Fyre Festival: el lujoso festival musical en las Bahamas que defraudó

Los promotores de Fyre Festival habían prometido una experiencia musical a todo lujo y terminó en una pesadilla para sus asistentes.

Por Lucia Hernández

Las bandas más importantes del momento presentándose junto al mar del Caribe, con alojamiento cinco estrellas, comida gourmet, fiestas en yates y la oportunidad de codearse con las modelos más famosas del momento, eran algunas de las promesas en torno al Fyre Festival.

Se trataba de un festival que se llevaría a cabo durante dos semanas en una isla privada de Bahamas y que pretendía competir con los más importantes del mundo como Coachella o Lollapalooza.

Modelos como Bella Hadid, Emily Ratajkowsi y Kendall Jenner lo promocionaron en sus redes sociales, posando en traje de baño.

https://www.instagram.com/p/BS7c_4ghGgO/

Las entradas se agotaron en cuanto fue anunciada la experiencia en diciembre y los asistentes pagaron por desde mil dólares hasta 12 mil. Otros incluso llegaron a desembolsar hasta 50 mil dólares por paquetes con todo incluido.

El festival daba inicio este fin de semana, y desde el jueves por la noche las redes sociales empezaron a llenarse con mensajes e imágenes que dejaban patente que aquel paraíso prometido en realidad era una pesadilla.

https://twitter.com/MattHalfhill/status/857828241234460672

Fyre, la isla privada en la que iba a tener lugar el evento, resultó ser un lote de tierra sin construir situado junto al hotel de lujo de la cadena Sandals.

El alojamiento con aire acondicionado lo formaban en realidad unas tiendas de campaña para situaciones de desastre, en malas condiciones, sin camas ni mucho menos la climatización que se había prometido. El hospedaje no ofrecía ni privacidad ni seguridad para los asistentes que habían pagado casi 10 mil pesos solo por alojamiento. Además, la comida de lujo se limitaba a sándwiches de queso acompañados de lechuga.

 

La pesadilla del regreso

Evidentemente, tan pronto llegaron, los asistentes buscaron regresar a Miami. Para la mañana siguiente la situación empeoró: los vuelos internos fueron cancelados, por lo que aquellos que habían acudido por sus propios medios al aeropuerto de la isla Gran Exuma para tratar de huir de aquel “infierno” se quedaron varados.

Varios asistentes dieron su testimonio a medios internacionales sobre la terrible experiencia que estaban viviendo en la isla y las horas que llevaban atrapados en el aeropuerto.

 

Chloe Gordon, quien fue contratada para trabajar en la producción del evento en marzo, se dio cuenta del desastre al momento de aterrizar en la isla.

“Cuatro días después de haber llegado ya estaba en un avión de regreso a Nueva York porque toda la cosa, como todo el mundo sabía ya, iba a ser un completo desastre”, confesó a al medio estadounidense NYMag.com .

La aspirante a productora cuenta que se encontró con un terreno de gravilla, vacío, en el que no se había empezado a construir nada y para el que no se había contratado sistema de transporte.

“Cuando contacté con las empresas que gestionaban las giras de las bandas contratadas, casi todas tenían la misma pregunta (…): ¡Ey, dónde está nuestro dinero?”, escribe.

Una de las primeras bandas en cancelar su asistencia fue Blink-182.

El grupo lo hizo saber también a través de su cuenta de Twitter, con un mensaje en el que subrayaba que el festival no tenía la calidad a la que ellos están acostumbrados.

El comunicado oficial

Los organizadores, entre ellos el rapero Ja Rule y el empresario Billy McFarland, pidieron disculpas en un comunicado publicado en su página web.

“Debido a circunstancias ajenas, la infraestructura no estaba preparada a tiempo para cumplir con lo ofertado”, escribieron.

Bella Hadid, una de las modelos que habían promocionado el festival, también pidió disculpas mediante sus redes sociales, deslindándose de toda responsabilidad.

https://twitter.com/bellahadid/status/858409189269544960

De momento, los organizadores enfrentan una primera demanda por 100mil dólares por parte de algunas celebridades asistentes.

Por su parte, las autoridades de Bahamas también pidieron disculpas por el “caos” del festival.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo