Podría haber una nueva película de El Planeta de los Simios: Andy Serkis

El actor y director de cine británico, que se ha convertido en un experto en realizar personajes computarizados, visitó la Ciudad de México para promocionar la más reciente entrega de la saga que se estrenó este fin de semana

Por Marisol Orta

"El planeta de los simios: La guerra" se estrenó en dos mil 500 pantallas en en formatos 2D, 3D, 4DX y 4XD, subtituladas y dobladas por todo el país.

¿Cuál fue el mayor reto de interpretar a César en esta tercera entrega?

Bueno, yo no estuve involucrado en la creación del guión ni en la dirección, pero en el desarrollo del personaje sí. Cuando empezamos a hacer (R)evolución, el director Matt Reeves amaba el punto de vista de César, pero para dar continuidad a la historia en La Guerra, debía tener un aspecto más humano. El gran reto para nosotros fue encontrar el punto medio donde César no perdiera credibilidad como un simio más humanizado, con emociones, pensamientos y un lenguaje mucho más fluido. 

¿Qué cualidades de ti tiene César y qué de César tienes tú?

Es muy interesante, en esta película creo que hay más de mí en el personaje. En las demás entregas César buscaba algún tipo de estímulo porque pensaba como un líder de la sociedad y cómo un líder debía ser. En Guerra, todas sus experiencias debían salir de mí. Para crear al personaje tuve que pensar cómo reaccionaría yo si tuviera una situación similar a la que él estaba pasando, atado a un simio humano. César estaba siendo yo.  

Si fueras César y tuvieras que mandar un mensaje a la humanidad, ¿cuál sería?

Yo les diría como César: Casa, Familia, Futuro. Creo que la razón por la que este tipo de películas siguen funcionando es porque son una alegoría a la condición humana. Reflejan a la humanidad no importando en qué etapa esté. Cuando los guionistas escribieron la guerra de los simios, estábamos viviendo una época en la que había una crisis de refugiados y no es que los filmes sean satíricos, sino que comentan aspectos de la condición humana. Y si nosotros perdemos la habilidad de ser empáticos con nuestros hermanos humanos, tenemos otras criaturas con los que compartimos el planeta. Lo podemos sentir, el planeta está amenazado. Y como contadores de historias hacemos lo mejor que podemos hacer para que la gente piense en esto, y no de forma política. Nos permite cuestionarnos de una forma más profunda a través del entretenimiento. 

¿Podemos esperar un nuevo filme de El Planeta de los Simios?

En esta entrega César cumple su ciclo. Creamos la leyenda de una criatura mítica. Este fue el personaje que liberó a los simios y liberó a los humanos. Esto no significa que sea la última película sobre El Planeta de los Simios. Nosotros queremos llegar al origen del filme que se hizo en los años 60 y aún nos falta mucho. Ésta es sólo la parte final de la historia de César. Lo interesante de todo esto es que podemos crear a cualquier personaje. Nosotros queremos continuar con esta franquicia. 

¿A qué consideras se debe el éxito de esta saga?

Lo maravilloso de estas franquicias es que nos sentimos muy afortunados de poder hacer contenidos con mucho significado y que tienen audiencias muy profundas. Para mí hay muchas películas en el mercado que no tienen nada que decir. Películas cínicas que sólo tratan de ganar dinero, por eso es que la gente aprecia filmes con profundidad, que dicen algo nuevo, que son inteligentes, provocativas, que no tienen el propósito de impresionar. Los personajes en El Planeta de los Simios tienen cara interna, con emociones. Fox estudios permitió a Matt Reeves, director de esta entrega, hacer un filme con el 70% de emociones y no de grandes explosiones. Y aunque se trata de una guerra, tiene mucho que ver con el conflicto interno, como seres humanos y, en este caso, como César.  Esta trilogía además de entretener, tiene un significado profundo y un compromiso social. 

¿Qué diferencia existe para ti al realizar un personaje humano y otro animado?

Bueno, lo interesante de esto es que como actor nunca he realizado un papel diferente ya sea con imágenes animadas por computadora o siendo un humano. No hay distinción para mí en la actuación. Pero creo que a la gente de los cuerpos de premiación aún le falta mucho tiempo para entender que la tecnología no hace el personaje, sino que somos los mismos actores  quienes los creamos. 

¿Qué modalidad te gusta más?

La verdad es que no puedo decidirme por alguna. Por alguna razón hay un misterio con la tecnología que capta el movimiento. Esa tecnología no actúa las escenas, no crea a los personajes. Por ello tampoco creo deba haber una categoría distinta en las premiaciones para estas actuaciones.  

A mí me encanta esta tecnología por lo que ofrece, cuando me dan un guión me conecto con la historia. Pero lo que me encanta es lo que se puede crear. Es la herramienta más liberadora, porque cualquier actor puede ser lo que sea, cualquier personaje. Después de interpretar a Gollum en la trilogía de El Señor de los Anillos, vino King Kong, pasé de ser un hobit de 3 metros a un gran gorila de 6 metros. Esto me ha convertido en un abogado de la captura de movimiento por computadora por eso he creado un estudio en Reino Unido para hacer distintos personajes. 

¿Siempre quisiste dedicarte a la actuación?

¡No! Yo estudié artes visuales. Antes de ser actor quería ser pintor. En realidad siempre me ha gustado contar historias a través de la visión, por eso soñaba con ser director de cine. Después de hacer King Kong me pidieron realizar algunas capturas de movimiento para un videojuego y poco a poco he logrado ese sueño. ¡Siempre he querido dirigir! Y de alguna forma hacer captura de movimiento me ha permitido explorar mi carrera en distintas áreas. 

¿Cuál de los personajes que has interpretado es tu favorito?

¡Sí! En muchas formas es César, pero también Gollum, pues por él comenzamos con este viaje de utilizar la tecnología de captura de movimiento. Pero César me encanta porque es muy humano. 

Loading...
Revisa el siguiente artículo