A Gustavo Malajovich El jardín de bronce lo tomó por sorpresa

El autor del libro en el que está basada la nueva serie de HBO charla con Publimetro acerca de los retos que representó para un guionista escribir una novela policial que terminó convirtiéndose en un nuevo guion.

Por Lucia Hernández
HBO
A Gustavo Malajovich El jardín de bronce lo tomó por sorpresa

El jardín de bronce marca el regreso de HBO a producir una serie en Argentina luego de 12 años de no hacerlo. Y lo hace con una historia original de Gustavo Malajovich, la pluma detrás de exitosas telenovelas del país como la más reciente Esperanza mía,  que narra una situación muy familiar para toda Latinoamérica: la desaparición de una niña.

¿De dónde vino la inspiración para esta historia?

— Yo tenía una idea inicial de la novela que tenía que ver con una situación muy común para los padres que cuidan a sus hijos pequeños, que es un padre que pierde a su hija de cuatro años en un tren subterráneo y que luego al ir a buscarla a la siguiente estación, no la encuentra y se da parte a la policía pero las horas pasan y la niña no aparece. Entonces la angustia crece y el padre comprende que no es que perdió a su hija sino que se la llevaron para después aceptar que el único que la puede encontrar, quizá es él. Ese era mi primer planteo muy general de la historia. Lo tenía anotado en mi computadora entre otras tantas ideas de historias que he tenido hasta que un editor que se llama Marcelo Panoso que está en Random House, me preguntó si tenía alguna idea para alguna posible serie literaria policial y yo le conté ese planteo, porque quizá podía dar inicio a un personaje que buscara gente perdida, aunque el primer caso lo viva en carne propia. Eso generó la novela El jardín de bronce, en la portada de la novela dice “Caso 1” porque la idea es que el personaje de Fabián Danubio luego intervenga en otros casos de desaparición, y sea su especialidad. Escribí la novela, y empezó a tener un éxito crítico, los lectores la apoyaron mucho y la difundieron mucho. Yo me sorprendía cada vez más porque es la primera novela que escribo y después Diego Andrasnik de Polka (Producciones) leyó la novela, le gustó mucho, se la mandó a la gente de HBO y a todos les gustó y decidieron ir adelante con un proyecto de adaptación de la novela a una serie.

¿Qué tan desafiante fue para ti escribir en formato novela cuando tu experiencia primordial era hacer guiones?

— Mucho. A mí me gusta mucho leer, sobre todo los géneros policiales, el fantástico, la ciencia ficción y siempre tuve esa deuda pendiente con la literatura, pero cuando me dicen que escribiera una novela justamente inició el desafío. Entonces le envié a mi editor un primer borrador de la novela para ver si pintaba bien y si debía seguir adelante. Al editor le gustó mucho y seguí y así fue como empecé a desarrollar cada secuencia y a escribir ya con mayor fluidez y ocupando todos los recursos literarios y cuando empecé a enviarle al editor las diferentes partes que llevaba escritas, me sorprendí de nuevo porque me dijo que estaba muy bien, que no necesitaría ningún tipo de coautor sino que se iba directamente a corrección de estilo. Y así fue como terminé escribiendo una novela de 12 páginas sin haber escrito nunca nada y funcionó.

El jardín de bronce

Yo creo que finalmente el ritmo que te da como narrador escribir un guion fue lo que provocó una novela tan ágil e intrigante, ¿no?

— Claro. El guionista es sobre todo un artesano que tiene que trabajar sobre un relato que no decaiga su tensión dramática o su imagen de interés. Quizá toda esa experiencia de escribir guiones me ayudó a la hora de ponerlos en juego al escribir una novela. He sido un autodidacta en ese sentido.

¿Cómo fue para ti ver este primer capítulo con actores dando vida a los personajes que tú creaste?

— Para mí fue muy fuerte. Primero vi el primer capítulo el año pasado cuando empezaron las primeras ediciones, aún les faltaban cosas de posproducción y lo vi de nuevo hace poco. No completo, pero sí algunas partes. La verdad que fue una sensación muy fuerte y muy emotiva para mí. Uno como guionista está acostumbrado a ver lo que uno escribió en la actuación y en la puesta en escena de un director, pero esta vez fue más impactante porque es una novela que yo escribí, que yo diagramé y luego con los guiones que escribí con Marcos Osorio Vidal y es como que se multiplica la satisfacción. Recibí sorpresas de la actuación y de la dirección. Ver cómo el actor resuelve las situaciones es enriquecedor y gratificante.

¿Tienes algún plan para verla el día del estreno?

— Voy a estar con mi familia, viendo el capítulo o quizá me reúna con algunos amigos. Yo ya vi el primer capítulo, pero quiero ver las reacciones de los otros espectadores y quizá abra alguna botella de champán para cumplir con la tradición de los guionistas.

¿Seguirás por la serie policial?

— En cuanto a la serie ya estamos trabajando en la segunda temporada. En paralelo estoy trabajando con la segunda novela con el personaje de Fabián Danubio que no se va a llamar El jardín de bronce, se llamará El hombre de niebla. Lo que va a pasar es que el caso que resuelve Danubio en la segunda temporada y en la segunda novela, no es el mismo. Se han bifurcado los universos de ficción. Es el mismo personaje con distintas aventuras. Eso me está divirtiendo mucho hacerlo porque así el público puede tener historias distintas en la literatura y audiovisual. Creo que como espectador eso es muy atractivo.

También te puede interesar:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo