Guía para tu vestido ideal

Conoce tu tipo de cuerpo y cuál vestido le va mejor

Por ALEXANDRA ORTIZ

La clave para verte perfecta es sentirte bien, por lo que escoger tu atuendo no sólo es una cuestión de tendencias y diseños chic, sino de comodidad y saber qué es lo que te va mejor. Aprende a identificar tu tipo de cuerpo y encuentra el vestido ideal de acuerdo con estas recomendaciones del portal especializado www.joyofclothes.com.

Rectángulo
Tu cuerpo se caracteriza por hombros y cadera angostos, busto pequeño y cintura sin mucha definición.

Tu objetivo es crear la ilusión de curvas en el área de la cadera y el pecho; busca  estilos de corte alto.

Evita los atuendos demasiado ceñidos a  la figura, shift dresses (sin costuras ni cintura)  con cuellos cuadrados,  texturas y estampados muy pesados, o diseños con la línea de la cadera demasiado baja.
Los cortes tipo Princesa  (ajustado a la cintura y con falda amplia) con pinzas  y detalles que acentúen las curvas o el Imperio (con una división justo debajo del busto) pueden ser tus primeras opciones.

Triángulo invertido
La parte inferior de  tu cuerpo es más pequeña; hay poca definición entre la cintura y cadera, esta última usualmente es plana y la línea de tus hombros suele ser cuadrada.

Debes buscar volumen en la parte baja y mantener la superior muy sencilla. Los cinturones son una gran adición para estilizar tu figura.

Evita los escotes que te hagan lucir más ancha, como los tipo halter (atados al cuello y dejando hombros al descubierto).

Las líneas rectas  son la opción para ti. Los vestidos en Línea A (estrecho en la parte de arriba y se ensancha en la parte de abajo) son ideales.

Reloj de arena
Gozas de buena definición en busto, cintura y caderas, por lo que debes buscar vestidos que sigan la línea de tu cuerpo.

Afortunadamente, esta figura es ultrafemenina y muy flexible en cuanto a estilos y cortes.

Este tipo de cuerpo puede estar presente en personas delgadas o con algunos kilos de más;  en ambos casos lo que debes evitar son aquellos estilos que opaquen o escondan tu silueta, pues pueden  hacer lucir con mayor volumen otra área que no desees.
Los vestidos de corte al sesgo (diagonal) y corte Imperio son opciones si tienes una figura con más volumen . Cualquier largo puede funcionar.

Manzana
Tu silueta es redonda y la parte inferior es menos voluminosa. Puede ser que tu busto sea grande y el volumen se concentre en la parte central. Es usual que tus piernas estén bien definidas.

Busca líneas rectas ligeramente ajustadas, así como telas suaves y ligeras que no añadan volumen innecesario en el abdomen.
Todos los detalles y estampados deben estar por encima de la línea del busto. Los cortes o diseños con división a la cintura te funcionarán bien.

Evita cinturones (anchos o angostos), mangas que terminen a la altura del busto, patrones  y elementos en el área del abdomen. Los vestidos en línea A balancearán tu figura.

Pera
La silueta también llamada de Triángulo se caracteriza por las caderas y muslos amplios, una cintura bien definida, hombros más angostos y busto pequeño.

Suma volumen a la parte superior de tu cuerpo  con patrones y color o usando algo más entallado en el torso para acentuar la cintura y hacer lucir tus piernas y caderas más angostas.

No uses zapatos con correas en los tobillos,  cortes bajos que terminen en la cadera o cuellos que hagan lucir tus hombros más pequeños.
En este caso, los conjuntos separados funcionan mejor, aunque el estilo Imperio o los wrap dresses (de corte cruzado) son alternativas de una sola pieza.

Los escotes y cuellos
Hay seis factores que debes tomar en cuenta a la hora de escoger el escote de tu vestido: tu tipo de cuerpo, busto, rostro, cuello, hombros y el décolleté.

Éste último está  determinado por el espacio entre la clavícula y el inicio del busto; la profundidad será definida por esta distancia, para encontrar la que más te favorece y con la que estés más cómoda.

El tamaño del busto es uno de los factores más importantes, sobre todo porque debes estar segura si te sentirás cómoda con la piel que queda al descubierto. Si es pequeño puedes optar por muchos detalles y buscar un escote más pronunciado.

Entre más ancho y corto sea tu cuello, más profundo puede ir el escote; a su vez, si es largo y delgado, busca que la línea del cuello sea alta.

Los hombros son el marco de tu escote, por lo que debes prestar mucha atención en este aspecto. Si tienes hombros  amplios debes evitar estilos que ensanchen la parte superior de tu cuerpo (como halter o bardot). Si consideras que tus hombros lucen caídos evita los vestidos sin mangas y opta por los cortes horizontales.

Tu tipo de rostro también cuenta a la hora de escoger tu vestido, pues algunos escotes pueden favorecerte más. Si tienes un rostro en forma de triángulo invertido, elige escotes que hagan una línea horizontal, idealmente más altos que bajos, pues así tu rostro lucirá más amplio.

En caso de que tu rostro tienda más a la forma de Pera, evita los estilos altos,  pues añaden volumen a tu rostro y le quitan balance con tu frente.  Opta por estilos más verticales.

 TE RECOMENDAMOS

LO MÁS VISTO EN VIDEO

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo