Nissan GT: se necesitan pilotos…

Llevarlo al límite en la pista es, sin duda, una de las mejores experiencias que se tienen en la vida.

Por MEMO LIRA

El Nissan GTR 2017 no es sólo una nueva era del auto, es la etapa donde conseguirá más clientes que nunca, es además la etapa donde entrará a México en toda su historia de manera oficial y con garantías y servicio de la armadora. El auto ha sido rediseñado y pensado en todos los frentes para hacerlo más rígido, más potente, más aerodinámico y, por lo tanto, más rápido y ágil, pero los ingenieros de Nissan han ido más allá. No les bastó que los pilotos fueran felices manejándolo, también los clientes deben de disfrutarlo al máximo y, por qué no, acompañados. Ahora, el vehículo es el perfecto balance entre un auto para calle y uso diario, con asientos mucho más confortables, piel e insertos de fibra de carbono, así como una excelente ergonomía, que le permite manejarlo durante horas sin el cansancio de un súper deportivo de pista, así como la mecánica revisada para tener modos de manejo, que hacen del volante una ocasión memorable para cada ocasión. Así han logrado un auto con cifras récord para las pistas más demandantes del mundo como Nurburgring en Alemania o donde nos tocó probarlo, SPA Francorchamps en Bélgica, donde la adherencia, gracias a la aerodinámica, la eficiencia de frenado y la rigidez se ponen a prueba en cada recta y curva del circuito.

Así, el que lo compre tendás tres tipos de ajustes separados para caja de transmisión, suspensión y modo de manejo: R –que es el más deportivo–, normal y confort, donde se siente como un auto de lujo e insonoro. Con esta magia, suponga que pone Confort para la caja que es de doble clutch y seis velocidades –puede conducir de modo manual con paletas en volante o automático–, pero en la suspensión escoge R, con lo que tendrá un auto bastante rígido para la carretera, pero con la comodidad de arranque despacio con torque reducido o manejo de calle donde la segunda velocidad se usará más que la primera, con el torque adecuado para su comodidad. Ahora suponga que llega a la pista, con todos los controles en R –que básicamente significa menos asistencias de manejo o con un límite de intervención menor– tendrá toda la potencia, la emoción de sentir el viaje del eje delantero o trasero en cada curva con la seguridad de que los controles entrarán al límite del manejo para ayudarlo a salir avante, aceleración máxima de sus 565 caballos –20 caballos más que el anterior– logrados a través de hacer más eficiente cada parte del motor y su enfriamiento, así como el de la caja de cambios.

En pista es uno de los íconos deportivos que nació desde finales de los sesentas y ha encantado a entusiastas y coleccionistas, o en calle la delicia de quien puede tenerlo e ir con el modo confort escuchando virtualmente nada más que su voz  –o el sistema de sonido– gracias a su sistema activo de reducción de ruidos que emite frecuencias equivalentes a las detectadas del camino para eliminarlas al interior.

Escuchando la emoción
No importa si va en modo Confort o R, deportivo o tranquilo, siempre es una emoción verlo por fuera y subirse, escucharlo es una experiencia sin igual y le aseguro que hace voltear a todos a su alrededor. Imagine que en sus escapes hay válvulas que pueden comunicarse con su sistema de sonido y emitir las notas hacia dentro de la cabina para que usted perciba mejor la melodía de su V6, 3.8 litros, 24 válvulas, hecho a mano por los ingenieros artesanos en Japón, los Takumi –sólo existen cinco en el mundo – , que además firman cada motor que logran ensamblar y poner a punto. Lo que le puedo decir es que no han dejado de mejorar todo en el vehículo. Por fuera, el diseño ha ganado deportividad en todos sus ángulos y lo mejor es que es funcional, ya que la parrilla es para el necesario enfriamiento del motor de ese tamaño, el cofre las líneas le permiten mantenerse fijo a alta velocidad, los laterales, el rediseño del pilar C y spoiler de pared traseros quitan la turbulencia e incrementan la fuerza hacia la carretera, así como su rigidez gracias a cuerpos de acero alrededor del parabrisas y en la parte trasera de cajuela.

Conclusión
Está hecho para el conductor que quiere ser piloto, para el cliente que quiere meterlo a la pista, para quien gusta de un auto que siempre le ratificará como un buen conocedor y seguramente por coleccionistas. El precio está por anunciarse –apueste alrededor de 80 mil dólares–, pero el público ha crecido para este bólido con carácter único para manejo casual, historia que, por cierto, no termina con este GTR, sino viene el GTR Nismo con 600 caballo.

¡Que ya llegue éste GTR! Buen camino a quien lo logre comprar y quitarse de la, seguramente, larga lista de espera que tendrá.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo