Marisol Schulz: 'No hay una muerte del libro'

La directora de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara (FIL) vive intensamente la feria y habló sobre poder del libro, ante un mundo digital.

Por Gabriela Acosta
Foto | Cortesía FIL Guadalajara / Lisbeth Salas.
Marisol Schulz: 'No hay una muerte del libro'

Marisol Schulz Manaut, LA directora general de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) tiene una gran pasión por los libros desde la infancia.

Recuerda con emoción que antes de saber leer su madre, Dolores Manaut, ya le leía en voz alta historias infantiles.

La directora de la feria del libro más importante en castellano, se dijo listo para la edición número 31, que inicia este 25 de noviembre y finalizará  el 3 de diciembre.

¿Cómo vives cada inicio de la FIL?

– Es la quinta feria que me toca dirigir  y cada una es distinta, por supuesto dependiendo del invitado o quiénes vienen. Se vive con mucha emoción, por supuesto también se vive con estrés porque todo lo que ya se hizo, se hizo y todavía hay muchos puntos que se tienen que resolver.

En general, estamos en un momento de mucha emoción y resolviendo – por lo general- cosas mínimas.

¿Qué destacas en cuanto los cambios y adaptaciones de la feria?

– De cinco años a la fecha hay muchas formas de comunicarse, simplemente los smartphone, lo que son las aplicaciones, etcétera, pues no es lo mismo lo que ocurre ahora a lo que ocurrió a cinco años y los intereses del público van cambiando.

En cinco años no existía realmente el fenómeno de los booktubers o youtubers, no tenían la fuerza que tiene ahora, eso se ha incorporado.

La feria debe ser muy sensible, cuando digo la feria hablo de la gente que la organizamos, a todas estas particularidades del consumo y necesidades culturales. Creo que sí hemos sido sensibles a estos cambios.

¿Cuál podría es el mayor poder que tiene un libro?

– No creo que lo que está en papel se esté quedando atrás, yo creo que lo que está en papel es tan vigente que tenemos libros  milenarios o códices que ahí siguen dando información y nos siguen enriqueciendo.

Estoy completamente  en desacuerdo con la afirmación de que todo lo impreso se está quedando atrás, el libro sigue aportando  y enriqueciendo a todo aquel al que llega, en cualquiera de los formatos, pero  el formato papel lejos de desaparecer  tiene mucha vigencia.

Eso es una falacia, una visión que se tuvo apocalíptica hace unos 10 ó 15 años que se iba a morir el libro impreso y la realidad nos está demostrando todo lo contrario.

Ahora, coexiste con los libros electrónicos y cierto tipo de publicaciones; por ejemplo, la gente ya no consulta diccionarios de la misma manera como hace diez años, ya se hace vía electrónica por lo general, pero la lectura tiene mucho peso en libro impreso, no hay una muerte del libro en ninguna de las maneras.

¿Cuál es el mayor desafío de los escritores?

– El desafío de los autores es el mismo en todo el mundo. El primero es escribir y cuando terminan su manuscrito ser publicado, cualquier autor se enfrenta  al mismo reto de llegar a un público mayor.

Una vez publicado, buscan que su libro sea distribuido al mayor número de lectores, ese es el reto que todos enfrentan.

¿Qué grado de sensibilidad tienen ante las peticiones del público?

– Hemos incorporado otro tipo de tecnologías  e intereses, en el caso del salón del cómic y la novela gráfica. Estamos privilegiando por lo general,  al material impreso, no al electrónico.

Tenemos esa conciencia de lo que implica la FIL, sobre todo para Guadalajara pero también para el resto del mundo en habla hispana; obviamente hay interés particular en México, así como a la gente que hacer negocios.

La repercusión de la feria cada vez es mayor  y eso a mí en lo particular me hace sentir un compromiso serio.

¿Consideras que la FIL marca  un cambio en el aspecto social o político?

– Es un punto de encuentro del mundo literario pero tambien es un lugar donde se dan cita las voces de todo tipo de ideas y donde pueden dirimirse con la palabra temas espinosos o que nos preocupan como sociedad.

Es un lugar donde los grandes pensadores también se dan cita mas allá de lo literario, mas allá de la ficción.

¿Te da tiempo de recorrer los pasillos y buscar libros?

– Me da tiempo de recorrerla, pero no me da tiempo  de comprar. No me puedo detener, mi tiempo está limitado y de hecho normalmente en los días de la feria no soy dueña de mi tiempo, porque ya tengo una agenda que cumplir para estar presente en casi todas las actividades.

Lamentablemente mi tiempo para comprar no existe, no compro libros en la feria, salvo cuando los encargo. Claro que me encantaría, pero no se puede.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo