Daniel Day-Lewis dice adiós al cine con 'El hilo fantasma'

El director Paul Thomas Anderson charla con Publimetro acerca de su trabajo en la cinta.

Por Gabriela Acosta

El hilo fantasma es una película estadounidense escrita y dirigida por Paul Thomas Anderson, quien logra imprimir un retrato iluminador de un artista en su viaje creativo, y a las mujeres que mantienen su mundo funcionando.

El filme es la octava película de Paul Thomas Anderson y su segunda colaboración con Daniel Day-Lewis, quien tras la finalización del rodaje decidió decirle al mundo que se retiraba del Séptimo Arte.

“Antes de hacer la película no sabía que iba a dejar de actuar. Sé que Paul [Thomas Anderson] y yo nos reímos mucho antes de hacer la película. Luego dejamos de reír porque los dos estábamos abrumados por una sensación de tristeza".

"Nos tomó por sorpresa: no nos dimos cuenta de lo que habíamos dado a luz. Fue difícil vivir con eso. Y todavía lo es. No querer ver la película está conectado con la decisión que tomé para dejar de trabajar como actor”.

“Pero no es el motivo por el que apareció la tristeza para quedarse. Eso sucedió durante la narración de la historia, y realmente no sé por qué””, compartió en varias entrevistas el protagonista de la cinta.

Para Paul Thomas Anderson, la idea no fue fácil de digerir, pero en entrevista habla sobre el actor y toda la carga emocional que tiene la cinta.

Paul Thomas Anderson. Foto | Universal Pictures.

¿Machismo, amor, desamor y un poco de locura tiene El hilo fantasma?

— Es muy cruda en la cuestión emocional, saturada de machismo y una dosis de feminismo. Daniel Day-Lewis es un gran actor que ganó un Óscar con la cinta There Will Be Blood también dirigido por mí. El filme es una subversión, un himno a las mujeres y a los estómagos más fuertes.

¿Qué te provocó saber que Daniel Day-Lewis tomará una pausa en el cine ?

— Él siempre está en la parte superior de la lista de cualquier director. Han pasado diez años desde que trabajamos juntos. Lo conozco lo suficientemente bien como para saber que tenía que crear una historia que le interesara para volver a trabajar juntos.

Sobre su decisión, es algo muy personal, así que estoy orgulloso de haber trabajado con él, y tener esa experiencia.

Cuando le conté la historia vi un brillo en sus ojos, fue cuando supe que volveríamos a trabajar juntos.  Trazamos bien la aventura que íbamos a seguir.

¿Qué tan enamorado quedaste de la película?

— Sigo enamorado del glamour de mitad de siglo y el romance gótico. Me gusta ese escenario de clase alta con personajes inmersos en galas, un mundo que pudiera acomodar un romance gótico.

¿Es cierto que Daniel Day -Lewis aprendió alta costura?

— Desde un principio estuvo muy intrigado sobre el proyecto, y se convirtió es un estudiante devoto de la alta costura, aprendiendo todo lo posible sobre Balenciaga y sus contemporáneos, incluyendo el diseñador de origen británico Charles James.

Además de Dior, quien revolucionó el vestir femenino alrededor de mediados de siglo. Estudiaron el temperamento artístico de artistas contemporáneos como Alexander McQueen, que fue al principio de su carrera un mensaje desafiante y lascivo para sus clientes y clientes destacados, incluido el Príncipe Carlos.

Le enseñaron todo, desde el proceso básico hasta el más elaborado de drapeado y medición.

¿Muestras algo más que una moda?

— Exacto, después de la guerra, había dos mundos paralelos de la moda, una en París, que era el mundo dominante y lo que se hacía en Londres.

Se sintió bien que se reflejara la historia de Inglaterra y de los tejidos que de las Islas británicas. Los sastres y modistas todavía hacían las prendas de tesis.

Había algo fascinante en nosotros sobre la idea de que Inglaterra emergiera de los años de la guerra, en medio de la austeridad.

¿Qué te sigue sorprendiendo de tu protagonista?

— Hace una preparación metódica, prolongada y metódica de cada papel.

Daniel hizo su trabajo como lo hace habitualmente: ese es su secreto. Lo único que sabía era que en realidad cuando llegó por primera vez en el set, ya no era Daniel, sino Reynolds Woodcock .

¿De qué trata?

Ubicada en el glamour de los años 50 en el Londres de la post guerra, el renombrado modista Reynolds Woodcock (Daniel Day-Lewis) y su hermana Cyril (Lesley Manville) están al centro de la moda británica, vistiendo a la nobleza, herederas, socialités, debutantes y damas, con el estilo distintivo de la Casa Woodcock.

Mujeres van y vienen de la vida de Woodcock, proporcionándole al declarado soltero, inspiración y compañía, hasta que se cruza con una joven tenaz, Alma (Vicky Krieps), quien pronto se convierte en un elemento estable en su vida así como su musa y amante.

Su vida, alguna vez perfectamente planeada y controlada, se ve estropeada por el amor.

 

Vestuario de El hilo fantasma. Foto | Universal Pictures.
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo