Entretenimiento

El trágico final de Lina Marulanda, una de las modelos de “Yo soy Betty, la fea”

La vida de esta belleza colombiana tuvo un triste desenlace.

Durante su primera transmisión a finales de los 90, Yo soy Betty, la fea sorprendió a la audiencia con un constante desfile de las estrellas del momento que con gusto hicieron participaciones especiales en la exitosa telenovela encabezada por Ana María Orozco y Jorge Enrique Abello.

Una de estas figuras que se destacó con su breve aparición y aún es recordada entre la audiencia por su pequeño papel en la historia de la poco agraciada pero muy inteligente economista ‘Betriz Pinzón Solano’ fue la modelo Lina Marulanda.

Con 19 años y una carrera despuntando, la colombiana hizo solo unas apariciones en la trama como una de las guapas modelos exclusivas de ‘Hugo Lombardi’ que enloquecían al presidente de Ecomoda, ‘Armando Mendoza’.

Tras esta oportunidad, la entonces joven, que se inició en el modelaje con apenas 12 años, continuó creciendo en la pantalla chica colombiana y con su talento y carisma se ganó al público de su país.

Lamentablemente, una década después de su participación en la telenovela más exitosa de la historia, la vida de Lina acabó en tragedia tras desarrollar una fuerte depresión contra la que perdió la batalla con apenas 29 años de edad.

Los años de Lina Marulanda tras Betty, la fea

Luego tener varios años destacándose en la feroz industria del modelaje y además  actuar en la telenovela del momento, Betty, la fea, la también publicista decidió incursionar al mundo de la conducción televisiva sin dejar de modelar.

De acuerdo a El Tiempo en el año 2002 obtuvo su primer trabajo como presentadora de Las cosas secretas, una sección del Noticiero CM&. Al año siguiente, encontró trabajo en el Canal Caracol, donde destacó conduciendo segmentos de entretenimiento y noticias internacionales.

En este canal, la nacida en Medellín conoció al presentador Iván Lalinde, con quien además de trabajar, forjó una entrañable amistad al punto de considerarlo su mejor amigo, uno de los pocos que tenía la mujer que era descrita como hermética, disciplinada, estricta y perfeccionista.

Posteriormente, Lina obtuvo un pequeño rol en el teledrama de 2006, La ex y al siguiente año condujo el reality show El desafío del Canal Caracol.  De igual forma, se atrevió durante estos años a desempeñarse como locutora en la radio.

Mientras se abría brecha en la televisión y modelaba, la actriz de Betty, la fea logró consolidarse como una de las modelos más importantes de Colombia, siendo imagen oficial de prestigiosas marcas, portadas de revistas y una de las mejores conductoras gracias a su profesionalismo pero poco después de su consagración, se retiró de la TV para dedicarse a sus proyectos personales y su vida sentimental.

Lina se casó con el empresario Felipe Chacón en 2004, pero luego de años de matrimonio, se divorciaron en 2008.  Ella decidió dejar de lado la decepción amorosa y se enfocó en uno de sus emprendimientos que era abrir un almacén de accesorios asociándose con el negocio de joyería Turmalina y Durando.

En 2009, el amor le volvió a sonreír y contrajo matrimonio por segunda vez con Carlos Oñate, un novio de la infancia con el que se había reencontrado hacía un año.  Desafortunadamente, una serie de problemas comenzarían a desatarse en la vida de Lina, haciéndola pasar por una mala racha que la llevaría a consumirse de tristeza y acabar con su vida.

El mundo se viste de luto con la muerte de Lina Marulanda

El 22 de abril de 2010, Lina Marulanda tomó una drástica decisión que resultó inesperada para sus allegados. La modelo se despidió de sus padres, quienes estaban en su departamento para acompañarla durante el oscuro episodio que vivía, y se fue se fue a su dormitorio supuestamente a descansar.

Minutos más tarde, Lina se encerró en el baño, trabó la puerta y saltó por la pequeña ventana de la habitación en el sexto piso, acabando de manera instantánea con su vida un mes antes de su cumpleaños número 30.

Según Semana, estaba atravesando problemas financieros luego de que su negocio con la joyería fracasara perdiendo todos sus ahorros, su esposo recién le había de pedido el divorcio tras cuatro meses de matrimonio y también había sufrido un robo por parte de una persona cercana.

Asimismo, el periódico As, recogió que aunque su depresión estaba siendo tratada, había dejado ya de comer, por lo que estaba muy delgada y además se enfrentaba a las duras críticas del público por su aspecto físico.

De igual forma, medios colombianos informaron que Lina ya había sufrido de depresión en el pasado por la que recibía tratamiento y aparentemente habría intentado quitarse la vida antes.

Su mejor amigo, Iván Lalinde, se limitó a hablar al respecto y solo destacó que debían recordarla como lo que era: una mujer luchadora. «Lina era una mujer ‘berraca’, llena de amor, de pasiones, de planes y de sueños», confesó a la estación de radio La W, donde ella trabajó.

Sobre las razones detrás de esta decisión, fue enfático al declarar: «Solo lo sabe ella. Ella fue quien tomó la decisión. Yo hablé con Lina hasta el último momento y nunca me imaginé (esto) porque si había alguien ‘berraco’ y con pantalones era la ‘flaca».

Al periódico colombiano El Tiempo, Lalinde comentó: «Esto es una lección de vida. Las apariencias no lo son todo. Ella podía ser la mujer hermosa, la modelo, la famosa, la empresaria, la afortunada, pero su corazón estaba carente de cosas sinceras. Tenía el amor de sus padres, pero estaba insegura con su matrimonio y con su vida económica y eso la llevó a una depresión profunda”.

A 10 años de su partida, Lina aún vive entre los recuerdos de sus seres queridos y en las imágenes de Betty, la fea donde ahora volver a verla despierta la nostalgia entre las personas que reviven la historia creada por Fernando Gaitán cada vez que pueden.

También te puede interesar:

Tags

Lo Último

Te recomendamos