The Pineapple Thief y Gavin Harrison alistan su gira por México

El reconocido baterista charló con Publimetro sobre su manera de colaborar en diversos proyectos musicales.

Por Gabriela Acosta

Gavin Harrison se encuentra en el lobby del hotel, donde King Crimson se hospeda en Guadalajara, Jalisco. Relajado, amable y puntual como buen inglés toma asiento para charlar con Publimetro acerca de su carrera y su manera de colaborar en diversos proyectos como The Pineapple Thief, Porcupine y recientemente King Crimson. Considerado uno de los mejores bateristas del mundo, también ha trabajado con Iggy Pop y Lisa Stansfield.

Al escuchar la música de The Pineapple Thief escucho una banda de pop con ese sonido fino tan característico, ¿cuál sería el concepto de su banda en vivo?

— Es difícil de categorizar, algunas personas lo llaman comercial, otras lo describen como un poco más progresivo, yo no lo veo como géneros a decir verdad. Es una banda muy divertida con gente genial, en nuestro conciertos tratamos de emitir una energía distinta. Mucha gente prefiere escucharnos en vivo que nuestras canciones grabadas.

¿Cuál es la diferencia entre tus tres bandas?

— Trato de expresarme de la mejor manera en las tres. En King Crimson es más grande del promedio y hay tres bateristas, así que tenemos que ser muy cuidadosos con la sincronización y la coreografía. Porcupine Tree y The Pineapple Thief son más tradicionales, pero King Crimson es especial, algo único.

 

Has tocado con varios músicos alrededor del mundo, ¿cómo seleccionas nuevos proyectos?

— Al paso de los años, he tratado de dejar de tocar por dinero y hacerlo más por el amor al arte, por la música, Ahora necesito sentir una conexión con lo que voy a hacer, no trabajo por dinero, ya no. Si no siento esa conexión con la música y la gente, prefiero no hacerlo. Me llena más la sensación de haber hecho algo genial que me hace feliz, que el dinero.

¿Supongo que tocar en King Crimson debe ser estar en el podio de los músicos?

— Es un reto intelectual, el nivel musical es muy alto, es un trabajo cerebral más que físico.

Te reconocen como uno de los mejores bateristas en la actualidad, ¿te gustan estás etiquetas?

— No creo que lo sea. Estoy feliz de que la gente le guste lo que hago, pero no me parece un estado mental sano pensar eso de mí mismo. Hay premios para los mejores músicos, pero yo no le pido a la gente que vote por mí, no significa nada, pues eso sería meramente egoísmo, lo cual es malo para la creatividad porque eso te hace buscar más y más. Eso son números y a mi los números no me interesan. Me importa más hacer arte, disfrutarlo y que la gente lo disfrute, es la mejor recompensa.

A muchos músicos les preocupa mucho el legado que dejarán, ¿cuál dirías que es el tuyo?

— No pienso así a decir verdad, a veces la gente me envía mensajes agradeciéndome por un show, y me da gusto que la gente se sienta feliz con ello. Creo que es el mejor legado que puedo dejar, pero dudo que en 50 años la gente siga hablando de mí.

 

Gira por México

Guadalajara. 3 de diciembre, C3 Stage

Ciudad de México. 4 de diciembre, Lunario del Auditorio Nacional

 

 

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

 

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo