Los Caligaris estremecen la CDMX con 'El show más feliz del mundo'

La banda argentina festejó sus 20 años de vida en el Palacio de los Deportes

Por Karina Bobadilla
Cortesía Ocesa
Los Caligaris estremecen la CDMX con 'El show más feliz del mundo'

Ellos cumplieron su palabra. Transpiraron alegría, llenaron el escenario de globos y colores, pusieron la fiesta en cada melodía y en cada grito y en cada brinco de sus 20 mil fervientes que hicieron estallar el Palacio de los Deportes: Los Caligaris dieron el 'Show más feliz del mundo' para festejar sus 20 años de vida con uno de sus públicos más fieles, el de México.

Las luces del inmueble en la Ciudad de México se apagaron y las narices rojas de payaso se encendieron en la pista y en las tribunas, cual ritual que ya no puede faltar en un recital de los cordobeses, entonces ellos saltaron al escenario y se desató la euforia mientras un pequeño popurrí advertía lo que se viviría esa noche bajo el domo de cobre.

"Mi estanciera y yo", abrió el repertorio de las casi 30 canciones que los alegres Caligaris interpretaron, incluidos sus infaltables temas como 'Razón', 'El oasis ', 'Quereme así', 'Entre vos y yo', 'Florentinos y Ferminas', 'Todos Locos', 'Mejilla izquierda', entre otros.

"Les debe de gustar mucho una banda para comprar un boleto seis meses antes", lanzó Juan Carlos Taleb para hacer sentir afortunados a los presentes, pues presumió que las entradas se agotaron a pocas semanas de que salieron a la venta, pese a que la agrupación del 'Cuarteto Rockero' se presentó apenas en mayo de este año en la capital del país.

Los integrantes de la banda se mostraron todo el tiempo agradecidos con sus seguidores por hacer realidad su sueño de tocar en uno de los escenarios más emblemáticos del país y se dieron el tiempo de recordar sus inicios en el Foro Alicia y su primera vez en México, hace 10 años, nostalgia que intensificaron al interpretar melodías 'viejitas' como ellos mismos les llamaron: 'Dos viejitos', 'Palito, bombón helado', 'Game Lover', 'A vos' y más.

Pero la fiesta no hubiera estado completa sin el himno. 'Kilómetros' terminó de despeinar hasta la última peluca de colores en el público y dejó sin playera hasta el más tímido fan, pues como lo dicta la tradición, estas se agitaron a ritmo del 'parararararará' más festivo y efusivo de todos los tiempos, el de los 20 años, el que dejó afónicos a todos, el del 'Show más feliz del mundo', el de la promesa y el sueño que se cumplió la noche del 7 de octubre.

RAÚL SENCILLEZ PRESUME SU TATUAJE DE MÉXICO

La sorpresa de la noche fue protagonizada por Raúl Sencillez, quien 'presentó' de manera oficial su tauje de la bandera de México que plasmó sobre su brazo izquierdo hace algunos meses, en agradecimiento al apoyo recibido desde este país.

"Prometí que cuando cantara desde el Palacio de los Deportes me iba a tatuar la bandera de México", confesó el hermano de Martín Pampiglione, antes de interpretar 'El amor nunca pasa de moda'.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo