José Madero, sin temor a las críticas y etiquetas

El cantautor está en Guadalajara para presentar Psalmos; además habló de su espiritualidad.

Por Gabriela Acosta

Si algo tiene José Madero es que toma en serio cada uno de sus procesos creativos. El can­tautor está de promoción en Guadalajara con su disco Psal­mos y compartió cómo ha pasa­do de la oscuridad a la claridad.

“Hace un año –exactamen­te– tenía otros temas de qué hablar, tenía toda una idea y li­bretas llenas de letras o temas que quería tocar, pero me em­pezó a salir otra cosa. Estaba viviendo un momento medio miserable (2018), y empecé a sacar todo lo que tenía dentro de mí; al mismo tiempo, como que lo mezclé sin querer con tonos no religiosos, sino espiri­tuales, porque llegó a tanto mi desesperación que comencé a buscar refugio en lo espiritual, pero sin éxito. Te estoy hablan­do de lo espiritual, no nada más Dios, porque no soy el cre­yente número uno, pero todo era para tratar de sanarme. Crecí en un colegio católico por muchos años, sales sobre saturado y harto de todas las enseñanzas y la manera que te manipulan, todo eso salió en este disco. Las dos cancio­nes en las cuales recae el peso emocional y espiritual son Sin Ampersand y Padre Nuestro, si era un momento emocional muy oscuro, con mucha in­certidumbre y confusión, por eso sale toda esta lírica que es Psalmos”.

 

 

El cantante regio admitió que no es el mejor cantante.

“He llegado a tener paz o hacer las pases con la idea, sobre todo lo que salió con Codependientes, de que lo mío no es ser intér­prete, lo soy porque son mis canciones, soy mi compositor y soy mi intérprete. Hay diez mil cantantes mejores que yo, pero estoy cómodo de no ser el mejor. El chiste es cómo trans­mites el sentimiento… desafi­nado o afinadamente [risas]”.

Siempre fuera de las ten­dencias musicales, asume su madurez como artista.

“Muchos piensan que soy un artista cristiano, ya me han presentado así, pero se han confundido, es todo lo contra­rio, así que no quiero ofender a la gente. Lo que me da gusto es que en una sociedad como la nuestra, en la que idolatran a cantantes que lo único que hacen es tener bonita voz, lla­me la atención con una voz más quebrada como la mía y pueda tener un cierto éxito. Todo lo he logrado de una ma­nera poco convencional y poco aceptada porque créeme cuan­do me llevan a festivales de radio, donde van los cantantes con voz de antro, de repente salgo yo y dicen: ‘Ese ni canta’, ya hasta me da gusto que digan eso”.

Libros, cine y pintura

José Madero habló sobre algunas cosas que se le han ocurrido, algo así como pasatiempos; además de algunos acercamientos al cine.

"En una fiesta se me acercó un director de cine y me dijo si me interesaba actuar, le respondí que nunca he actuado y tendría mis dudas.  No es ningún sueño mío, ni ninguna meta. De repente me aburro, y me digo qué podría hacer, que hobbie y pienso en la pintura, siento que ahí te desestresas, pero no sabría ni cómo empezar, me da flojera empezar. Creo que no hay proyectos de otra índole, que no sea la música o libro, que por cierto podría lanzar en septiembre".

 

Claroscuros

“Estoy contento. Me siento mejor persona que el año pasado, que fue terrible en lo personal, pero bueno en lo profesional… todo se está acomodando”.

 

 

En Guadalajara

21 de noviembre a las 18:00 horas tiene firma de discos en MixUp de Centro Magno; el próximo 29 de mayo dará concierto en el Teatro Diana.

 

 

 

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo