Julio Dasek supera la rebeldía con música

Luego de una infancia difícil, el bajacaliforniano se reinventa para sacar a flote su talento acompañado de una guitarra que le cambió la vida.

Por Gabriela Acosta

Julio Dasek está dispuesto a ganarse un lugar en la música, que desde niño ha sido su mejor aliada para combatir la tristeza y los actos de rebeldía.

El cantautor originario de Ensenada comienza a llamar la atención con su pop latino, sobre todo de los productores que ven en él, un talento en pleno desarrollo.

“Empecé con un estilo urbano, no puedo decir que es reguetón, pero me gusta el ritmo juvenil. Por ahora, no tengo la gran millonada de seguidores pero los que me he ganado, han sido por mis actuaciones en vivo, sobre todo en secundarias y preparatorias, porque hago mis promociones durante los recesos”, compartió Julio Dasek.

El músico reveló que su niñez no fue nada fácil, y eso lo llevo a ser rebelde ante la vida.

“Mis papás me dejaron con una tía abuela, no supe por ellos por mucho tiempo. Crecí con mi abuelita hasta los 11 años, cuando empecé a portarme mal. Pintaba bardas, robaba pero nunca he probado las drogas, pero eran actos de rebeldía. La directora de la primaria en Mexicali, me echó al DIF y de ahí a un orfanato en Valle de Guadalupe que se llama Rancho de los Niños, donde duré ocho años. Ahí comencé a cantar, a componer y me regalaron una guitarra, porque aprendí a tocar solo”.

 

View this post on Instagram

Atentos para este 2020 familia.

A post shared by Julio • Dasek (@juliodasek) on

"Estoy dispuesto a demostrar que lo he superado, que si cuento mi historia no es para dar lástima"

 

El joven cantautor confesó que en el orfanato nació el amor por la música.

“No quiero ser un artista melancólico, un artista que se la pase escribiendo cosas tristes. Quiero demostrar que a pesar del pasado que pueda tener en mi vida, que mi historia no ha sido la más difícil, pero tampoco la más fácil. Estoy dispuesto a demostrar que lo he superado, que si cuento mi historia no es para dar lástima, sino para demostrar que los sueños que se cumplen”, dijo el músico que estudió hasta la preparatoria.

Con 23 años, Julio Dasek dejó Mexicali para radicar en Guadalajara, donde productores como Edgar de Belanova está dispuesto a apoyarlo.

“Llegué a Guadalajara sin nada, no tengo familia, ni apoyo pero ahorita estoy contento de empezar esta aventura. Hay muchas personas talentosas en la música, siento que para mí no es competencia, porque el pastel es demasiado grande y para todos hay. La cosa es que se haga con pasión, amor y dedicación”.

 

 

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo