El fotógrafo Terry Richardson es vetado tras acusaciones de abuso

Los señalamientos de su comportamiento sexual durante su trabajo no son nuevos en la trayectoria del fotógrafo

Por Marisol Orta
Getty Images
El fotógrafo Terry Richardson es vetado tras acusaciones de abuso

El famoso fotógrafo Terry Richardson, quien ha trabajado con celebridades como Beyonce, Miley Cyrus, Rihanna, Cara Delevigne y Kim Kardashian, entre muchas otras más, enfrenta el veto de algunas de las principales revistas de moda en el mundo tras el surgimiento de acusaciones de acosos sexual en su contra.

Los señalamientos de su comportamiento sexual durante su trabajo no son nuevos en la trayectoria del fotógrafo, quien también ha sido cuestionado por su labor, con referencias abiertamente sexuales.

Las publicaciones Vogue, GQ, Vanity Fair son algunas que han cancelado cualquier sesión fotográfica con Richardson, de acuerdo con el sitio Daily Mail.

Según informó Daily Telegraph, entre las revistas de Condé Nast International circuló un comunicado en donde se pedía “cancelar o sustituir con otro material” futuras colaboraciones de Richardson.

Terry ha rechazado las acusaciones de abusar sexualmente a modelos, aprovechándose de su estatus. Richardson fue quien dirigió el polémico video Wrecking Ball, de Miley Cyrus, del que ella se arrepintió tiempo después.

En 2014, cuando fue acusado de abusos por seis modelos, Richardson escribió una carta al Huffington Post en la que negaba por enésima vez las acusaciones:

"Colaboré con mujeres adultas que conocían perfectamente la naturaleza del trabajo. Nunca usé una oferta de trabajo o amenazas para obligar a alguien a hacer algo que no quería. Siempre respeto a quienes trabajan conmigo, reconociendo su libertad de elección y aceptando sus decisiones". Cada vez que ha surgido un caso similar ha negado los hecho. Ante su veto, por ahora no se ha pronunciado.

El estadounidense de 52 años, despuntó en la década de los noventa por su estética cruda y provocadora, que recuperaba la estética porno de los setenta y pronto viró hacia la sexualidad explícita.

El movimiento se presenta varias semanas después de que se desatara en Hollywood un escándalo por las decenas de mujeres que han acusado al productor Harvey Weinstein de acoso sexual.  Con el hashtag #MyJobShouldNotIncludeAbuse (“mi trabajo no debería incluir abuso”, en español) la top y activista Cameron Russell está liderando una campaña en Instagram para arrojar luz sobre el alcance del problema en su sector. 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo