Vuelve a conquistar: Clase C Coupé

Mercedes Benz. Con gran júbilo la firma alemana celebró sus primeros 100 años de existencia.

Por MEMO LIRA

Cuando te subes al nuevo dos puertas de la Clase C de Mercedes-Benz, piensas si puedes pedir algo más o es suficiente. De verdad, que este auto lo tiene todo, tanto una personalidad que se distingue del sedán de donde toma su nombre, como de la competencia. Una estrella que está más joven que nunca con diseños únicos, genéticamente unidos por parrillas y faros bien marcados y luces LED traseras, y que ahora en este ejemplar nos deja vivir todo el sabor sport de la casa sin tener que hablar de elegancia o lujo. Sí, lo tiene casi todo, el “todo” lo dejamos para sus otros coupés como el de la Clase S, pero en esta generación el Coupé Clase C nos ha conquistado desde el primer vistazo en la cocina.
Dos puertas, cómodo, emocional como saben hacerse un auto sport y la firma con los cinturones de seguridad rojos nos hace transportarnos a la experiencia que hoy si es capaz de dar Mercedes-Benz, ¿Pensaba que era el menos deportivo del segmento? Manéjelo, póngalo contra sus rivales y esta nueva era sale a relucir por su juventud.

Dosis perfecta
Si quiere sentirse especial todos los días, que mejor que este auto que con su tamaño, ni es el pequeño de la Clase A, ni el superlargo Clase S, nos deja cómodos en los lugares citadinos pero a la vez hace sobre salir su estigma alemán de lo más alto del mercado. Y si otros pensaban que eran deportivos, le invito a ver sus agresivas líneas delanteras, su gran cofre y la atractiva caída de la línea de techo hacia atrás combinada con laterales que hablan de aerodinámica, pero también de buen diseño. La parte trasera la más consensual a la vista, pero diferenciada con la estrella.
Es la dosis perfecta, pues al meternos al auto vemos un gran tablero de una pieza y una pantalla con tecnología que le hará viajar con gran seguridad, sólo falta habituarse a la interacción que será en unas pocas horas luego de haber emprendido la marcha y así tanto el infoentretenimiento, los sistemas de aire acondicionado y hasta los sistemas que nos permiten seleccionar modos de manejo son más fáciles de lo que usted cree.

Lo técnico
Y sí, siempre hay que entrar a lo técnico, pero lejos de números déjeme explicarle que su caja de siete velocidades (7G —TronicPlus, su motor— probamos el C 200 de 184 caballos de potencia, pero con 300 NM de Torque (También existe el C180 con 156 hp y el C250 de 350 hp), nos ha dejado con una sonrisa mayor de la que ya traíamos al ver el auto en el garaje de pruebas. Lo sentirá siempre ligero, con un arranque que le sorprenderá. No entenderá cómo esos 184 caballos parecen el doble en primera saliendo del alto y grandes corceles cuando va en carretera. Le atinaron a la puesta a punto. Y qué le digo de los modos de manejo desde Sport Plus, pasando por Sport, Confort y Eco, ahorro, energía disponible a lo que quiera hacer en el acelerador y eficiencia en todo momento. Su pie derecho siempre tendrá la fuerza de aceleración sin temor del motor. Nos conquistó.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo