Manuel Uribe lucha por levantarse y servir

Por Ericka Ostos

Los chocolates, harinas y tortillas quedaron prohibidos desde hace años para Manuel.
Uribe, de 47 años de edad y quien vive con su madre en la colonia Las Puentes, en San Nicolás, habló con Publimetro de su enfermedad y de cómo su fe y buen ánimo le han aligerado el paso, ahora, con 400 kilos de peso.

En su cama, sostenida por una estructura metálica, Meme pasa horas frente a su tablet, pues es amante de la tecnología y de esa forma socializa. Con un montacargas y en su Mememóvil, espera que su salud le permita dar un paseo.

¿Cuándo se da cuenta de la gravedad del problema?

— La verdad es que la obesidad es una enfermedad, aunque muchas personas no lo quieren ver así. A veces no te das cuenta hasta que sigues engordando y engordando, hasta que llega el momento en que estás muy pasado de peso, inclusive con problemas físicos y de salud.

¿En qué año se lo detectan?

— El problema más fuerte fue en 2006; pesé más de 600 kilos. Luego vinieron los del Guinness World Records. He bajado 200 kilos, peso aproximadamente 400 kilos, batallando mucho, porque tengo dos problemas. Uno es la obesidad y otro que es la retención de agua y líquidos que se quedan en mi cuerpo.

¿Quiénes supervisan su régimen alimenticio?

— Los doctores Orozco, de la dieta de la zona; es un estilo de vida. Es algo científico, te enseñan a comer los azúcares de ciertos alimentos, así como los efectos en el cuerpo y que las hormonas puedan ayudar a la batalla.

¿Sigue con la dieta?

— Debo ser honesto, hubo problemas y detalles en mi vida y dejé de hacerla un tiempo. Esto es muy estricto y funciona mientras se haga; si no, ya no bajas; tiendes a subir. Es un estilo de vida. Es muy padre porque comes cinco veces al día o más; si estás despierto, cada tres o cuatro horas debes estar comiendo.

¿Toma algún suplemento?

— Tomo los suplementos más sencillos; el Omega 3, ése es el secreto de esta dieta. Es un aceite de pescado que tiene efectos benéficos.

¿Siempre está abierto a dar su testimonio?

— Tenemos una fundación Manuel Uribe A. C. He batallado mucho con el Gobierno porque no me la ha autorizado, desde 2006, pero por cuestiones legales y papeleo que falta. Hemos ayudado a muchísima gente a través de Internet. Me queda la satisfacción de que sirvo para algo. No soy nutriólogo, simplemente enseño lo que he vivido.

¿Qué alimento es el que más le ha costado dejar?

— Es que todos los alimentos son ricos; recordemos que los gorditos somos adictos a la comida. Todo es rico, los tacos, las pizzas, hamburguesas, pero todo lo rico hace daño. Ahora todo lo manejo con balance. Me puedo comer unas chuletas de puerco, pero tengo que combinarlas con verduras.

¿Cómo se encuentra actualmente?

— Feliz de la vida, echándole muchas ganas, con nuevas perspectivas. Sé que Dios me ha dado un propósito a través de mi vida, que he sido el hombre más obeso del mundo y he aprendido a bajar de peso, ahora hay que enseñar cómo. La gente quiere ver para creer y aquí estamos.

¿Cómo ha logrado superar esto y poder hablarlo ante los medios?

— Es que yo soy así, soy comerciante y se me da la palabra, pero así he sido siempre.
 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo