El Puma, listo para seguir rugiendo y agradecido por su segundo chance

Con su nuevo tour y la segunda oportunidad de vida que tiene al seguir cantando tras el trasplante de pulmón, el cantante venezolano quiere llevar un mensaje de salud

Por Christian García

José Luis Rodríguez, el Puma, se encuentra listo para celebrar dos años de su nueva vida, desde que gracias a un donante de órganos él pudo volver a vivir e, incluso, regresar a los escenarios.

Con su nuevo tour Agradecido, nombre también de su producción y sencillo más reciente, el Puma, aseguró en entrevista con Publimetro que está listo para cantar y llevar un mensaje de amor por el milagro que la vida le permitió, aunque acepta que sí existió el miedo en él.

“–¿Hubo miedo de no poder cantar?– Por supuesto, pero más que nada tuve dudas, pero el hecho de estar viviendo era suficiente, ya después le pedí a Dios, ‘si me ayudas con el milagro completo’, porque él hace la obra completa, de poder volver al escenario y cantar. Y este año ha sido de milagro tras milagro, uno tiene que quedarse tranquilo y continuar, el recuento de este año fue maravilloso:  volver a cantar, volver a la vida, en diciembre 17 cumplo dos años de nacido, un chorro más el 14 de enero, porque me decían los médicos que era un milagro que un tipo como yo, de mi edad, vuelva a vivir y cantar con pulmones prestados”.

Sobre el título de la gira que lo traerá de vuelta a México el próximo año con su show el 5 de febrero en la Arena Monterrey y 7 de febrero en la Arena CDMX, el intérprete de Agárrense de sus manos, Culpable soy yo, Dueño de nada, entre otros, expresó su gratitud por seguir con su vida y su carrera.

“Soy un milagro de Dios, el agradecimiento es a Dios, a los médicos, a mi esposa, a mi asistente, a la familia del donante, y al público que oró muchísimo por mí, gracias. Por eso se llama Agradecido y tengo un repertorio basado en éxitos, pero en el espectáculo quiero que el público participe, quiero verlos, dialogar, llevarles la música, la palabra, porque quién sabe cuándo vuelvo. Quien es el dueño del tiempo es Dios, vivirlo intensamente es lo que le queda a uno”.

Además ya tuvo su prueba de fuego. “Ya hicimos un concierto en Miami, fue la prueba para mí, para saber si podía hacerlo o no; quedó maravilloso, estuve como dos horas y media, casi tres, porque no me di cuenta del tiempo, porque lo estaba disfrutando, que es lo que estoy haciendo ahora, disfrutar de la gente y que la gente disfrute de las canciones que intuyo quieren escuchar, ahora le toca a México”.

Y no dejó pasar la oportunidad de compartir la reflexión de vida que esta experiencia le dejó al sentirse casi muerto.

“Realmente cuando estás al borde de la muerte y empiezas a despedirte, y orar a Dios de que te dé otro chance, pasa un tiempo muy fuerte, para mí y para cualquier persona. Nunca renegué de Dios, nunca me molesté con él, porque soy un hombre de fe y creyente en Cristo, mi oración era que me diera un chance más, un tiempo más porque había cosas que aún me faltaba hacer diferentes y después de la operación cuando estaba en mi casa, durante esa soledad que te permite conversar contigo mismo, pues perdoné muchas cosas y pedí perdón por muchas cosas, y fue como una depuración dentro de mí y mis pensamientos. Realmente ahí empecé una transformación por dentro espiritualmente y antes de la operación era un clamor de ‘dame un chance más, te lo ruego, te lo suplico en el nombre de Cristo’, porque lo más difícil es la espera, porque es cruel decirlo, pero alguien tiene que morir para que tú vivas, eso es la donación de órganos, para qué desperdiciarlo si alguien necesita un órgano para vivir”.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Loading...
Revisa el siguiente artículo