Edith González será muy franca con el tema del cáncer en su libro

La actriz Edith González continúa en “Un día particular”, que se traslada al Teatro Rafael Solana

Por Notimex

A casi un año de dar a conocer que padecía cáncer de ovario, la actriz mexicana Edith González advirtió que será franca y dura cuando aborde en su libro autobiográfico las complejidades que vivió por la enfermedad.

La protagonista de series “Eva la trailera” y “Doña Bárbara” indicó que va lento en su relato porque escribe “muy seco”.

“No escribo dulcemente, escribo duro y sí: soy muy franca, muy llana; no hay nada adornado, nada dulcificado sino así como va, como sale. Creo que eso va a tener un valor. No sé para quién, por lo menos para mí lo tiene y estoy avanzando poco a poco”, explicó.

Informó que por lo pronto continúa en la obra “Un día particular” que luego de ocho semanas en el Teatro San Jerónimo Independencia traslada su temporada al Rafael Solana con funciones a partir del viernes.

Ante la prensa, la actriz comentó que subir al escenario es un goce y que padecer cáncer no fue un reto.

“Con toda la humildad, pero también con toda la fuerza del mundo, aquí estoy. Hace un año quien sabe, pero aquí estoy y yo me lo propuse, yo me lo cumplí. Me hice la promesa de que no me iba a dejar venir no importa cual fuera el resultado”.

En “Un día particular” Edith González interpreta a “Antonieta”. Es una pieza basada en la película “Una giornata particolare” que en 1977 protagonizaron Sophia Loren y Marcello Mastroianni. Fue galardonada con el Globo de Oro de 1978 y recibió una nominación al Premio Oscar para Mastroianni y otra a Mejor Película en lengua extranjera.

Su personaje es el de una mujer casada que hundida en un matrimonio aplastante conoce a su vecino “Gabriel” (Luis Felipe Tovar) justo el día de la visita oficial de (Adolf) Hitler a Roma.

“Estoy muy contenta de ver los teatros llenos en Cuernavaca y Puebla porque las funciones estuvieron agotadas. No hay mejor medicina para lo que sea, que el aplauso del público”.

Destacó que al espectador le gusta la trama porque se ríe, pero también se conmueve y llora porque se identifica con los personajes o con el contexto histórico.

“La obra tiene muchos matices. Habla sobre la ignorancia y es un mensaje personal hacia todas las Jacintas, Teresas y Albertas que hay en nuestro país. De cómo la ignorancia nos hace ser sujetos y objetos de maltrato”.

Se refiere también, dijo, a la posibilidad del amor, de almas, del encuentro de dos seres: uno es muy culto y aunque la otra es inteligente, tiene un bajo nivel escolar.

“No porque esté planteada en 1938 no tenga que ver con lo que estamos viviendo, pues es una época totalmente actual y muy vigente. Me siento soñada, como avión, muy empoderada y contenta de estar en las tablas y entregar todo a un personaje tan entrañable como ‘Antonieta’”, detalló Edith González.

 

También te puede interesar:

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo