Mérida instaura el 15 de abril como el Día de Pedro Infante

Actualmente, muchas calles de diversas ciudades y estados llevan su nombre, así como también existen museos en su memoria e incluso, su figura de cera se encuentra en museos de Guadalajara y México

Por Notimex

El cabildo aprobó por unanimidad que formalmente quede instituido el 15 de abril de cada año como Día Conmemorativo de Pedro Infante, con motivo de su fallecimiento en esta ciudad y en reconocimiento al legado músical y de actuación.

En la exposición de hechos para justificar esta medida, propuesta por el alcalde Mauricio Vila Dosal, se informó que Pedro Infante, "Hijo predilecto" de Sinaloa, dejó un innegable legado ya que su música ha traspasado generaciones con más de 400 canciones y su talento cruzó fronteras con más de 60 películas.

Carismático, enamorador, sin perder nunca su humildad, cantaba y actuaba, reía y lloraba, mostrándose con su pueblo mexicano.

Después de varias nominaciones, recibe en vida el Ariel como mejor actor con la película "La vida no vale nada". De igual manera, por su interpretación en la película "Tizoc", al lado de María Félix, resultó ganador del Oso de Plata en Berlín.

Actualmente, muchas calles de diversas ciudades y estados llevan su nombre, así como también existen museos en su memoria e incluso, su figura de cera se encuentra en museos de Guadalajara y México.

Desde hace más de 20 años vecinos del rumbo de “La Socorrito” en la calle 87 con 54 de esta ciudad, lugar donde cayó la avioneta en que perdiera la vida hace 59 años, han realizado diversos festivales en su memoria, los cuales han trascendido fronteras.

Como ha sucedido cada año desde el 15 de abril de 1957, cientos de personas llegan de todas partes para recordar a "Pedrito", como le llaman sus más fieles seguidores, quienes no faltan a la cita ese día. También se realizan honores en el sitio donde hoy se ubica su estatua en la glorieta conocida como ¨Las Cinco Calles”.

En la sesión extraordinaria de cabildo, el regidor de la Comisión de Cultura, José Luis Martínez Semerena, recordó que desde 1945 visitó Mérida siendo poco conocido, se enamoró la ciudad porque le recordaba a su tierra.

Acostumbraba venir a Mérida siendo refugio contra su fama, paseaba por las calles libremente, saludaba a sus amigos yucatecos, tomaba "fresco" en la Plaza Grande, disfrutaba de los panuchos en el mercado, ayudaba a los más necesitados, aprovechaba visitar las playas de Progreso.

También puedes leer

Chinampería, la imperdible expo- venta de productos milenarios

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo