Jason Isaacs, o Lucius Malfoy, se siente tan inseguro como tú

El actor es mucho más amistoso que los villanos que ha interpretado, como en la nueva “A Cure for Wellness”

Por Metro

 

Matt Prige/MWN

Y de repente, te encuentras en una habitación hablando con Lucius Malfoy sobre sopa de masitas. Jason Isaacs, predeciblemente, no es tan terrible como Lucius Malfoy. Ha interpretado a varios antagonistas, no solo en las películas de Harry Potter. Posiblemente es más siniestro en la serie “The OA”, pero no queremos adelantar nada. Aunque en persona, es amistoso y hablador. Incluso admite sentirse incómodo en su propia piel. Esto, para un hombre cuyas interpretaciones han cautivado a una generación de fanáticos de Potter.

Isaacs está en Nueva York para hablar sobre “A Cure of Wellness”, una extraña, loca (y muy larga) película de terror. Él es el villano: un médico en un spa en ruinas escondido en los Alpes suizos quien podría estar haciéndole cosas malvadas a sus clientes. Mientras, el actor de 53 años se asegura de pasar por su restorán favorito en todo el mundo: no es un típico lugar de tres estrellas, sino que es el Joe’s Shanghai, en pleno Chinatown, el que según él tiene la mejor sopa de masitas que ha probado jamás. Así que ahí empezamos.

Esta sopa de masitas de Joe es increíble.

– Es la mejor. Las he probado en todo el mundo. Cualquier otro lugar que pretende tener sopa de masitas, en realidad sirve otra cosa. Son solo masitas aguadas, jugosas. Esta es la real sopa.

La comida asiática picante debe ser la mejor del mundo.

– Tengo una boca como de estaño, así que me gusta la comida muy caliente. Siempre busco en los menú cosas que no ofrezcan en Occidente. Y me dicen “esto es en realidad muy caliente”. Y yo respondo “está bien”. Tienes que ganarte su confianza.

¿Cómo te ganas su confianza?

– Solo tienes que ir las veces suficientes y pedir por el picante suficiente, y tienen que verte poniéndolo en tu comida. Entonces deciden dejarte, solo una vez, para ver si mueres. Si no lo haces, puedes hacerlo de nuevo.

Entonces, cuando estás grabando una película, ¿usas tu tiempo libre buscando restaurantes?

– Lo que hago cuando voy a una ciudad nueva es que veo las reseñas de comida. Después voy a los mejores lugares. Nunca son lugares elegantes a los que es difícil llegar. Grabé en París hace un tiempo, y los conserjes me mandaron a un lugar de muy alto nivel, muy bueno, de comida china. Así que fui al lugar y lo miré, y era una cosa muy fea con una luz fluorecente horrible. Pero la comida era magnífica. Siempre pasa con los lugares que no se ven tan lindos y que no parecen que tengan buena comida, pero la tienen.

¿Eliges tus trabajos o los lugares en los que trabajarás por la comida a la que puedes acceder ahí?

– Me gusta elegir mis trabajos por cosas como el dinero y las locaciones, y voy y veo lo que hay para evitar obstáculos de último segundo. Incluso aunque el resto del equipo sea bueno, hay un momento en el que dicen “acción”. Y tú tienes que tener algo para querer hacer, porque de otra forma todo se transforma en un purgatorio.

Es lindo contrastar algunos de los papeles que han hecho, que son a veces, no siempre, gente que no hace el bien. Como estadounidense, la primera vez que te vi fue en “El Patriota”, donde interpretaste al sanguinario general británico durante la Guerra de Independencia.

– ¿Sabes lo que era eso? Fue fantástico y muy bien escrito. Tenía una historia detrás que creí completamente. Creo en cualquier soldado que va a la guerra y pierde todo su sentido de la moral, porque tienes que deshumanizar lo suficiente a tu enemigo para poder matarlo.

Decidimos que él venía de una familia que había perdido todo su dinero. Hicimos una historia en la que su padre había apostado toda su fortuna. Así que solo si ganaba en su nuevo territorio, en esta nueva tierra, iba a tener su pedazo de tierra y un nombre del cual se pudiera hablar. Así que estaba muy motivado. Montamos estatuas en Gran Bretaña, en Estados Unidos, de gente que ha ganado batallas para nosotros. No queremos saber demasiado de lo que hicieron para poder ganar.

 

La mayoría de los actores que tienden a interpretar villanos dicen que nunca se ven a sí mismos como villanos.

– A veces me he hecho la pregunta: ¿me molesta?, que finalmente es una reducción de “¿me gusta hacer personajes buenos o malos?”. Es verdad que a veces hay personajes planteados de una u otra forma, pero me pongo a cientos de millas de distancia de ellos. Si es que no creo que las personas vayan a creer que tienen toda la razón, entonces me siento terrible como actor.

Así que ahí tienes a Lucius Malfoy, quien es justamente un racista y eugenista, o el tipo de “A Cure for Wellness”, quien tiene un convencimiento total sobre que el proyecto en el que está va a funcionar. Esos personajes no son fáciles de interpretar, pero son más fáciles que otros que son bidimensionales, por lo que la audiencia se vuelve “Boo!”. Porque la audencia se asusta. La audiencia ve un intento transparente por que estos personajes les desagraden.

Hay un gran y famoso bosquejo de Michell y Webb en el que los soldados nazis están sentados una noche y uno de ellos pregunta “¿somos nosotros los malos?”. Es un gran recordatorio de que todos pensamos que estamos bien.

– Hay gente terrible en el mundo. Dependiendo de tus pensamientos políticos, podrías pensar que ahora mismo hay una persona terrible en la Casa Blanca. Pero cualquier persona que escojas, cualquier cuco, si es que te sientas con él y lo entrevistas, podría racionalizar y justificar absolutamente lo que está haciendo, tanto moral como ética y estratégicamente. Aquellos son los tipos de personajes que quiero interpretar, simplemente porque así no parezco una mierda.

 

jason isaacs lucius malfoy

Es realmente fascinante poder entrar en la cabeza de ese tipo de personajes.

– Creo es esa es la razón porque… no tengo idea porqué empecé a hacer esto, pero creo que es una curiosidad real sobre lo que las personas piensan, lo que les motiva, todas las cosas que no dicen. Siempre sentí cuando niño, y a veces también me pasa ahora de adulto, que en alguna parte perdí el memo en el que todos tienen la vida explicada. Ese es el porqué ellos se sienten tan cómodos en sus pieles. Porque yo no. Estoy en una búsqueda para encontrar qué es lo que hace sentir a las otras personas tan seguras.

 

Aparte del papel, uno extrae de “A Cure for Wellness” que tuvo que haber sido filmada en un lugar extraño de Europa. La vida del actor se debe sentir bien surreal, pero especialmente en esta debe haber sido así.

– Lo extraño, que no me esperaba, era que iba a estar tan asombrado. No por las escenas, sino que por el lugar en donde grabamos. Grabamos en quizás el peor, el más perturbador lugar en el que jamás he estado en mi vida. Era un lugar llamado Beelitz-Heilstatten, un conjunto de edificios en el que Hitler se rehabilitó después de la Primera Guerra Mundial, después de haber sido herido. Todos los soldados nazis fueron ahí a recuperación. Después lo tomaron los rusos, y lo usaron para hacerle a las personas lobotomía y terapias de shock, basicamente para transformarlos en zombis. Después hubo una seguidilla de cosas terribles que pasaron ahí, como asesinatos en masa. Hubo un asesinato hace algunos años; y culparon al edificio. Es el lugar más aterrador de Alemania, quizás de toda Europa.

Y estuviste ahí por 9 meses.

– Era un lugar perturbador para estar. Estaba asustado todo el tiempo. No podía esperar más para salir de ahí. Muchas veces tenías que caminar por ahí en la noche para comer, en la oscuridad. Tenía que mantener mi cabeza gacha todo el tiempo porque no quería mirar a los edificios y ver una silueta en la ventana. Sí vi y escuché cosas sobre las cuales no quiero pensar, incluso ahora que estoy hablando contigo.

Ok, ¡no deberíamos hacerlo! Espero que puedas visitar otro gran restorán mientras estás aquí.

– No, no voy a volver allá. ¿Estás loco?

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo