Cómo controlar tu apetito

Por Publimetro

Cuando comenzamos una dieta consideramos clave comer menos y, eventualmente, satisfacer el hambre con menos alimento. Susan Bowerman, directora de Capacitación sobre la Nutrición de Herbalife, explica los factores del verdadero control del apetito.

Anticipación
Oler y ver la comida comienza por sí mismo un proceso en tu cuerpo que anticipa la llegada de nutrientes. “Estas pistas, que corren de los sentidos al cerebro, preparan al cuerpo para el proceso de digestión y absorción, pero algo más sucede: el cerebro anticipa que la comida también te va a satisfacer”, explicó Bowerman. Este factor cobra gran relevancia pues se ha demostrado que un tazón de sopa se percibe más sustancioso cuando lo consumes de forma regular a que si ese mismo volumen de sopa se suministrara de manera que evite los órganos sensoriales (es decir, por medio de un tubo directo al estómago). Por este motivo, antes de comenzar a comer es importante que tomes un momento para apreciar el aroma y lo que ves en tu plato, ya que ayudará a tu cerebro a recordar lo sustanciosa que será tu comida.

Proteína
Por encima de lo que aporta la grasa y los carbohidratos, la proteína ofrece mucho mayor saciedad principalmente fisiológica, “por medio de influencias, entre otras cosas, sobre las hormonas en el tubo digestivo que indican saciedad”, explicó. Se suman la parte sensorial con el sabor y la textura, que te ayudarán a tener la sensación de una comida más completa.

Fibra
Este es un factor importante para controlar tu apetito pues, en primera instancia,  hace que la comida sea más voluminosa. “Comidas altas en fibra, tal como verduras y frutas, que ocupan un buen espacio en el estómago por lo que te dan saciedad, pero a un costo de calorías relativamente bajo”, indicó Bowerman. Asimsimo, tu organismo tomará más tiempo en digerir la fibra, por lo que disminuye la velocidad en la que sale la comida del estómago. “Las fibras solubles (que se encuentran en comidas como las manzanas, cebada, frijoles y avena) se ensanchan al llegar al estómago”, agregó lo que indica que eso ayuda a la sensación de saciedad.

Textura
La experta considera este aspecto como un ejemplo de cómo la propiedad sensorial de las comidas afecta en las expectativas para satisfacer el hambre. “Por lo general, los líquidos que son espesos y viscosos se perciben como más sustanciosos que los líquidos diluidos, aún si el conteo de calorías es el mismo”, explicó. Los líquidos más espesos envían señales de más nutrientes que los líquidos más diluidos, que están asociados con la saciedad de la sed. Diversos estudios parecen apoyar esta idea asegurando que los batidos que son más espesos, con un poco de celulosa sin calorías, se califican como más satisfactorios que los más diluidos, aunque ambos contengan la misma cantidad de proteína,  nutrientes y calorías.

Entre más hambre tienes, más comida
“Si esperas hasta que tengas un hambre voraz, probablemente vas a comer de más una vez que tengas la oportunidad”, dijo sobre esta, casi universal, premisa. Esto sucede debido a que mientras se elevan tus niveles de hambre, te haces mucho más sensible a los sabores salados y dulces, por lo que, usualmente, cuando tienes mucha hambre buscas bocadillos con grandes cantidades de sal y azúcar.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo