Seat León FR Dynamic: el rey de las calles

Salvaje. Este modelo de la firma española nos mostró que está listo para desafiar a cualquier deportivo de su segmento. Éstas son sus intimidades

Por CLAUDIO ZUCKERMANN

Cuando me dijeron que me había tocado probar el SEAT León FR Dynamic, no pude evitar flashear mi sonrisa al máximo. Si bien tenemos la fortuna de ponerle las manos encima a los autos Premium, súper deportivos y hasta a los exóticos, hay que saber bien que en los autos más accesibles, también hay grandes exponentes.

La primera impresión es la importante
De lejos se le ve que es un León domesticado para las calles, pero que si despierta, se le pone a cualquiera. Por fuera destaca su gran spoiler delantero en color plata, los rines 18 en color titanium, alerón trasero en color negro bastante discreto, al igual que los estribos laterales y el frente muy agresivo con iluminación FULL LED: luz diurna, bajas y altas. ¡Eso viste a cualquiera y se ve a kilómetros quién viene!

Por dentro, los asientos son de cubo bastante cómodos, con soporte lumbar y ajuste de altura. Están forrados en tela sport y en partes laterales, tiene piel con costuras rojas, que también las encontramos rematando la bota del freno de mano y la palanca selectora. Tiene una pantalla táctil a color de 6.5 pulgadas desde donde podemos controlar todo: CD, MP3, MP4, AUX, navegación, sensores de proximidad (delanteros y traseros) y el SEAT Driving Profile, que nos permite seleccionar entre 4 modos de manejo: ECO, NORMAL, SPORT e INDIVIDUAL, siendo este último personalizable. Con un simple clic, cambiamos el ajuste de la dirección, las relaciones de los cambios de la transmisión y hasta la iluminación interior de blanco a rojo SPORT. El volante tiene el tamaño perfecto, paletas de cambios atrás y está recortado de la parte baja, como los verdaderos deportivos. Y como buen Hot Hatchback, no podía faltar un quemacocos muy grande de 3 posiciones para poder completar el look.

¿Quién se atreve a rebasarlo?
Bajo el cofre encontré un motor 1.8 Turbo con 180hp, bastante bien llevados de la mano de la transmisión DSG de 7 velocidades. Este motor, tratado gentilmente, logra consumos de combustible bastante buenos y en modo ECO, aún más. Eso sí, si se le pide, lo da todo sin poner objeción, aún sin estar en modo SPORT.

El manejo es muy ágil. Se siente un auto liviano y bajo control. Es cómodo y firme en la suspensión. La dirección es exacta y muy suave. Tiene la potencia y aceleración necesaria para sacarle una sonrisa a cualquiera y un susto al de enfrente, porque se alcanzan ritmos muy elevados al manejarlo fuerte. Como siempre, el SEAT León FR impresiona por sus cualidades y relación costo/beneficio haciendo honor a su nombre que se volvió mito desde que llegó a nuestro país en 2001.

Semáforo
•    VERDE. Gran economía de combustible y, a la vez, mucha potencia. Muy buen costo/beneficio.
•    AMARILLO. Los acabados tienen justo lo necesario. Gran apariencia SPORT.
•    ROJO. Pocos “peros” a este auto, pero debería de haber transmisión manual. Sería espectacular.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo