logo
/ Facebook
Entretenimiento 17/04/2021

El secreto detrás de la apasionada escena en la cascada entre ‘Óscar’ y ‘Jimena’ en “Pasión de gavilanes”

La producción usó un truco para mejorar el material grabado que nadie notó.

Si hay una telenovela repleta de escenas sublimes que marcaron a espectadores en todo el mundo de por vida esta es Pasión de gavilanes. El desaforado romance de los hermanos ‘Reyes’ y las hermanas ‘Elizondo’ se compuso casi por completo de secuencias inolvidables que lograron desde estremecer a los televidentes hasta las lágrimas y desatar sonoras carcajadas hasta incluso provocar sentimientos especiales mientras las contemplaban en la pantalla.

Entre los muchos momentos que forman parte de esta lista de favoritas se destaca una escena que se ha convertido en todo un clásico de clásicos no solo en esta trama, sino también en la historia de los melodramas: la apasionada secuencia donde ‘Jimena y ‘Óscar’ dan rienda suelta a su amor en una cascada al inicio de su relación a escondidas.

Este mágico episodio es uno de esos que los telespectadores llevan grabados en su corazón y memoria desde el estreno del teledrama en 2003. No obstante, la realización de este momento ameritó de la ayuda de un truco que para más de uno ha pasado totalmente desapercibido hasta la fecha. 

La verdad de la escena en la cascada entre ‘Óscar’ y ‘Jimena’ en Pasión de gavilanes

Aunque muchos de seguro han suspirado ante este emblemático instante en Pasión de gavilanes cada vez que lo atestiguan en la pantalla, pocos conocen el enorme esfuerzo que representó filmar este primer encuentro romántico entre los personajes de Paola Rey y Juan Alfonso Baptista en la cascada “La periquera”, ubicada en el municipio colombiano Villa de Leyva.

El rodaje en este lugar de ensueño se enfrentó a diferentes desafíos, pero para los actores sin duda el principal enemigo a la hora de grabar esta secuencia casi al desnudo fue el frío. De hecho, en la escena, Rey y Baptista recitaban algunos diálogos sumergidos dentro las heladas aguas pero titiritaban tanto que lo que expresaban era inentendible.

Por más que repitieron la acción donde ‘Óscar’ y ‘Jimena’ se confesaban sus sentimientos, nunca quedó bien y al final la producción decidió apostar por un truco para lograr el resultado que buscaban: doblar los parlamentos en un estudio.

Así lo confesaron los protagonistas de esta escena en una transmisión en vivo a través de Instagram durante el confinamiento por covid-19 el año pasado.

“Mira cómo son las cosas que se ven y al final es muy lindo el resultado pero cómo tienen atrás todo un proceso”, comenzó a contar Rey sobre la actuación en la cascada. “Hicimos esas escenas… con unas tomas hablando dentro del agua y todo tocó volverlo a doblar porque no se nos entendía nada. Era mucho el frío, nos daban café, aromática, todo (…)”, recordó sobre cómo nada aplacaba los estragos del clima.

“No podíamos del frío y aparte nunca quedó. A la final, tocó doblarlas. Tocó ir al estudio a doblarla porque la voz nunca nos mejoró. Esa agua era helada, de verdad, es peor que agua con hielo”, detalló tras ser cuestionados por fans sobre el momento más emotivo para ellos del rodaje de Pasión de gavilanes.

Después de ahondar en el detrás cámara, la estrella colombiana además agregó: “Esas son las cosas lindas que le quedan a uno siempre guardadas en su corazón y en su memoria. Uno mira para atrás el tiempo, sonríe y siempre que veo esa escena me acuerdo de todo lo que vivimos ahí en ese momento”.

Paola Rey y Juan Alfonso Baptista se conocieron el día de la grabación en la cascada

Durante el live, Paola y Juan Alfonso además sorprendieron al revelar que se conocieron el día que filmaron esta secuencia subida de tono.

Según contó el galán venezolano, al llegar a la imponente locación el director le habló sobre la mencionada escena candente y le pidió que se quitara todo su vestuario para grabar una toma abierta desde lo alto. Rey, por su parte, se quedaría en ropa interior.

Una vez comenzada la filmación, mientras ambos estaban estáticos en una comprometedora posición en la piel de sus personajes, él se presentó.

“Se fue toda la gente, hicieron un cercado donde cerraron para que la toma fuera desde lejos y las nalguitas mías afuera. Yo no la conocía a ella… y nos pusieron una mantica (entre los dos) para tener toda la parte ética ahí. Y yo le dije: ‘Paola Rey, (soy) Juan Alfonso Baptista, Caracas, Venezuela, 1976, y aquí estoy. Esto es lo que hay…”, rememoró.

Por otro lado, Paola complementó la anécdota contando cómo recuerda ella este momento.  “Nos acostamos, nos pusieron ahí en una posición pero teníamos que esperar a que todo el mundo se saliera porque la cámara estaba arriba y era una toma muy abierta. Entonces, no era como que (decían) ‘acción’ y chao, no”, explicó. “Todo el mundo tenía que escalar montañas, salir y nosotros ahí, desnudos prácticamente (…) esperando que la gente fuera. A mí se me hizo eterno y ahí fue cuando tu dijiste: ‘Mucho gusto, Juan Alfonso Baptista…”.

Inmediatamente después de escuchar su explicación, “El gato” compartió otra historia poco conocida de la filmación en “La periquera” y es que tuvieron unos espectadores inesperados.

“Cuando se va todo el mundo y viene la toma, (la producción) no se había percatado que en la montaña de allá (a un costado) había salido un colegio, entonces pasaron todos los niños viendo a estos dos haciendo cosas indebidas”, dijo.

Ante este recuerdo que hoy genera risas, la actriz añadió: “Aparte no podíamos hacer nada tampoco porque si te movías era peor. Entonces, teníamos que es esperar a que todo el mundo otra vez bajara de las montañas para taparnos”.

También te puede interesar: