Siete tips para hacer tu presupuesto escolar

Entrar a la universidad representa un gran cambio en tu preparación académica, pero también en tus finanzas. Lo más probables es que ésta sea la primera vez que tengas que vigilar tu dinero por ti mismo, así que lo mejor es que aprendas a administrarlo para que tu estado financiero no ‘repruebe’.

Por Tania M. Moreno

Conoce tus gastos

La mejor manera de vigilar tus gastos y controlarlos es mediante un presupuesto. El primer paso es conocer a dónde se va tu dinero. Para ello, el portal Finanzas Prácticas de Visa, recomienda anotar todos tus gastos, puedes tomar de referencia los pasados y hacer una guía sobre cómo acostumbras gastar. No se vale que hagan trampa omitiendo gastos que sabes que vas a hacer, como una salida o ropa, ya que entonces el presupuesto no servirá y el único engañado serás tú.

Proyecta

Una vez que en listaste los gastos, has una proyección para saber a cuánto ascenderán los nuevos. Asegúrate de incorporar todos aquellos que son absolutamente necesarios, como la comida, libros, transporte, etcétera. Visa recomienda incluir los gastos por entretenimiento, ropa y otras categorías importantes.

El ahorro es el rey

Es necesario que en tu presupuesto haya un apartado para el ahorro: “La mejor estrategia es incluirlo como un gasto fijo, para que sea constante y obligado. Es posible que los primeros meses se tengan que sacrificar otros gastos, pero después de un tiempo ni sentirán que se ahorra y al final obtendrás grandes beneficios”, aseguran los expertos de piggo.

Tus ingresos

Ya que tienes todos los gastos contemplados, haz una estimación de tus ingresos mensuales. ¡Ojo!, no debes incluir los potenciales, sino solamente los que recibirás de manera segura. Con estas dos sumas, viene el paso más importante, que es checar ambas cifras. Si gastas más de lo que percibes, estás en problemas y necesitas reducir tus gastos.

Aplica la “tijera”

De acuerdo con tu lista de prioridades, verifica qué rubros pueden reducirse o eliminarse. Los expertos  coinciden en que el ámbito del entretenimiento es el más fácil de recortar, aunque ello no quiere decir que tengas que aburrirte siempre, el chiste es encontrar un equilibrio. Aquellos que nunca debes recortar son los fijos, como la comida y el transporte.

Sigue tu presupuesto

Una vez que hayas logrado un equilibrio, debes seguir el presupuesto, pues de nada te sirve tener una guía de gastos y ahorros si no la tomas en cuenta. Aunque al principio te costará trabajo seguirlo, conforme pase el tiempo te será más fácil hasta que llegue el punto en que simplemente no podrás prescindir de él.

Define un plazo

Finalmente, elige un plazo para este plan financiero, que puede ser semanal, mensual o quincenal.
Recuerda que presupuestar es un arte que tiene grandes ventajas y beneficios, ya que te permite asumir el control de tus finanzas e identificas concretamente todos tus gastos. Una vez que tengas control de cómo gastas tu dinero, podrás comenzar con un plan de ahorro que te ayudará a decidir cómo te puedes proteger contra las consecuencias financieras de eventos imprevistos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo