logo
/ Instagram / Instagram
Entretenimiento 07/11/2020

Estos son los secretos detrás del look de “Betty, la fea”

La telenovela emitió su capítulo final en 2001.

En octubre de 1999 se estrenaba en la televisión colombiana Yo soy Betty, la fea, una telenovela escrita por Fernando Gaitán que acaparó por completo el gusto de la audiencia de la época en su país de origen y más de 180 territorios alrededor del mundo con las excitantes vivencias de ‘Beatriz Pinzón Solano’ desde que comienza a trabajar en Ecomoda.

La historia de la poco agraciada pero muy inteligente economista que se enamora de su jefe, el neurótico ‘Armando Mendoza’, ha resistido con popularidad el paso del tiempo convirtiéndose en “la telenovela más exitosa en la historia de la televisión” mundial, según el libro Guinnes de los récords, con más de 25 adaptaciones y doblada a más de 20 idiomas.

No obstante, aunque sin duda fue el ingenio de Gaitán el que trajo a la realidad este emblemático melodrama que tantas fronteras ha rebasado, nada hubiera sido posible sin el elenco de primer nivel que tuvo ni el equipo de producción compuesto, entre muchos otro más, por vestuaristas que lograron transmitir con la imagen de los personajes muchos mensajes y ahora revelaron los secretos detrás del look de Betty, la fea.

Desde los zapatos hasta las gafas, así se construyó la imagen de Betty, la fea

En una entrevista al periódico colombiano El Tiempo, la directora de vestuario de Yo soy Betty, la fea, Rosita Cabal, relató cuáles fueron los criterios que se tomaron en cuenta para construir la imagen de la protagonista, encarnada por Ana María Orozco, en su etapa inicial y posterior transformación.

Embargada en la nostalgia, Cabal contó al medio que en un inicio su trabajo se trató de “afear lo más posible a la bella Ana María, que no se le vieran ni su figura ni sus talentos”.

Para lograr este objetivo, la experta y su equipo apuntaron en primer lugar a usar todos los colores que desfavorecían a la intérprete, que son los que están entre el marrón, el vino, y el verde militar, para escoger las prendas que llevaría la asistente de presidencia de Ecomoda.

Por otro lado, develó que los inolvidables zapatos de ‘Betty’ salieron del clóset de la mamá de Cabal –que asegura era una “compradora compulsiva y luego no se los ponía porque decía que estaban pasados de moda”- los cuales además eran media talla más grande de la que tenía Orozco, por lo que la hacían tropezar y en una ocasión, incluso estuvo a punto de caer.

Por este incidente, la reconocida vestuarista temió y sugirió ponerle una plantilla pero la estrella, quien también aportó a la imagen del rol, la tranquilizó. “¡No! ¡Esta es la gracia! ‘Betty’ se cae, y eso puede ser un plus del personaje: que se caiga con frecuencia”, recordó en la conversación con el medio.

Cabal asimismo destapó algo que pocos saben y es que ‘Betty’ también sería una mujer con sobrepeso que se sometería a una liposucción para esculpir su figura. Empero, ni ella ni la maquilladora estaban de acuerdo con esta idea, por lo que persuadieron a Gaitán de modificar este suceso en la trama.

“(Betty iba) a ser, además, gorda, y la idea era que después encontrara la belleza porque se hacía una liposucción. Nos opusimos a esta idea porque ella era, ante todo, una mujer inteligente, y sus cambios debían venir de adentro. Con Rossio López, la maquilladora, le decíamos a Fernando Gaitán que preferíamos que en la trama la pusieran a dieta”, comentó.

Además, añadió que para Ana María era muy fatigoso tener esos “kilos de más” porque el material que implementaban para hacerla parecer rellenita le daban calor, “así que decidimos ponerle ropa holgada, que en un principio también salió del clóset de mi mamá”.

Del armario pasado de moda de la progenitora de Cabal igualmente salieron prendas como los chalecos tejidos y las anticuadas faldas largas de ‘Beatriz Aurora’. “Todo lo anterior hacía que su figura estuviera completamente escondida”, explicó.

Sin embargo, mucha de las piezas también provinieron recicladas de la ropa que había en RCN, el canal que produjo Yo soy Betty, la fea pues no “había mucho presupuesto” para el proyecto.

Sobre la bolsa, la hija de ‘don Hermes’ solo llevaba una donde pudiera cargar con las pertenencias que trasladaba con ella hasta su oficina; mientras, sus gafas, originalmente eran de sol, pero de nueva cuenta, el objetivo era encontrar un marco que “escondiera” a la protagonista.

“Las iniciales eran unas que le tapaban las cejas y los pómulos, eran unas gafas de sol, de marca, que adaptamos para el personaje”, especificó al periódico sobre los lentes que adquirió y probó con Ana María en una óptica bogotana.

Al final, para el cambio de look que ‘Betty’ transita en Cartagena, se cambió el foco inicial y se optó por ahora embellecer a la protagonista al usar los colores claros, que sí le favorecen.

“A ella la rescata ‘Catalina Ángel’, que tiene un concepto de la moda claro y es quien descubre el patito feo que hay detrás”, recordó. “Luego de ser usada, ‘Betty’, con ese dolor, apela a su nueva figura. Se mira al espejo y se ve distinta, y además esta imagen le sirve para estar de igual a igual con ‘Marcela’ y la ‘Peliteñida’, sus enemigas“.

Igualmente, aquí cambiaron las gafas de la mejor amiga de ‘Nicolás Mora’ por unas “con un marco casi imperceptible, dejando ver sus ojos y sus cejas; en general, toda la cara”.

Por otro lado, para la vestimenta del ‘cuartel de las feas’, se apostó igualmente por afearlas con colores desfavorecedores y buscaron su ropa dentro del vestuario de la televisora.  Mientras, los outfits de los personajes a la moda, como ‘Marcela Valencia’ o ‘Margarita Sáenz’, estuvieron a cargo de Bettina Spitz, Lina Cantillo, Paula Mantilla y Beatriz Camacho; informó El Tiempo.

También te puede interesar: