritura, me atreví a escribir para sanar el alma.

¿Y lograste sanar tu alma? ¿Había cosas que sanar?
—Por supuesto, y las sigue habiendo, sigo trabajando en eso. Para mí, este libro marcó un parte aguas en mi vida, un antes y un después. Lo escribí después de pasar muchas crisis existenciales, depresiones profundas, desamores, muchos traumas. Pero tuve ciertas experiencias que me ayudaron a salir de eso y este libro es el resultado de lo que aprendí, y que sigo aprendiendo.

¿Cómo te sientes de presentar Memorias del más allá, para vivir en el más acá, en la Feria del Libro de tu ciudad natal?
—Imagínate, me siento súper contenta, orgullosa, satisfecha, emocionada, feliz. Yo empecé como independiente y hago muchas cosas en la FIL con mi grupo de escritores independientes. Ahora ya llegar con este sello editorial, que parecía un sueño guajiro muy lejano, ya es una realidad. Como decimos: “me voy a presentar en las salas de abajo, en las grandes”. Te lo digo y estoy con una sonrisa de oreja a oreja.

Por último Mariana, ¿qué le dirías a nuestros lectores acerca de tu libro para que no falte en su biblioteca personal?
—Es un libro que los va a hacer reír, que los va a conmover, que les a va a tocar el corazón. Simeón es un personaje que los va a llevar de la mano por la vida de él, pero los va a hacer ver su propia vida. Creo que al terminar de leer van a abrazar el libro y van a hacer a Simeón parte de su vida.

Loading...
Revisa el siguiente artículo