Polinizadores, razón por la que aún hay comida en tu mesa

Por Daniela Gutiérrez/ @DanGtzA

Recientemente el número de insectos polinizadores en todo el mundo, parece estar disminuyendo de  forma drástica sobre todo en América y Europa. Diversas publicaciones alrededor del mundo mencionan que no se dispone de datos precisos que permitan obtener conclusiones en cuanto al  estado de estas poblaciones de insectos en términos de abundancia y diversidad, pero nos dicen que su declive es notable y necesitamos tomar medidas para su conservación. 

Greenpeace subraya que, una tercera parte de la alimentación mundial y cerca del 90% de la flora silvestre, depende de los insectos polinizadores. Para comprender más el tema, recurrimos a los biólogos Daniela Gutiérrez y Leonardo Sastré,que explican mejor la función de estos seres vivos.

 

Pero ¿Qué es la  polinización y qué es  un polinizador?

La polinización ocurre cuando los granos de polen son movidos entre las flores de la misma especie por un animal conocido como polinizador, también el  agua y el viento pueden ser encargados en algunos casos de esta función. 

Casi el 90% de  las plantas con flor  dependen de la polinización llevada acabo por animales, y más de 200,000 especies de animales actúan como polinizadores, ellos visitan  las flores para alimentarse del néctar o de polen, el cual se adhiere a su cuerpo y es transportado a cada flor en la que se detienen. Una polinización exitosa resulta en la fertilización de la planta, lo que permite la  producción de un fruto sano y semillas fértiles que  permiten su reproducción.

 

¿Qué tipos de polinizadores existen?

Los principales polinizadores son pequeños vertebrados como las aves, entre los que destacan los colibríes, mamíferos como ratones y murciélagos y reptiles como lagartijas, pero el grupo más grande de animales que actúan como polinizadores son los insectos, estos juegan un papel vital ya que son el grupo más numeroso del planeta pero también el más vulnerable, aquí se encuentran abejas, avispas, escarabajos, hormigas, mariposas y polillas. 

Plantas y polinizadores llevan millones de años evolucionando juntos y constituyen el ejemplo más claro de mutualismo en la naturaleza (dos especies interaccionan de forma mutualista cuando ambas salen beneficiadas de dicha interacción).


¿Por qué son importantes estos polinizadores?

El bienestar humano se sostiene y mejora gracias a varios servicios ecosistémicos (funciones proporcionadas por la naturaleza) que apoyan la vida de las personas en la Tierra. Y damos por sentado que servicios como la polinización sea algo tan cotidiano y ordinario en nuestra vida diaria.

 

Aproximadamente 1000 especies de consumo humano dependen de la polinización por animales, entre las que se encuentran alimentos,  bebidas, fibras, especias y plantas medicinales, por ejemplo frutos como:  manzana,  plátano, durazno, calabaza,  almendras, vainilla  y productos para elaborar bebidas como café, chocolate (cacao) y  tequila (maguey), muchos de ellos de gran importancia comercial, ya que uno de cada tres alimentos que consumimos  depende de la polinización. 

 

Y no solo nuestros alimentos de tipo vegetal se verían afectados, ya que los cultivos de tipo forrajeros son utilizados en la producción de carne y lácteos y estos mercados se verían  fuertemente afectados por la falta de polinizadores. 

 

Además de su importancia en el suministro de alimentos,  también ayudan a mantener la salud de los ecosistemas y de los recursos naturales que dependen de la reproducción de las plantas, como  la limpieza del aire, la captación de agua, la productividad del suelo y mantenimiento de la totalidad de la vida silvestre.

 

Sin la acción de los polinizadores economías, así como nuestros suministros de alimentos, y los paisajes que nos rodean colapsarían.


¿Por qué están en peligro?

Las  poblaciones de los polinizadores están cambiando debido a la modificación de su hábitat y ciclos de vida, causada por la contaminación, prácticas agresivas de agricultura como el uso de  agroquímicos y  pesticidas en los cultivos. Y sobre todo por el cambio que se dio en esta área, ya  que cada vez se necesita mayores cantidades de alimento para abastecer a las crecientes y  demandantes poblaciones. 

Científicos de Europa afirman que los cambios en el clima afectan el comportamiento de las  abejas, estás responden por adelantando a la fecha de su primer vuelo de invierno (el despertar tras una larga temporada invernal), como parte de un fenómeno a menudo conocido como  “desplazamiento de las estaciones”, y esto se atribuye al aumento de las temperaturas. 

 

El cambio climático es otro factor determinante en la reducción de sus poblaciones, ya que afecta la interacción entre los polinizadores y sus fuentes de alimento que modifica los patrones de floración en diversas especies de plantas.

Actualmente, la agricultura a nivel global utiliza un mayor volumen de plaguicidas que en ningún otro momento de la historia el uso intensivo de insecticidas diseñados específicamente para matar a las plagas de insectos en cultivos y ganado, o en entornos domésticos, estos insecticidas afectan  sobre todo a diversos insectos (pero sobre todo a las abejas) en:

 

– Efectos fisiológicos.

– Movilidad

-Navegación y orientación

-Comportamiento

El Departamento del Medio Ambiente del Reino Unido (DEFRA por sus siglas en inglés), presento  al público unos sencillos pasos que protegerán a los insectos polinizadores.

 

1. Plantar más flores, arbustos y árboles.

 

2. Permite que zonas de tu jardín crezcan naturalmente.

 

3. No molestes o destruyas nidos o insectos en hibernación.

 

4. Considera realmente si es necesario utilizar pesticidas. 

 

Toda acción en la mejora del ambiente y cambios responsables en la producción agrícola contribuirá al mantenimiento de las poblaciones  de los polinizadores.

 

También puedes leer


Dos preguntas para entender qué es un manglar

 

Qué hacer en la Ciudad de México

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo