Geoffrey Rush: Un pirata narcisista y despiadado

El australiano, quien regresa con su papel de Hector Barbossa en la quinta entrega de "Los Piratas del Caribe", señala que tiene mucho en común con su personaje, razón por la cual disfruta mucho interpretarlo.

Por Felipe Herrera Aguirre

Geoffrey Rush ha sido el Capitán Hector Barbossa durante 14 años. En este tiempo, el actor ha encontrado la manera de seguir sorprendiendo al público dándole diferentes matices al pirata que él mismo cataloga como narcisista y despiadado.

En entrevista exclusiva con Metro, Rush platica sobre cómo logró mostrar un lado más profundo de este personaje, que toma un giro inesperado en Los Piratas del Caribe: La venganza de Salazar, la quinta entrega de la franquicia de Disney.

Has sido el capitán Barbossa por muchos años, ¿qué has aprendido de tu personaje?

–Es un personaje que se sigue transformando: es el villano en la primera entrega, fue descrito como alguien que fue arrancado de las garras del infierno, creo que esa es una excelente descripción para alguien muy malvado, incluso por la naturaleza del disfraz se puede notar que hay algo de arrogancia en él, al final de la primera película pensé que ahí había acabado todo, me la pasé muy bien, pero entonces me trajeron de vuelta de la muerte con vudú para reunir a los señores piratas y romper su maldición.

Si recuerdo bien en esa película todos teníamos que mostrar un emblema secreto que simbolizaba la posición de autoridad que ocupaba quien lo portaba: para Jack Sparrow eran sus plumas en su cabeza, y para mí utilizaron el ojo falso de Ragetti, en realidad esa es la única razón por la cual lo tenía en mi tripulación, todas esas veces que perdía su ojo y él salía a buscarlo cobran sentido entonces.

Después trabajé para el rey George II y me volví un pirata muy acaudalado, todo gracias a la magia de la espada que conseguí de Barba Negra, y desde entonces se vuelve tan acaudalado –tanto como Donald Trump (risas)–, que se puede ver que en su barco, La venganza de la Reina Ana, ha bañado casi todo en oro, es muy excéntrico y eso es lo que me gusta de él.

¿Qué fue lo que más te gustó de esta cinta?

–El hecho de que Barbossa y Sparrow compartieran un vínculo más allá de lo que se ha visto en las películas anteriores, me hizo sentir por primera vez que el personaje podía dudar de sus acciones; y lo del sacrificio en la última parte fue algo totalmente inesperado, pero muy satisfactorio.

¿Cómo te preparas para seguir sorprendiendo al público con este personaje después de cinco películas?

–Siempre quise estar un paso delante de la audiencia, haciendo cosas para que el público especule; por ejemplo, jugar mucho con la situación de dejar a Carina (Kaya Scodelario) guiar el navío, así la gente no sabría qué pensar de las verdaderas intenciones de Barbossa. A final Barbossa sabe que ya está viejo y que ella tiene muchas mejores cualidades para guiar un barco que él, y yo quería que la audiencia pensara que Barbossa la trata con desprecio sólo porque ella representa una amenaza para él y su conocimiento del mar, pero en realidad está planeando otras cosas.

gettyimages684967826.jpg Getty

 

¿Tú y Barbossa se parecen?

–Siempre he dicho que es fácil interpretar a Barbossa porque es vano, narcisista y despiadado, puedo decir que yo soy un poco así, además él también es demasiado guapo, como yo (risas). En realidad es muy divertido interpretar a alguien con esas características: confiado de sí mismo y siempre tratando a Jack como si no fuera tan sofisticado como él, tratándolo como un borracho perdedor más.

¿Cuál fue el mayor reto para ti en esta cinta?

–Imaginar cómo era el olor de Salazar: alguien muerto que había sido comido en partes por las criaturas marinas mientras trataba de concentrarme en la confrontación, porque si no me iban a cortar la cabeza.

Lo más difícil fue estar colgado de cabeza junto con los otros piratas porque todo el vestuario se nos caía y además perdimos el porte (risas).

Eres un pirata veterano, ¿le diste algún consejo a Javier o Kaya?

–No realmente, porque Javier es un actor muy detallista y completo, él cuestiona cada momento y evita caer en los clichés, realmente le dio al clavo interpretando a Salazar, me pareció muy divertido cuando teníamos que actuar juntos porque parecíamos dos cangrejos bailando para aparearnos: yo con mi pierna de palo y él pareciendo un crustáceo (risas).

Barbossa siempre trata de jugar con las circunstancias, haciendo que todo fuera a su favor y al mismo tiempo evitando que Salazar lo matara.

Incluso preguntarle a Salazar sobre su pasado fue parte del plan para evitar la muerte, en cierto modo fue como su terapeuta, al menos no me mataron (risas).

Tania M. Moreno / MWN

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo