Los One Direction mexicanos están revolucionando el negocio de los imitadores

Por VICE

“Busco chavos que se parezcan a Niall, Liam, Harry y Louis“, decía el mensaje —acompañado de una foto de One Direction— publicado en un grupo de Facebook dirigido a modelos, edecanes y gios en México. Éste fue el inicio deImitators Top, empresa que reúne imitadores de los artistas juveniles más populares en la actualidad: Ariana Grande, Justin Bieber, Demi Lovato, Katy Perry, Five Seconds of Summer y el más exitoso de todos, One Direction (1D).

Israel Carreño, de 23 años, creó la empresa en 2012 junto a Karla Magaña, su pareja. La idea se les ocurrió cuando vieron uno de los videos de 1D en un canal musical, ya que nadie más estaba ofreciendo imitadores de este grupo juvenil. “Tenía un dinero guardado, lo queríamos invertir en algo y fue en el vestuario de 1D”, cuenta Israel.

Además de ser dueño de la empresa, Israel imita a Zayn, quien fue parte de la banda de 2010 hasta 2015. “Nunca me ha gustado que me manden, así que decidí ser mi propio jefe, pero para ser buen jefe, tuve que aprender a imitar para poder decirle a los chicos si lo estaban haciendo bien o mal”, platica.

One Direction se formó en 2010, dos años antes que Imitators Top, cuando sus integrantes coincidieron en la edición de Reino Unido de The X Factor, programa televisivo que busca nuevos talentos musicales. Liam Payne, Zayn Malik, Niall Horan, Louis Tomlinson y Harry Styles fueron expulsados de la competencia, pero Nicole Scherzinger, una de las juezas y líder de las Pussycat Dolls, les sugirió que se unieran y formaran un grupo. Fue cuando Simon Cowell, directivo de Sony y productor musical, los apadrinó y le apostó al proyecto. Un año después lanzaron su primer sencillo, “What Makes You Beautiful”, video que le dio la idea a Israel y a su novia, y que cuenta con más de 700 millones de reproducciones en su canal de Youtube.

Después de buscar en perfiles de Facebook de amigos y conocidos, Israel y Karla encontraron a un grupo de cuatro chicos que decidieron entrarle al proyecto. El siguiente paso fue producir un video en Bellas Artes para darse a conocer. “El video está bien malo. No sabíamos ni cómo se vestían ni nada, no investigamos pero compramos ropa a lo estúpido: que unos moñitos, tirantes, camisas y sacos, aunque nuestros personajes ni usaban nada de esto”. Después de ese video comenzaron las críticas contra el grupo de imitadores. “Nos decían que ni nos vestíamos igual a ellos y no entendían si éramos una banda tributo o imitadores”, recuerda Israel.

Lee la nota completa en VICE MÉXICO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo