Gareth Edwards: Una nueva visión para Star Wars

El director, Gareth Edwards, especialista en Ciencia Ficción y largometrajes independientes cuenta de su aportación con Rogue One al universo de Star Wars del que ya era fan.

Por Lucia Hernández

Con el pasar de los años, las tramas de las películas, especialmente de Star Wars se han ido adaptando a la situación política y social que se respira en el mundo. Así que no es de extrañarnos que para Rogue One, se haya enfatizado en el valor del trabajo en equipo, un equipo que se distingue por la diversidad étnica que representa así como por las escenas más íntimas y hasta un poco improvisadas. De todo esto nos habló Gareth Edwards, director de “Rogue One” en entrevista con Publimetro. 

¿Qué te hizo decir que sí a un compromiso que tomaría dos o tres años de tu vida?
–Era difícil decir que no. Si hubiera dicho que no, probablemente estaría caminando viendo carteles que dicen Rouge One con ese pequeño nombre en la parte inferior nombrando a otro director y creo que me sentiría terrible de que podría haber sido yo. No había elección real. Hacer una película de Star War es increíblemente intimidante debido a toda la presión por lo increíble que han sido las películas anteriores. Sí, es muy  difícil hacer una película como esta porque es como un maratón así como tú dices, de dos a tres años, pero no habría podido vivir conmigo mismo sabiendo que había recibido esta oportunidad y el mejor trabajo del mundo para un cineasta y no haberlo tomado. Solo durante cinco segundos llegué a pensar que no podría hacerlo.

En cuanto al casting de Diego Luna o Felicity Jones y todo el elenco que es tan diverso en términos de nacionalidad y raza. ¿Fue tu decisión o del estudio?
–Hablé con el director de casting, hice sugerencias, y luego los presentamos al estudio y ellos dijeron que sí a todos los que presentamos. Obviamente queríamos un elenco que fuera más diverso que las películas originales de Star Wars porque es un reflejo de cómo vivimos hoy. Tuve mucha suerte de ser ver a Star Wars por primera vez como un niño donde habían acentos británicos que me inspiraron a hacer películas por lo que esta vez quería que otros niños se sintieran conectados a estas películas como yo lo estuve. Además la película misma, la historia trata sobre la formación de la alianza rebelde que está muy fracturada y de diferentes partes de la Galaxia. En el Episodio IV tenemos el escuadrón que ataca a la Estrella de la Muerte, pero en nuestra película tenemos estos diferentes escuadrones y queríamos que se sintiera diferente, que pareciera diferente por lo que queríamos tener esta mezcla ecléctica de etnias en la película. Eso sí, nunca decidimos que este personaje sería de una nacionalidad en particular, fue más como quién es el mejor actor del mundo y lo mejor es que podíamos elegir de todo el mundo.


¿Qué te hizo mirar a Diego Luna?

–Su personaje Casian es un espía rebelde que hace cosas como parte de su trabajo que no son muy agradables, por lo que buscaba a un actor que fuera muy agradable para que, sin importar lo que sucede en la película, pudiera mantener a la audiencia de su lado y Diego vino a la mente porque tiene esta cualidad muy adorable que no importa qué está haciendo, siempre cae bien. Él es del tipo que entra en una habitación y quieres sea tu mejor amigo como en dos segundos. Además, es muy accesible. Él no tiene miedo de exponerse a sí mismo y bajar sus defensas y mostrar su lado emocional. Yo no quería la idea de un luchador que fuera frío y duro, no puedo relacionarme con eso yo mismo, no crecí así. Yo quería un ser humano. Así que con Diego en la película elegimos momentos donde se alcazar a ver momento tormentoso que estaba viviendo y que él estaba realmente luchando con sus decisiones.
¿Cuánta libertad te dio el estudio para hacer este tipo de película?

–Hay mucha presión, obviamente es una gran cosa hacer Star Wars. Pero creo que adoptamos el tema de la película y empezamos a rebelarnos, empezamos a hacer lo que pensamos que era correcto. Y la mayor parte del tiempo nos salimos con la nuestra. La gran ventaja es que la película no es parte de la saga por lo que no tiene que tener su propia franquicia, se sostiene por sí sola así que nos dieron un montón de libertad. Hay mucho más realismo en la narración de la historia porque no tenemos que someterla a una secuela porque esa ya existe, es Star Wars original. Así que se nos permitió ser mucho más valientes de lo que creo que suelen ser películas como ésta, y creo que la gente la vea se sorprenderá de lo diferente que es.

La historia detrás de Rogue One

Ya sabemos que el objetivo es Estrella de la Muerte, pero mencionaste que hay un final inesperado. ¿Qué tan difícil fue lograr eso cuando todos los fans ya saben que va a a suceder?
–Fue un trabajo de amor durante mucho tiempo, fue como descifrar un código donde intentas varias combinaciones y te das cuenta que algo no está bien y sigues adelante hasta que un día se desbloquea. Nos tomó como un año entender nuestra historia pero no quiero arruinarlo para la gente así que no voy a decir mucho, pero Chris Weitz, que es uno de los escritores dijo algo en una reunión y nos gustó, fue perfecto y nunca miramos hacia atrás, nunca cambió. Así pasa quizá en todas las película pero sobre todo en ésta, porque normalmente las cintas comienzan con una idea y se ramifican y van en cualquier dirección que tome el cineasta, pero la nuestra tiene que terminar en una idea muy específica, así que tuvimos que trabajar al revés de como funcionan las películas normales. Pero gracias a eso tuvimos la seguridad de que íbamos bien, y de que iba a funcionar, de que era bueno, así que siento como que nuestra película construye y construye y tiene un atractivo gravitatorio hasta el final. Es muy frustrante como cineasta no poder hablar de ello. Creo que estas conversaciones serán más fascinantes después de que todos hayan visto la película, porque obviamente queremos mantener la sorpresa para todos.


La película se siente como si fuera la versión indie de la saga, más acogedora e íntima. ¿Fue eso a propósito o resultó así?
–Sí, muchas de las personas que trabajaron en la película, cuando buscamos al equipo e incluso al elenco, estábamos tratando de conseguir gente que hubiese trabajado en pequeños proyectos realmente creativos, muy artísticos y reales, emocionales, así como gente que haya trabajado en mega producciones de gran éxito. Y pensamos que la versión perfecta de Rouge One iba a combinar las dos, así que estuvimos muy conscientes con el director de fotografía, Greig Fraser, quien ha filmado películas como Zero Dark Thirty y Foxcatcher y cosas así, y escribimos un libro de reglas sobre cómo íbamos a rodar esta película y tratamos de atenernos a este libro que tenía reglas como poder grabar en 360 grados y que no haríamos una claqueta. Para empezar teníamos todas estas aspiraciones sobre cómo íbamos a comportarnos y a pesar de que a veces hay que planear cosas, nos salimos de eso bastante y eso probablemente capta el sabor de la película como uno más íntimo. Fuimos muy oportunistas. Incluso hay escenas que no estaban en guión como cuando Felicity está en el túnel y se encienden todas las luces a su alrededor, eso no estaba en la escena, sólo estábamos jugando y ella manteniéndose en el personaje y jugando con todos los elementos. Todas esas pequeñas cosas que pasaron, ahora las siento como que estaban destinadas a suceder, pero no creo que hubiesen pasado si no hubiéramos tenido ese espíritu independiente.

Rogue One se estrena a las 00:01 horas del jueves 15 de diciembre.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo