Iglesia, gobierno y militarismo son estructuras terribles para Guillermo del Toro

El cineasta tapatío ofreció sus últimos recorridos guiados; además habló de la cinta Historias de miedo que está por llegar a la cartelera.

Por Gabriela Acosta

Guillermo del Toro acudió hace unos días a Comic Con en San Diego, donde presentó Jangly Man, la nueva criatura que forma parte de su más reciente producción Historias de miedo para contar en la oscuridad (Scary Stories to Tell in the Dark), que se estrenará el 16 de agosto en México.

El cineasta tapatío ofreció su último recorrido guiado en la exposición En casa con mis monstruos en el Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara, que estará abierta al público hasta el 27 de octubre. Adelantó algo de esta cinta de Historias de miedo que está por llegar a las salas de cine.

“La adaptación de la serie de libros fue hecha por los escritories Dan y Kevin Hageman quienes han trabajado conmigo en el desarrollo de la serie animada de Netflix Trollhunters. La idea es tratar de articular un tipo diferente de películas de terror, es una película orientada al público joven pero que de miedo , pero responde al mismo modelo del libro en que está basado y que puedes leer cuando tenías 12, 13 ó 14 años”, adelantó Guillermo del Toro.

El también productor mexicano confesó que uno de sus sueños sería volver a filmar en México, en especial retoma un texto de Agustín Yáñez.

“Algún día me hubiera gustado (…) o volver a México para hacer una película que concibiera los ejercicios de encierro de Agustín Yáñez, porque Al filo del agua (novela) tiene una atmósfera profundamente espesa, católica y muy de provincia. Para mí, Agustín Yáñez y Juan Rulfo son especiales, si ustedes ven El espinazo del diablo pues será España, pero son las playas de Sayula, será la Guerra Civil Española pero es la Revolución Mexicana… será tal pero es Juan Rulfo”.

 

Del Toro estará hasta el miércoles en la ciudad para ya meterse de lleno en la pre producción de Pinochio y algunas series como Wizards, Wolves and villagers y Nightmare alley.

“Estaré en plena filmación de enero a mayo (2020) con Pinochio. Estamos trabajando en El Taller de Chucho, se trata de la historia de talleres que estamos tratando de hacer una sola vez pero bien hecho. El taller estará probado antes de empezar, y nos estamos llevando nuestro tiempo. Estructuralmente estamos incorporando naves industriales, la altura es diferente a lo que se necesitaba originalmente, pero va a funcionar todo, porque tenemos mucha asesoría, mucha experiencia en animación y va a quedar muy bien, pero va a llevar su tiempo”.

Reveló que El Taller de Chucho hará pruebas en este año, pero se abrirá hasta 2020.

“La animación se lleva mucho tiempo, se arranca con un equipo muy pequeño que genera un pequeño número de segundos, luego conforme avanzas, creas grupos más grandes y terminas generando casi un minuto. No sería este año, es probable que empecemos a filmar este año para probar algunas cosas, no hay una fecha, lo importante es filmar un ciclo de un títere caminando de izquierda y derecha durante dos días para ver que pasa con la luz y el equipo, todavía hay mucho que probar”.

Guillermo del Toro compartió durante sus recorridos personales sus miedos e inspiraciones, sobre todo que la gente conozca de dónde vienen todos esos seres imaginarios.

“En ningún otro lado yo he vivido a cuatro cuadras de un museo. En Los Ángeles trabajo, en Minneapolis he estado dos veces y también en Toronto, pero donde se gestó, los cuentos y las historias están aquí (Guadalajara)”.

Postura contra aumentos al transporte público

Durante el segundo concierto de En casa con mis monstruos Sinfónico en el Auditorio Telmex, el cineasta hizo referencia al aumento de tarifas del transporte público en la Zona Metropolitana de Guadalajara y añadió: “Son cosas muy vitales, muy próximas, no es un aumento que le pegue a las clases pudientes, es un golpe bajo y eso quise expresar”.

Por último, Del Toro señaló que espera que la exposición siga atrayendo público.

“Espero que el sistema de la exposición evolucione, y en los últimas semanas pueda hacerse sin guía”, y agregó que piezas son sus favoritas: “los Frankensteis me los quedo todos, y cuando termine la exposición me voy a echar unas cervezas [risas]”.

 

 Nacionalismo, ideologías e influencias

“Para mí, lo que existe es la manera que nos relacionamos a nivel interpersonal, que es cotidiano, trabajo y socializada, sea buena o mala; luego vienen las estructuras benignas, la que es así es la familia, las que siguen para mí son terribles y espantosas: iglesia, gobierno y militarismo”.

“La iglesia que me tocó ver de muy cerquita responde a de dónde viene mucho de mi oscuridad”.

“Soy un mago muy malo, puedo desaparecer garnachas pero para ser mago, soy muy chafita”.

“En Crimson Peak hay un cuadro que básicamente es como mi abuela. La madre de Crimson Peak, usa el camafeo  de mi abuela que aún conservo y aparece en la película como la villana. El papel tapiz tiene mariposas, polillas y en las alas está la palabra fear (miedo)”.

“Hay inspiraciones de catrinas en mis películas. Para mí, lo que haga yo puede ser una película victoriana pero a la mexicana, una película de monstruos a la mexicana, al final la maquinaria de crear, se basa en el lugar de dónde venimos, la identidad”.

“Mis películas son gabinetes de curiosidades, que he coleccionado de todo el mundo. Muchas de ellas parecen cosas inútiles hasta que necesito de ellas”.

“ Siempre he pensado que la represalia tapatía es muy cercana a la victoriana”,

“En el cuarto de lluvia tengo papel tapiz de La mansión embrujada de Disney y libros de ocultismo, que no creo nada en esas mafufadas, pero son buenos para crear mitología”.

 

 

 

TE RECOMENDAMOS:

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo