Erik Rubín aprende a controlar su modo visceral

El cantante reveló qué ha tenido que corregir de su personalidad; además trabaja proyecto con sus hijas y se extiende la temporada de Jesucristo Súper Estrella.

Por Gabriela Acosta

Erik Rubín mantiene una continuidad en su carrera. A sus 48 años ha desarrollado su faceta como músico, actor y empresario, que le ha permitido explorar diferentes facetas creativas.

Actualmente, lo vemos en el papel de Judas en Jesucristo Súper Estrella que tiene temporada en la Ciudad de México y arrancará su gira por la República Mexicana este 10 de agosto en el Auditorio Telmex de Guadalajara.

“Nací en el teatro, mi primer proyecto, bueno fue Timbiriche, pero de ahí entre a Vaselina, es algo natural para mí y el teatro es mi escuela. He participado en varias obras, es una disciplina de familia y es algo que me llena enormemente” comentó Erik Rubín.

Recalcó que a lo largo de su trabajo en la música y el teatro, ha modificado su manera de ser.

“Como Erik no me gusta ser impulsivo y llegar al arrepentimiento, prefiero ser más aterrizado, consciente; así como menos impulsivo y visceral, a lo mejor en una época de juventud lo fui más, pero ahora me he corregido un poco, no me gusta ser visceral [risas]”.

Además de su faceta como actor y cantante, tiene varias sucursales de su gimnasio Commando.

“Estoy de empresario con lo de Commando, ya abriendo varias sucursales; además, preparando un proyecto musical para sus hijas (Mía y Nina), del cual no puedo contar más pero ya está en pleno desarrollo. Estoy haciendo música para mí, me gustaría lanzar un sencillo pronto, esos son algunos de los planes a corto plazo”.

Con una trayectoria de casi 40 años, Erik suele ignorar los chismes sobre su familia y enfocarse en el trabajo.

“Mi familia siempre me ha apoyado en todo lo que hago, y ellas (hijas y esposa) viven cada proceso de mi trabajo. En esta carrera hay muchos momentos de no poder estar con ellas; por ejemplo, hicieron el viaje de verano y no pude acompañarlas, pero saben lo importante que es para mí y, por lo mismo, para ellas. Están muy orgullosas, me aplauden y reconocen cada esfuerzo, eso es uno de los grandes premios, que me apoyen y valoren lo que hago”.

 

View this post on Instagram

La familia. Apoyando 😍😍😍😍

A post shared by Erik Rubin (@erikrubinoficial) on

Judas, el otro lado de Erik Rubín

Erik Rubín señaló que el personaje de Judas en Jesucristo Súper Estrella llegó en el mejor momento de su vida.

“Este musical crea un parteaguas en mi carrera. Considero que estoy en un momento de plenitud y madurez que le ha venido muy bien a mi trabajo y personaje. Me considero una persona más consciente y todo esto le suma mucho al personaje.

"Erik le presta el cuerpo a Judas y he tratado de alejarme de lo que es la esencia de Erik. En este caso, Judas, lo trabajé con el director para hacerlo muy humano y menos visceral, es víctima de las situaciones, está tratando de salvar a su mejor amigo y compañeros, no entra en la visión de un gran villano o hacer el mal a los demás", finalizó.

 

Jesucristo Súper Estrella, de gira

Ciudad de México. 23 de agosto al 1 de septiembre, Centro Cultural Teatro 1.

Guadalajara. 10 de agosto, 17:00 y 20:30 horas en el Auditorio Telmex. Boletos de 500 a dos mil 500 pesos.

Monterrey. 17 de agosto, Arena Monterrey.

León. 3 de octubre, Poliforum León.

Puebla. 12 de octubre, Auditorio Metropolitano.

Mérida. 17 de octubre, Foro GNP.

 

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo