La dualidad de elegir un all inclusive para vacacionar

Hay diversos hoteles que mantienen esta propuesta y se convierten en un destino ideal para los vacacionistas

Por Arianna Bustos


Antes de realizar un viaje vacacional es preciso contemplar muchos aspectos; la distancia, el costo, si será solo o acompañado, si tienes ánimo de fiesta o simplemente buscas un espacio de relajación.

Con todas estas interrogantes el destino podría ser muy complicado de seleccionar, sin embargo hay uno que puede satisfacer casi todas tus inquietudes, la Riviera Maya.

De Puerto Morelos a Punta Allen, este paraíso se ubica en  Quintana Roo y aunque está muy cercano a Cancún – uno de los destinos favoritos de extranjeros y nacionales- destaca por la tranquilidad que encontrarás.

Los hoteles que imperan en la zona se caracterizan por incluir paquetes all inclusive, es decir, todo incluido; desayuno, comida, cena, buffet, a la carta, al antojo, bebidas, actividades de entretenimiento e incluso barra libre.

Aunque de inicio esta cualidad podría vaticinar un viaje de excesos, existe un equilibro ideal en esta modalidad, por ejemplo, en el hotel Hard Rock Riviera Maya, uno de los atractivos turísticos de esta cadena que invita a sus huéspedes a desconectarse de lo cotidiano, con alternativas distintas todos los días.

Los hoteles all inclusive pueden saciar la bipolaridad del turista. Siguiendo con la referencia del Hard Rock,por  un lado tienen una área denominada  Hacienda y del otro, el área Heaven. En la primera parte impera un ambiente familiar, gimnasio, largas albercas y chapoteaderos destellantes, además de juegos para los pequeños. El trato es agradable y durante el día se realizan actividades como una fiesta de espuma con globos, recorridos snorkel en las playas privadas del lugar además de servicio de comida en el área de las piscinas donde toda la familia puede disfrutar de snacks. En la segunda parte las actividades de la alberca incluyen más dinámicas que incluyen rock and roll o deportes, además de restaurantes con comida de ocho países distintos, una sala de juegos con mesas de billar y hasta una discoteca con alberca adentro, entre otras cosas.

Antes de contratar contempla esta dualidad que te da el all inclusive, con esta lista según tu ánimo:

LADO A. MOMENTO RELAJADO

– Puedes ir solo y consentirte en los spas o centros de masajes.

– Si vas con niños, puedes contratar una nana o realizar actividades familiares con ellos.

– No necesitas salir del hotel; la mayoría de cuenta con playa privada y todos los servicios.

– Puedes sentirte más seguro. No necesitas llevar dinero en efectivo, todo está incluido.

– El servicio a cuarto es 24 horas así que puedes cubrir tus antojos.

– Puedes probar comida distinta todos los días; en el caso de Hard Rock hay buffets y comida mexicana, italiana, japonesa, brasileña, entre otros.

LADO B. ÁNIMO DE FIESTA

– Los traslados de tu habitación a la zona de “fiesta” serán muy cortos; la mayoría tiene antros en sus instalaciones

– Puedes practicar actividades especiales en pareja o con tus amigos

-Hay barras en la alberca y playas privadas

– Los tragos están incluidos y tienen buena calidad

-Siempre habrá algo que comer, no importa si eres alérgico a algún alimento

-En el caso del Hard Rock,  hay música sonando todo el tiempo

– Algunas recámaras cuentan con jacuzzi y mini bar.

TE RECOMENDAMOS

Qué hacer en la Ciudad de México

LO MÁS VISTO EN VIDEO

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo